Morena quiere carro completo del 10 de abril al 5 de junio y más…

En el contexto del arranque de las campañas electorales, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, aseguró que este partido político “ganará 6 de 6 gubernaturas” en las elecciones del cinco de junio próximo. 

O sea, todas; “carro completo”: Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Tamaulipas y Quintana Roo. 

Y puede ser posible; en las urnas electorales.  

Según algunos estudios demoscópicos Morena lleva ventaja en la mayoría de las seis entidades, y en las que no, va pisándole los talones a la coalición PAN-PRI-PRD, como pueden ser los casos de Aguascalientes y Durango, de acuerdo con la encuesta de El Financiero publicada este miércoles (6 de abril, levantada en los últimos días de marzo). 

Debe hacerse énfasis en la posibilidad del “carro completo” en las urnas electorales, porque después de los resultados preliminares a veces vienen reveses cuando hay recuento de votos (“voto por voto, casilla, por casilla”) en los cómputos; y en ocasiones los resultados dan la vuelta al resolverse las impugnaciones en la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. 

Y el peor de los reveses es la nulidad de la elección. 

Por eso uno, dos, tres, cuatro triunfos electorales en las elecciones de gubernaturas o el “carro completo”, deben ser contundentes. Caso contrario la oposición, sobre todo el PAN, peleará con todo en los tribunales electorales para ganar vía jurisdiccional Aguascalientes y Durango. 

Y tal vez hasta Hidalgo, donde la candidata de la coalición PAN-PRI-PRD, va abajo del abanderado de la coalición Morena-PT-PVEM-Panal, pero solo por cuatro puntos de diferencia; muy cerquita.  

En fin, a ver qué pasa durante el periodo de campañas electorales en cuanto al poder de convencimiento del electorado por parte de las candidatas y de los candidatos de las distintas fuerzas políticas a la respectiva gubernatura de las seis entidades federativas. 

Y al final de la campaña se sabrá en definitiva la preferencia electoral en Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Tamaulipas y Quintana Roo.  

Aunque la preferencia estadística resultado de encuestas a veces no se refleja en las urnas electorales el día de las elecciones; en ocasiones el comportamiento del electorado es muy distinto a la hora de emitir su voto. 

Además, como hemos comentado en columnas anteriores el triunfo o la derrota es multifactorial: Unidad intrapartidaria, unidad aliancista, organización y estructura electoral, ejercicio de gobierno, cumplimiento de compromisos, estrategia de comunicación y, por supuesto, movilización; entre otros. 

En fin. 

LA CONDICIÓN ¿O MEDICIÓN? 

Y miren lo que dijo Mario Delgado: “Que para ganar en junio es necesario triunfar en abril”. Pues, sostuvo que: “El próximo domingo las y los mexicanos tienen una cita con la historia democrática donde podrán decidir si el país sigue en el camino transformador que encabeza Andrés Manuel López Obrador o se termina la Cuarta Transformación.” 

O sea, en Morena ven como una condición ganar en la jornada de Revocación de Mandato en su “vertiente” que “siga” AMLO como Presidente de la República, para poder obtener la victoria en las seis gubernaturas en las elecciones del cinco de junio. 

¿Condición? ¿O medición?  

Medición. 

La jornada revocatoria servirá a Morena para medir su fuerza electoral, su voto duro o su voto cautivo, para a partir de los resultados del próximo domingo hacer números y quizá replantear estrategias para asegurar el “carro completo” en las gubernaturas. 

Las palabras de Mario Delgado confirman, por otra parte, que la consulta revocatoria es al mismo tiempo una medición rumbo a las elecciones locales 2023 para la renovación de las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México. 

Seguramente Morena también le apuesta a ganar ambas entidades federativas, sobre todo el Estado de México, porque es una con más electorado. 

Y de ahí, enfocar las baterías para ganar nuevamente la Presidencia de la República en 2024, además de la mayoría en las cámaras del Congreso de la Unión, y también las elecciones locales concurrentes que habrá ese año en casi la mitad de las entidades federativas. 

Vaya, Morena y AMLO parecen una maquinaria totalmente electoral. Y el ejercicio de participación ciudadana del domingo 10 de abril, para el partido y para su jefe político viene siendo un ejercicio electoral oficializado para medir su fuerza, hacer números y diseñar estrategias. 

Salvo que pierda la jornada revocatoria y el resultado sea vinculatorio para la terminación anticipada del mandato del presidente López Obrador, lo cual parece bastante difícil.  

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: imagen en portada: captura de pantalla*