“Matar de hambre a periodistas”, ¿realidad o falsedad?

Las personas que ejercen el periodismo no se salvan de los ataques de los políticos. Siempre han sido ultrajados por los poderosos de cualquier partido. ¿Hay excepciones?  

Políticos sobre todo de los partidos que han detentado la Presidencia de la República: PRI, PAN y Morena. Siendo este último el que, con Andrés Manuel López Obrador, de plano abrió fuego en contra de periodistas, no con balas, sino con insultos, injurias, cuando las notas periodísticas desfavorecen al partido y al mandatario nacional. 

Es una incógnita el origen de las balas que han matado periodistas sexenio tras sexenio presidencial. La mayoría de los casos son archivados por falta de elementos; otros, tienen una salida por delitos comunes. Investigaciones judiciales han llegado a “establecer” que algunas de las víctimas tenían relación con el crimen organizado. 

Como los poderosos tienen el control de todo, arman todo perfectamente para que nunca les resulte coautoría en las balas asesinas. Eso sí se dan vuelo hablando pestes de las personas periodistas, pero en “corto”, pues hacerlo públicamente acarrea escándalo. 

Incluso, periodistas han sido perseguidos por los poderosos a través de mecanismos con apariencia legal; bloqueándolos en todo trabajo que pretenden emprender, incluyendo en la persecución a miembros de la familia. 

AMLO es el único que se ha atrevido a arremeter públicamente en contra de periodistas, hasta exhibiéndolos en sus conferencias matutinas en una sección ex profeso.  

Y ahora el audio dado a conocer por la gobernadora de Campeche, Layda Sansores, confirma la “boquita” del actual presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas; además revela el gran desprecio de éste hacia las personas periodistas, su táctica y estrategia cuando seguramente las notas periodísticas le son adversas. 

En el audio se escucha:  

“Yo siempre lo he dicho, el hijueputa que se pase de verga, una verguiza ¡Verguiza! ¡Salvaje!” 

“Namás te voy a dar un dato. A los periodistas no hay que matarlos a balazos, papá, hay que matarlos de hambre, ya te lo dije.” 

Evidentemente, “Alito” se defendió; en Twitter escribió varios mensajes empezando por los tres siguientes: 

“El Gobierno Federal y MORENA, a través de la Gobernadora  @LaydaSansores, han emprendido una campaña para desprestigiarme, publicando audios que a todas luces son grabaciones ilegalmente obtenidas y vilmente editadas, a fin de componer frases y conversaciones que no existieron.” 

“¿Con qué intención hace MORENA este montaje? Sencillo, buscan dividirnos como bloque opositor, quieren enfrentarnos con los medios de comunicación y con la ciudadanía. Es el paso a paso de las dictaduras, no podemos caer en sus cortinas de humo y mentiras.” 

“Comenzaron publicando audios manipulados, les funcionaron muy poco. Ahora, como ya no tienen más voces que editar, optan por audios con voces falsas queriendo atribuirlas a mi persona. Una vez más, MORENA mintiendo y creando cortinas de humo alejadas de la realidad.” 

Es probable que los audios formen parte de la estrategia morenista para generar un impacto negativo en contra del PRI y especialmente en contra de “Alito” con fines electorales. ¿Pero nada más de Morena? ¿O también de priistas interesados en apresurar la salida de Alejandro Moreno de la dirigencia nacional del tricolor? 

No obstante los fines, los audios existen.  

En su primer mensaje, “Alito” refiere que son “grabaciones ilegalmente obtenidas y vilmente editadas”. ¿O sea, en algún momento sí dijo palabras como: “hijoeputa”, “verguiza”, “periodistas”, “no hay”, “hay”, “que”, “matarlos a balazos”, “matarlos de hambre”. 

Y luego la ingeniería morenista se dio a la tarea de buscar audios con esas palabras, para editarlos y construir esas demoledoras, vergonzosas, lapidarias, soeces, burdas frases. ¿Es así? O es como da a entender en su tercer mensaje, que en esos audios su voz es “falsa”. Pues qué ingeniosos morenistas, porque la voz es idéntica a la de “Alito”. 

También qué curioso que en los diversos audios filtrados en diferentes momentos, la voz que según Moreno Cárdenas es “falsa”, alude a la palabra “verga”. ¡Qué nivel de persona y de político! Pero además, qué predilección por ese vocablo. ¿O es el ingenio morenista? 

En fin, en caso de ser verídicos los audios, “Alito” ¿qué querrá decir con “matar de hambre” a los periodistas? ¿Qué el PRI, sus candidaturas, políticos, les nieguen la celebración de convenios de publicidad debidamente legales, o dejarles de pagar por debajo del agua porque al partido no le conviene engrosar los gastos a comprobar ante el INE? 

¿Qué los gobiernos estatales y municipales del PRI, así como sus grupos parlamentarios (federales y locales) hagan lo mismo?  

¿O quiere decir que todo priista debe bloquear en cualquier trabajo a los periodistas? ¿Perseguirlos mediante mecanismos aparentemente legales hasta acabar con las fuentes de empleo de periodistas y sus familias? 

Así han funcionado en la geografía política del país. 

FLACO FAVOR 

Tanto quien filtró los audios de “Alito” como el mismo “Alito” le hacen un flaco favor al PRI con tan vergonzosas conversaciones. 

Y si Moreno Cárdenas asegura que son grabaciones ilegalmente obtenidas y vilmente editadas, pues deberá probarlo. Lo mismo si su voz fuese falsa. 

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: foto en portada: @alitomorenoc*