Murat tumbó el negocio a sus colaboradores

Ayer el Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, tuvo que salir a enfrentar el descontento social generado en diversos municipios de la entidad donde existen administradores municipales; cosa que no han podido hacer sus operadores políticos. Les hizo la tarea, pues.

Se vio como querían verlo los oaxaqueños: Con el mando en la mano, poniendo orden y acotando los intereses de sus colaboradores.

¿Qué hizo? Les platico:

En la entidad oaxaqueña existe el “administrador municipal”, que es una figura anticonstitucional, creada para operar en los municipios donde no hay ayuntamiento, y prácticamente desempeña las mismas funciones que el presidente municipal. Dicho administrador debe generar las condiciones de estabilidad para convocar a elecciones extraordinarias.

Sin embargo, por años en la praxis los administradores han hecho todo lo contrario con el propósito de permanecer el trienio completo. La experiencia reporta de ellos (con sus excepciones), saqueo de las arcas municipales, división y encono entre los habitantes de los municipios donde han operado.

Por eso ahora los municipios rechazan la presencia de los administradores municipales, sobre todo porque en su mayoría son los mismos que por años han fungido como tales. Y muchos de ellos han sido colaboradores (y lo siguen siendo) del actual Secretario General de Gobierno, Alejandro Avilés Álvarez.

Actualmente son 17 municipios donde no hay ayuntamiento: 16 corresponden al Sistema Normativo Interno y solo Santa María Xadani al régimen de partidos políticos. Y es facultad del titular del Ejecutivo estatal nombrar a los administradores. Y los nombró, pero evidentemente de una lista confeccionada por sus funcionarios; lista que no hubiera generado tanto descontento si los nombramientos hubieran recaído en personas distintas a las mismas de siempre, en algunos casos señalados de hacer “negocio” con el presupuesto de los municipios.

El ánimo adverso hacia los administradores estaba alcanzando dimensiones mayúsculas con bloqueos carreteros en la entidad y de calles en la capital oaxaqueña, con manifestaciones frente a Palacio de Gobierno y en Ciudad Administrativa, y con el pronunciamiento en contra de diversos actores políticos. En síntesis, estaba minando la paz social.

Por eso Alejandro Murat salió a fijar la postura de su gobierno: Los administradores no se quedarán y su desempeño será supervisado por la Contraloría. Y giró instrucciones para que ellos y la Secretaría General de Gobierno apoyen al Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) para generar las condiciones necesarias y realizar cuanto antes elecciones extraordinarias en los municipios que la autoridad jurisdiccional en materia electoral determine.

Enfatizó: “Para mi gobierno es fundamental que prevalezca la voluntad de las y los oaxaqueños expresada en las urnas, que nuestra democracia se mantenga viva y apegada a la ley”.

Es una postura que, sin duda, dará tranquilidad a los municipios. Hacía falta. Qué bueno que la fijó tan determinante, pues además diluye toda sospecha de debilidad y de protección a cualquier interés de sus colaboradores.

Incluso, el gobernador celebró la decisión de los magistrados del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO) de dar como plazo 30 días a los administradores municipales para generar las condiciones para la celebración de elecciones extraordinarias.

Por cierto, los magistrados del TEEO, encabezados por su presidente, Wilfrido López Vázquez, informaron su decisión precisamente ayer por la mañana, en una conferencia de prensa casi urgente. Mmm… ¿fue una petición, instrucción o algo por el estilo? ¿O el mandatario aprovechó la decisión del órgano jurisdiccional para poner orden al desbarajuste ocasionado por la designación de los administradores municipales?

Claro, el caos también estaba afectando la imagen de los magistrados electorales. Y como haya sido, la decisión del TEEO y la determinación del gobernador abonarán a generar las condiciones de estabilidad para la celebración de las elecciones extraordinarias.

¡Ya se cayó el negocio de los administradores!

Sólo falta una cosa para que Alejandro Murat muestre y demuestre a cabalidad su voluntad democrática: Que promueva una iniciativa para desaparecer la figura del administrador municipal, la cual sus propios colaboradores le endosaron sin contarle la historia de tan polémica y dañina figura.

A propósito de historias. Valdría la pena que el gobernador de Oaxaca instruya a los priistas a dejar de entrometerse en la vida electoral de los municipios del Sistema Normativo Interno, y exhorte de la manera más atenta a los otros partidos a igualmente mantenerse al margen.

Hay algo que llama la atención, Alejandro Murat en algún momento citó la necesidad de que el IEEPCO (OPLE) haga lo suyo para generar las condiciones en los municipios a efecto de cumplir con la demanda social de realizar elecciones extraordinarias. La autoridad electoral lo ha hecho, pero intereses partidistas y grupos políticos manipulan a las comunidades y rompen con la estabilidad municipal. Al parecer le ocultan la película completa al mandatario.

PANISTAS QUIEREN LA MISMA GATA

El coordinador de la fracción parlamentaria del PAN en el Congreso oaxaqueño, Juan Mendoza Reyes, presentó una iniciativa de reformas constitucionales para desaparecer la figura del administrador municipal, y dar paso a los Consejos de Administración Municipal, según para que estén representados los ciudadanos del municipio.

¿En serio? ¿O para que estén representados los intereses de los partidos políticos? Algo así como repartir los integrantes del Consejo de Administración Municipal entre los partidos con presencia en los municipios en conflicto, aún cuando sean del Sistema Normativo Interno.

(Ya ven cómo se las gastan los partidos para manipular y saquear municipios).

O sea, ¿quiere la misma gana, nada más que revolcada?

Y los diputados de las fracciones parlamentarias de Morena y del PT se sumaron.

SE REUNIRÁ CON LA SECCIÓN 22

Y después de la pifia de sus colaboradores del gabinete político de salir a decirle a la nueva dirigencia de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que el gobernador no estaba para atenderlos, Alejandro Murat también salió a hacerles la tarea.

¿Cómo? Reprogramando el encuentro con la nueva dirigencia encabezada por el profesor Eloy López Hernández, para este jueves.

rosyrama@hotmail.com