Los fieles difuntos electorales

En su tarea legal de revisión a las firmas de respaldo al proceso de Revocación de Mandato, el Instituto Nacional Electoral (INE) encontró “inconsistencias” como, por ejemplo: Firmas de alrededor de 15 mil muertos y de 572 presos. 

Además, el INE realizó una verificación domiciliaria (una muestra aleatoria pequeña) para constatar que las personas (vivas y libres) efectivamente firmaron apoyando el referido ejercicio de participación ciudadana, encontrando que: 

De los 645 ciudadanas/os entrevistados 484 manifestaron sí haber proporcionado su firma o huella para respaldar la #RevocaciónDeMandato, que corresponde al 75.04% de la ciudadanía entrevistada, 161 manifestaron no haber proporcionado su firma o huella, es decir el 24.96%.” 

¿Hay necesidad de tanta “inconsistencia”?  No.  

Morena no necesita de recurrir a prácticas fraudulentas del pasado para legitimar, en este caso, la viabilidad del proceso de Revocación del Mandato de Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República. ¡El pueblo los ama!  

Ama a AMLO y a Morena; las encuestas hablan claramente de esa sui géneris simbiosis entre pueblo, mandatario y partido. Entonces, el pueblo gustoso daría su firma para apoyar la realización de dicho proceso.  

Por tanto, ¿para qué molestar a los difuntos, por fieles que sean? ¿Los sacaron de la tumba para recabar su firma? ¿La falsificaron? ¿O se trata de personas que firmaron en vida pero que luego murieron a causa de Covid-19? Sería cuestión de revisar (por parte de la autoridad) el año del deceso y la causa de éste, para determinar si firmaron vivos o muertos. 

¿Para qué presentar firmas o huellas digitales de personas cuyos datos personales no los dieron para respaldar el proceso de Revocación de Mandato? Los promotores ¿cómo las obtuvieron? ¿Con qué tipo de engaño?  

El INE deberá sancionar ejemplarmente a quienes de manera indebida hicieron uso de datos personales de personas vivas o muertas, en su intento de recabar las firmas necesarias para la viabilidad del ejercicio de participación ciudadana.  

Es más, si los autores de las “inconsistencias” son militantes o simpatizantes de Morena, el presidente López Obrador debería reprenderlos duramente; incluso, castigarlos de alguna manera. Por ejemplo, evitando premiarlos con algún puesto o cargo popular. 

¡Empañan la imagen del mandatario nacional!  

Al mismo tiempo le restan credibilidad a la figura de Revocación de Mandato, mexicana. 

Y por si fuera poco, siembran la incertidumbre, la duda, la sospecha, en la ciudadanía respecto de los procesos electorales. Por ejemplo: ¿Para ganar elecciones también recurren a los muertos? 

La izquierda le criticó tanto esa práctica al PRI. Entonces, ¿por qué ahora la solapan? 

En fin, las referidas “inconsistencias” no harán improcedente el proceso de Revocación de Mandato, pues, en la revisión hecha por el INE, ya se reunió el 3% de firmas válidas exigidas por la ley para llevar a cabo este ejercicio. 

DIEGO 

Se fue Diego Verdaguer, un argentino de corazón mexicano de inspiración infinita, de voz naturalmente romántica. Siempre fue mi favorito. Se fue, pero sus canciones lo harán vivir en la memoria y en el corazón de sus fans. Dios lo tenga en su Gloria. 

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: foto en portada: INE*