Morena, rumbo al 2024 ¿un partido unido, organizado y fuerte?

Morena ya hace lo que deberían hacer los demás partidos políticos rumbo a las elecciones locales 2023 y a los comicios concurrentes 2024: Organizarse internamente, reestructurar sus órganos de dirección y de máxima decisión, y preparar una reforma a sus documentos básicos: Estatutos, Programa y Declaración de Principios. 

Ese proceso está en plena marcha; inició con la convocatoria al III Congreso Nacional de Morena, a celebrarse los días 17 y 18 de septiembre de 2022 en la Ciudad de México. 

En la convocatoria el partido reseña sus triunfos tras el tsunami electoral del 2018, en que se llevó la joya de la corona: La Presidencia de la República, además de ganar predominancia junto con sus aliados en las cámaras del Congreso de la Unión. En 2021 refrendaron mayoría (pero sin llegar a la calificada), 12 de 15 gubernaturas, mayoría en 19 congresos locales y un 70% más de municipios ganados en los comicios anteriores.  

Y en 2022 obtuvo 4 de las 6 gubernaturas que se eligieron. Por lo que ahora, Morena gobierna más de 73 millones de mexicanos y mexicanas solamente a nivel local. 

En el contexto se sus números, el partido guinda subraya la meta siguiente: “Mantener la eficacia electoral con la finalidad de que (el) movimiento siga creciendo”. Y claramente lo dice: Rumbo a las elecciones de gubernatura del Estado de México y Coahuila, a celebrarse el próximo año; y, por supuesto, retener la Presidencia de la República en 2024. 

Suena bien. 

Y, sin embargo, en los considerandos de la misma convocatoria Morena adelanta que no (va) a alterar el método de encuesta para elegir a quienes representen electoralmente al partido. Porque según su filosofía, este no es solamente un método de selección de candidaturas, “sino la prueba de que en Morena el pueblo manda”. 

Bueno, es una buena justificación conforme la ideología del partido fundado por Andrés Manuel López Obrador. Pero a los ojos de la ciudadanía, también puede representar, además de un método, una estrategia de control interno a efecto de evitar rupturas, división, desbandadas.  

Aunque quién sabe si en lo sucesivo, a Morena le siga funcionando la encuesta en ambos sentidos: Para seleccionar candidaturas y el control interno. Ya ven, han surgido voces como la del senador Ricardo Monreal Ávila que piden la apertura del partido a elegir candidaturas por el voto directo de la militancia. 

La selección de las candidaturas de Morena para elecciones de gubernatura del Estado de México y Coahuila, serán un valioso antecedente para ver si los morenistas se siguen cuadrando ante el método de encuesta y su resultado, sobre todo en la primera entidad, donde una derrota sería un verdadero dardo, por dos razones: Porque es una con más electorado y porque se trata de la cuna del linaje priista. 

En fin, por lo pronto, corre el proceso interno rumbo al III Congreso Nacional de Morena, previa al cual el partido constituirá: Congresos Distritales y Congresos Estatales. Celebrará los primeros los últimos días del mes en curso, y los segundos, en la primera semana de agosto. Además, elegirá comités en las entidades federativas. 

Y a ver si no desde ahí se parte, porque, siendo el partido más competitivo por el momento, todo mundo quiere ser congresista estatal, porque además implica desempeñar cuatro cargos de manera simultánea, entre éstos el de coordinador (a) distrital. 

¿Será que sean nombramientos para posicionarlos a las diputaciones federales? 

En algunas entidades federativas, morenistas andan invitando a participar hasta priistas. Aunque la convocatoria tiene candados para evitar ‘colados’. Y es que pululan los morenistas con prácticas perredistas; mutaron, pero no abandonaron ciertos vicios. 

Como sea, el propósito de Morena rumbo al 2024 es “conformar un partido unido, organizado y fuerte”. 

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: foto en portada: @mario_delgado*