Más Oaxaca en el mundo y el 2º Informe de Alejandro Murat

Ya viene el Segundo Informe del Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa: El 15 de noviembre, día en que arranca el primer periodo ordinario de sesiones de la próxima Legislatura Local, mayoritariamente de oposición al PRI.

Y sin duda uno de los logros de la administración del joven mandatario priista es el repunte del turismo en la entidad oaxaqueña, visto en 2018 quizá como no se había dado en los tres sexenios anteriores.

Los principales destinos internos de playa y de montaña, pero sobre todo la capital oaxaqueña y municipios conurbados han sido abarrotados por turistas nacionales y extranjeros. Las calles literalmente son ríos humanos.

¿Cuál ha sido la clave? Sin ninguna duda: La cultura y las tradiciones oaxaqueñas, que se han convertido en el atractivo más importante. El turismo busca el contacto con la identidad de nuestra gente y de nuestros pueblos, además de los paradisíacos destinos de playa con que cuenta Oaxaca.

Por eso el auge de las festividades de la Guelaguetza, la instauración de las ferias de las artesanías, de la manzana, de las tlayudas, del tamal, del téjate, etc. Y por eso la celebración del Día de Muertos cada vez se vuelve más grande y más visitada, y ahora el gobernador la ha llevado al extranjero con bastante éxito.

Verán:

En la Secretaría de Turismo local, a cargo de Juan Carlos Rivera, se hizo contacto con las autoridades del Museo Americano de Historia Natural, ubicado en el Upper West Side de Manhattan en Nueva York, Estados Unidos, para exponer en una de sus salas la tradición oaxaqueña del Día de Muertos, además de artesanías.

Y hubo lleno total, fue un acierto y una presentación exitosa desde la misma apertura realizada en la sala de acceso donde se encuentras los esqueletos gigantes de dinosaurios. No cabía un solo alfiler ante el beneplácito de las respectivas autoridades estadounidenses y del gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat.

expo_museo_2.jpg

Y precisamente de eso se trata, dijo el mandatario al agradecer la recepción del Museo, que es uno de los más grandes en el mundo con un promedio de 25 mil visitantes al día. Se trata, agregó Alejandro Murat, de que haya “más Oaxaca en el mundo y más mundo en Oaxaca”.

Porque el propósito es promover turísticamente la entidad para que cada vez vayan más paseantes a Oaxaca y al mismo tiempo la entidad esté presente en el extranjero con todo y sus tradiciones, gastronomía, cultura, historia.

Y ahí donde se filmó la película “Una noche en el museo”, Oaxaca montó cinco altares de Muertos dedicados a cinco especies de animales que ya se han extinguido en el mundo: El mamut, la tortura gigante de tierra, una mariposa azul, una especie de colibrí verde (Oahu akialoa) y un cangrejo de río.

Los altares se montaron tal cual como se hace en México con la única innovación que hasta arriba se confeccionó con flores la figura del animal extinguido.

Y no solamente fue exitosa la noche de inauguración, sino también el segundo día de exposición donde artesanos oaxaqueños montaron sus artesanías para venta: Calaveras vestidas de novia; calaveras de barro rojo, calaveras de barro negro de Coyotepec, calaveras de colores, calaveras pintadas al óleo y diversas técnicas.

Pero además los artesanos llevaron la ropa típica de las ocho regiones del estado y la joyería propia original y estilizada. Y también hubo cocineras tradicionales, como Celia, que dio una plática de cómo hacer los tamales de mole, con todo y práctica.

Una señora mexicana hasta se le rodaron las lágrimas porque el olor a flor de cempasúchil le trajo el recuerdo de su pueblo, de su gente, de sus tradiciones, que dejó hace muchos años cuando decidió emigrar a Nueva York. “Ojalá lo hagan más seguido”, le dijo a la esposa del gobernador, Ivette Moran de Murat.

Por cierto, Ivette Moran, como si fuese una trabajadora más, llegó desde muy temprano para supervisar personalmente cada uno de los puestos de los expositores oaxaqueños para que todo estuviera listo cuando el Museo Americano de Historia Natural abriera las puertas al público.

Y el público abarrotó la sala donde temporalmente se montó la exposición de Día de Muertos de Oaxaca; había que abrirse paso con dificultad para recorrer toda la exposición. Además el público no solo fue de mexicanos radicados en Nueva York, sino más bien mayoritariamente fue de estadounidenses y japoneses, y de turistas de distintas partes del mundo.

Muy buena idea la de llevar el Día de Muertos al Museo Americano de Historia Natural, uno de los más visitados en el mundo desde su fundación en 1869.

El repunte del turismo es vital para Oaxaca después de tantos años aciagos de marchas, plantones y bloqueos que ahuyentaron la visita de paseantes nacionales y extranjeros, lo cual estranguló la economía de la entidad cuya actividad principal es la turística.

En esta materia el gobierno de Alejandro Murat ha tenido aciertos. Incluso, ha sido un éxito invitar a Juan Carlos Rivera como Secretario de Turismo, un empresario del ramo que conoce y sabe de las necesidades de Oaxaca, y que como funcionario se ha dedicado a su tarea sin andar viendo cómo escalar a otro puesto.

Pocos son los funcionarios del gabinete de Murat Hinojosa metidos al cien por ciento en su trabajo, por ejemplo: El mismo Juan Carlos Rivera; Aída Ruiz García, directora del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante; Claudia Silva Fernández, directora del Instituto Estatal para la Educación de los Adultos; y los secretarios del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable, y el General de Gobierno, José Luis Calvo Ziga y Héctor Anuar Mafud, respectivamente.

Quizá después de su Segundo Informe de Gobierno, Alejandro Murat haga cambios en su gabinete; necesita más funcionarios que le den resultados, sobre todo porque a partir de mediados de noviembre próximo en Oaxaca habrá una Legislatura de mayoría opositora, entonces el escenario pinta complejo, máxime en el contexto nacional con un nuevo Presidente de la República que viene con la espada desenvainada.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Fotos: Rosy Ramales*