Morenos, buscándole ‘chichis’ a las lombrices

Todo anda desubicado en Morena. Incluso, desde los documentos básicos, cuyo contenido choca con las actitudes de los morenistas, quienes, por cierto, en el estatuto no son llamados “militantes”, sino “protagonistas del cambio verdadero”. 

Solo que tan pronto ganaron, se quedaron con “el cambio”.  

Nada les gusta, todo les incomoda; resultaron de piel tan sensible que reviran a la menor crítica; se la pasan queriendo acomodar leyes y presupuesto a sus intereses grupales y personales, ya ni siquiera partidistas. Y su mayor problema es interno, consigo mismos.  

En las filas morenistas “hay garbanzos de a libra”, pero contadísimos. El gran resto intenta gobernar o legislar a base de ocurrencias o a conveniencia. 

Ahora resulta que senadores impulsan una reforma constitucional para evitar la intromisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en el proceso interno de Morena, además de acotarlo en otros temas. 

Se trata de reformar el artículo 99 de la Carta Magna para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) pueda atraer, de manera excepcional, la revisión de los fallos del TEPJF cuando exista riesgo de vulneración de los derechos políticos electorales de la ciudadanía o de la autodeterminación de los partidos políticos. 

Y ya saben, meten argumentos de fraude y cuánta cosa que ya no queda en el discurso de la izquierda gobernante; en todo caso, sería al revés. 

¿Qué tal? Con la pretendida reforma, le quitarían al TEPJF la calidad de máximo órgano jurisdiccional en materia electoral, dejándolo como un ente de penúltima instancia, para así convertir a la Corte en la última instancia.  

Los especialistas en electoral --que no políticos, ni legisladores— tendrán su respetada opinión. Habría que preguntársela. Tal vez encontremos diversidad de opiniones. Sin embargo, la historia del máximo órgano jurisdiccional en materia electoral ha demostrado su eficiencia y eficacia, amén de algunos tropiezos. 

Suponiendo que prospere la iniciativa, los morenos al rato dirán que la SCJN también se entromete en la autodeterminación de los partidos políticos cuando no le dé la razón al grupo de morenistas inconformes. 

Vaya, hasta en las iniciativas de ley los morenistas evidencian sus problemas internos, su división, sus ambiciones, sus fobias y filias. Por cierto, la iniciativa la suscriben Martí Batres, Napoleón Gómez Urrutia, María Antonia Cárdenas Mariscal, Ovidio Peralta Suárez, José Luis Pech Várguez, Nestora Salgado García, Antares Vázquez, Jesusa Rodríguez, Citlalli Hernández, Aníbal Ostoa, Daniel Gutiérrez Castorena y Blanca Estela Piña Gudiño, entre otros. 

Parece que el dilema estriba en diferencias internas, no en las instituciones electorales. 

Y miren, el derecho a la autodeterminación de los partidos políticos, no es absoluta; por lo mismo es revisable por los organismos electorales competentes; y entre las limitantes, dicha autodeterminación no puede violar derechos político electorales ni de los ciudadanos en general, ni de los militantes. 

En fin, que si aprueban la reforma y tratan de aplicarla ex profeso de la rebatinga interna que se traen para renovar la dirigencia nacional y dirigencias locales, los morenistas se exponen a hacer el ridículo si la reforma se inserta propiamente en la materia electoral y rebasa los plazos constitucionales. 

Es más, la elección interna partidista debe realizarse antes del inicio del proceso electoral, precisamente para darle certeza a éste. Porque resulta que las dirigencias de los partidos y diversos órganos internos, tienen la facultad de tomar las decisiones sobre candidaturas, sobre coaliciones, sobre el nombramiento de representantes ante los consejos del Instituto Nacional Electoral (INE) y de los Organismos Públicos Electorales. 

Entonces, imagínense que en pleno proceso electoral (hablando del federal) existan dos dirigencias o no exista ninguna formalmente constituida, Morena tendrá un desorden en la organización electoral interna; desorden que impactará en el proceso electoral. 

En fin, pero como dice la vox populi: Solo le “están buscando chichis a las lombrices”. 

POR MARIO DELGADO 

El calorcito está tan intenso en Morena, que un grupo de diputados federales, entre ellos varios oaxaqueños como Manuel García Corpus, Armando Contreras Castillo, Azael Santiago Chepi, Rosalinda Domínguez Flores se manifestaron por proceder “ya” a la elección interna “por encuesta abierta a la militancia y simpatizantes de Morena”. 

Y se pronuncian por la candidatura de Mario Delgado para presidente nacional de Morena. 

La pregunta es: ¿Dará tiempo realizar la elección por encuesta antes del inicio del proceso electoral federal (primera semana de septiembre próximo)? 

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*