Partidos, el único negocio millonario que no pierde

Tal como lo argumentaron consejeras y consejeros del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), el cálculo del financiamiento público a los partidos políticos “no admite negociación”, pues la Constitución Política General establece “una fórmula precisa”. 

Claro, son listos los partidos; vía sus legisladores dieron rango constitucional a su financiamiento para hacerlo inmodificable, salvo una reforma de la misma categoría; además, la fórmula es leonina en toda la extensión de la palabra. 

Se multiplica el número de ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral (con corte al 31 de julio) por el 65% del valor de la Unidad de Medida y Actualización, y el resultado es el financiamiento público anual para actividades ordinarias permanentes. 

Así se calcula el monto que ayer aprobó el Consejo General del INE para los partidos nacionales en el 2022. Y no es todo; la normatividad todavía les concede presupuesto para actividades específicas, franquicia postal y franquicia telegráfica, y que para el próximo año ascenderá a $166,318,806, $110,879,204 y $693,490, respectivamente. 

Como ven, crear un partido político es el único negocio millonario que no pierde, salvo que el Instituto le quite el registro por no alcanzar el porcentaje mínimo de votación exigida o, por alguna de las otras causas que establece la ley (la más común es la primera). 

¡En 2022 los partidos políticos serán de los entes públicos que no padecerán la profunda crisis económica que vive el país, la cual se agravó con la pandemia Covid-19! A ver cómo le hacen los lastimados contribuyentes, pero pagan impuestos a como dé lugar para el “gasto público”. 

O sea, para mantener partidos políticos en primerísimo lugar y luego todas las dependencias de los tres órdenes de gobierno, órganos autónomos y todo ente que vive de recursos públicos. De ese tamaño la inequidad en la contribución y la distribución. 

Ah, y los partidos políticos con registro nacional todavía reciben financiamiento público de las entidades federativas a través sus comités estatales por parte de los Organismos Públicos Locales.  

O sea, el pueblo generoso y bueno, los mantiene por partida doble. 

La ciudadanía mantiene a los partidos políticos para que cuando lleguen al poder gobiernen o legislen en beneficio de la población en general. Ja. Es una bonita utopía. Porque en los hechos hacen todo lo contrario. 

Sin embargo, algunos consejeros electorales consideran que los partidos políticos son lo mejor que pudo haberle pasado a la ciudadanía. Así debería ser, incluso en la ley así es; pero en los hechos es totalmente distinto 

El Consejero Uuc-kib Espadas dijo que “si bien 5 mil millones puede ser considerado mucho, significa apenas nueve centavos de cada 100 pesos que México invierte en el Estado plural, por lo que afirmó no se trata para nada de un gasto desmedido, excesivo, oneroso o abusivo, sino de un gasto correcto destinado a uno de los mejores fines que es garantizar que las fuerzas políticas compitan por sus méritos y no por su capacidad de reunir dinero”.  

¿En serio? 

REPARTO MÁS ADELANTE 

En fin, que el Consejo General del INE ya determinó la bolsa de las carretadas millonarias de dinero que corresponderán a los partidos políticos en 2022, y no es culpa del Instituto; así lo ordena la misma Constitución y la ley. 

Pero no se hizo el reparto entre los partidos políticos porque todavía no concluye el proceso electoral federal; tiene que resolverse el último medio de impugnación en la última instancia para determinar, en base a los resultados definitivos y firmes, qué partidos políticos pierden el registro.  

Por tanto, la autoridad administrativa electoral esperará.  

Es como lo refirió la consejera Dania Ravel: Cuando se tenga certeza del número de partidos políticos nacionales que conservarán su registro, el INE estará en condiciones de determinar el monto que corresponderá a cada fuerza política. 

En términos comunes, podría decirse, que “entre menos… más olotes”

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*