Otro tsunami en el priismo oaxaqueño, por pluris

La asignación de diputados de representación proporcional, conocidos también como plurinominales, siempre deja descontentos a los partidos políticos cuando consideran tener derecho a más número de diputaciones por este principio.

Seguramente habrá impugnaciones al reparto realizado este domingo por el Instituto Nacional Electoral (INE) respecto de las curules federales, y por los Organismos Públicos Locales (OPLs) en torno a las diputaciones locales. Y en Oaxaca parece haber algunos raros casos.

Resulta que en el momento procesal oportuno el Partido Revolucionario Institucional (PRI) registró en la cuarta posición de su lista de candidatos a diputados locales plurinominales una fórmula compuesta por Jorge Octavio Villacaña Jiménez como propietario y Jesús Martínez Mendoza como suplente.

Pero en el proyecto de acuerdo de asignaciones aprobado este domingo por el Consejo General del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) apareció una fórmula distinta integrada por Héctor Matus Martínez como propietario y Jorge Octavio Villacaña Jiménez como suplente.

La noticia sorprendió a los mismos priistas, empezando con Jorge Octavio porque éste jamás se enteró de que su partido lo movió a la suplencia; nunca firmó su renuncia al cargo de propietario ni carta de aceptación para suplente. Ups.

Entonces, ¿qué pasó? Es lo que nadie se explica. Ni siquiera saben en qué momento el representante del PRI hizo la sustitución. Y en la página del IEEPCO el anexo del acuerdo IEEPCO-CG-31/2018, por el cual fueron aprobadas las candidaturas pluris, no tiene el acceso disponible para confirmar el registro de Jorge Octavio Villacaña Jiménez.

Sin embargo, es el nombre aprobado primigeniamente; incluso, aparece en la lista del PRI exhibida en la página del IEEPCO en la ventana de información sobre el “Proceso Electoral”. ¿La autoridad electoral no actualizó su página con las sustituciones avaladas en seis acuerdos ex profeso?

¿O no hubo sustitución conforme a Derecho? ¿O la sustitución de Jorge Octavio se realizó de última hora? En las horas previas a la jornada electoral, el Consejo General del IEEPCO celebró varias sesiones de manera “urgente”, pero tan “urgente” que a los medios de comunicación les avisaron casi quince, veinte minutos antes de la hora.

De por sí el Organismo Público Local (OPL) denominado IEEPCO nunca se caracterizó por la publicidad suficiente de sus sesiones: No publica en su página la fecha y hora de la sesión, ni el orden del día; a duras penas avisa mediante correo electrónico, a veces un día antes si acaso se corre con suerte.

Nada que ver con el Instituto Nacional Electoral (INE), en cuya página se difunde con varios días de anticipación el calendario de las sesiones, y las urgentes con la prontitud necesaria.

En fin, retomando el tema. La sustitución de Jorge Octavio Villacaña Jiménez causó escozor en la clase priista, porque ni el sustituto estaba enterado. Y ahora que ya lo sabe, es probable que impugne porque nunca dio su consentimiento para ser reemplazado por Héctor Matus Martínez, afín al grupo priista identificado con el ex gobernador José Murat.

Claro, tal afinidad no significa que el ex mandatario lo haya puesto. Por cierto, tan pronto como se conoció que Héctor Matus entraba como diputado local plurinominal, sonó otro run run: Que la emergencia de su inclusión obedece a que sería el coordinador de la fracción parlamentaria del PRI en la próxima LIV Legislatura del Congreso del Estado.

O sea, el liderazgo de la bancada priista no lo tendría Alejandro Avilés Álvarez, quien entra como diputado local plurinominal sin el menor riesgo de ser impugnado, pues aseguró su acceso pidiendo el primer lugar de la lista de representación proporcional; fue la condición para ayudar en la operación electoral en la campaña.

Incluso, fue el coordinador estatal de la campaña de José Antonio Meade Kuribreña como candidato a la Presidencia de la República por la coalición “Todos por México”. Y ya está visto que la operación electoral falló.

En fin, la extraña y poco transparente sustitución de Jorge Octavio por Héctor Matus viene a provocar otro tsunami en el priismo oaxaqueño, que de partido fuerte (incluso, gobernante) pasó a chiquillada en el Congreso Local, porque lesiona la relación entre la cúpula y otro grupo interno fuerte: El de Javier Villacaña Jiménez.

Y es que en el acuerdo con éste, la cúpula priista se comprometió a reservar la cuarta posición plurinominal para Jorge Octavio, quien, según cuentan en los corrillos electorales, ya anda en busca de los mejores abogados para impugnar su sustitución indebida y de la cual nunca se enteró.

Es tal el enojo que mismos priistas sospechan que funcionarios del IEEPCO se prestaron a realizar una sustitución sin la renuncia del sustituido; incluso, piensan que el cambio de un nombre por el otro se hizo sin pasar por sesión del Consejo General. Ups. No creemos que la autoridad electoral local llegue a tanto, quizá solo omitió publicar el acuerdo.

En fin, a ver qué pasa, porque Jorge Octavio, dicen, anda como agua para chocolate, mientras Héctor Matus alista puntería porque iría al Congreso Local a poner en jaque a la bancada mayoritaria, la de Morena, pero no con acciones legislativas, sino a lo rudo.

Solo que sea mediante protestas airadas, toma de tribuna, huelgas de hambre, porque con seis diputados poco o nada podría hacer la bancada priista.

OPACIDAD Y OTRA CURUL EN LA TABLITA

En la asignación de diputados locales plurinominales, el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) dio una curul al Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y una más al PRI, por resto mayor, en base a porcentajes de votación que no generan certeza.

¿Por qué? Verán. Después de cerrar el Programa de Resultados Preliminares (PREP), el IEEPCO no implementó un sistema para el acceso al público en general de los resultados de los cómputos distritales conforme se iban desarrollando éstos, tal como lo hizo el INE respecto de las elecciones federales.

Lo que hizo fue transmitir los datos en una pantalla pequeña colocada en medio de la herradura de sesiones, solo para consulta de los integrantes del Consejo General. Y tras la observación al consejero presidente, Gustavo Meixueiro Nájera, en la página del IEEPCO publicaron resultados de los cómputos, pero son copias fotostáticas digitalizadas.

Así que, salvo los miembros del Consejo General del OPL, nadie más se enteró momento a momento de los resultados de los cómputos distritales y municipales.

Y en la sesiones de aprobación del acta del cómputo de las elecciones de diputados de representación proporcional y de la asignación, la autoridad electoral presentó los resultados totales y los porcentajes por partido político. Presentados así, ¿generan certeza?

Los representantes de los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Unidad Popular (PUP) tienen dudas respecto a la asignación; reclaman para éstos las curules asignadas al PVEM y al PRI por resto mayor.

¿Tendrán razón? Deberán probarlo en sus impugnaciones. Y tendrían que revisar con lupa los resultados dados como definitivos de los cómputos distritales, y compararlos con los preliminares y con las propias actas de los partidos. Las naturales diferencias no deben dispararse.

Hay dudas en la certeza de los resultados. Incluso, hasta por la aparición de una casilla sin datos del distrito de Miahuatlán cuando ya se habían cerrado los cómputos distritales.

En fin, son tres los actores electorales de un proceso electoral: Los partidos políticos, las autoridades electorales y los ciudadanos. Pero tal parece que tras la jornada electoral, el IEEPCO y los partidos hicieron a un lado a los ciudadanos.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*