El nuevo padrón de Morena

Previo a los congresos distritales de Morena celebrados el pasado fin de semana en los 300 distritos electorales federales del país, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió estimar como “válido que cualquier persona afiliada o que se afilie en ese momento (pudiera) votar, cumpliendo un mínimo de requisitos, con excepción de quienes se identifiquen con la credencial del gobierno legítimo.” 

Tal apertura arrojó una votación de más de tres millones de mexicanas y mexicanos en el proceso interno de Morena, según informó el presidente nacional de este partido, Mario Delgado Carrillo; eso sí, es incierto, si de manera libre, como presumió. La afluencia de personas adultas mayores y el ejercicio de prácticas viciadas, dejan lugar a dudas.  

Considerando la resolución de la Sala Superior y la estimación de Mario Delgado, podría decirse que esos tres millones de votantes en el proceso interno equivaldrían ahora al número de personas afiliadas a Morena; en esta cifra oscilaría el nuevo padrón de militantes de Morena.  

Claro, falta saber cuántos de los votantes cumplieron efectivamente con los requisitos, y que el Instituto Nacional Electoral (INE) haga la verificación correspondiente de las afiliaciones en el momento procesal oportuno. Porque puede haber afiliados fantasmas o dobles afiliaciones, etc.  

Por lo pronto, a simples números, con esa cantidad de votantes, Morena podría haber quintuplicado de un jalón su padrón interno, el cual actualmente oscila en los 466 mil 931 afiliados: 219 mil 581 hombres y 247 mil 350 mujeres, conforme al registro del INE.  

Como reza la vox populi: Eso se llama “matar dos pájaros de un solo tiro”. En su proceso organizativo, Morena eligió congresistas y consejeros, pero además consiguió una afiliación masiva en tan solo dos días.  

Más los que se acumulen. 

Porque ciertamente como dice Mario Delgado, pululan los ciudadanos y las ciudadanas que quieren afiliarse a Morena. ¿Por qué? Puede haber diversas razones: Porque sientan identificación con la izquierda guinda, porque se trate del partido de moda, porque vean en la afiliación la garantía de continuar recibiendo beneficios sociales, porque lo consideren un trampolín para la obtención de cargos partidistas o populares. 

Sin embargo, un padrón interno numeroso tampoco es sinónimo de éxito electoral. El padrón de militantes solamente representa un factor, que será efectivo en la medida en que las personas afiliadas respondan no solamente a la hora de las votaciones, sino en el fortalecimiento y crecimiento real del partido político. 

Porque una cosa es ser y sentirse militante, y otra cosa es ser afiliado sin sentir la camiseta.  

Cuando el Partido Acción Nacional (PAN) ganó la Presidencia de la República en el 2000, también pululaban las mexicanas y los mexicanos que querían afiliarse al panismo. Y cuando la perdió en 2012, el padrón panista se desinfló.  

Muchos neopanistas en realidad no sentían la camiseta; se afiliaron porque el PAN era el partido de moda al detentar la Presidencia de la República, lo cual representaba alguna posibilidad de acomodarse en la estructura gubernamental o partidaria. 

Aunque el padrón panista tampoco se disparó en crecimiento masivo porque el PAN exige ciertos requisitos para ingresar a sus filas. De entrada, los aspirantes a formar parte de Acción Nacional deben contar con conocimientos mínimos sobre los documentos básicos del partido, así como doctrina. No ha sido un partido de masas. 

Y Morena sí parece partido de masas, donde ha radicado su fortaleza, pero también puede llegar a convertirse en su punto débil. Porque, por ejemplo, cuando su creación, las masas obedecían al fundador y líder: Andrés Manuel López Obrador.  

Pero esas masas, que dieron origen a un ‘movimiento’ hasta cierto punto amorfo, ya no son las mismas y quién sabe si le obedezcan a AMLO cuando éste concluya su mandato como Presidente de la República y, en consecuencia, merme su imagen como jefe político de Morena.   

Ahora seguramente cada “corcholata” morenista a sucederlo en la silla presidencial, tenga una porción de las masas de Morena, así como cada grupo interno.  

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*