Los aspirantes de Morena al gobierno de Oaxaca

Pululan las personas que solicitaron su registro al proceso de selección de Morena para la candidatura a la gubernatura del estado de Oaxaca, para el proceso electoral ordinario 2021-2022, el cual empezó desde septiembre del año en curso. 

Se inscribieron, por ejemplo, los morenistas: Luis Antonio Ramírez Pineda, director general del ISSSTE; la senadora Susana Harp IturribarríaAlberto Esteva Salinas, exalcalde de Álvaro Obregón; el senador Salomón Jara CruzHéctor Sánchez López, consejero independiente de la CFE; Irma Juan Carlos, diputada federal; Oswaldo García Jarquín, presidente municipal de la capital oaxaqueña, y los diputados federales Daniel Gutiérrez Gutiérrez y Armando Contreras Castillo, entre otros. 

Además, por si una eventual coalición Morena-PVEM-PT abraza a militante de los partidos aliados se inscribieron también: El senador del Verde Raúl Bolaños-Cacho Cué y el diputado federal petista Benjamín Robles Montoya

Y personas de la izquierda de antaño como Leopoldo De Gyves

Eso según han informado aspirantes en sus redes sociales o por trascendidos. Porque hasta el momento no existe información oficial de la lista de inscritos. Conforme a la convocatoria, la Comisión Nacional de Elecciones de Morena revisará las solicitudes y calificará los perfiles y solamente dará a conocer las solicitudes aprobadas a más tardar el 10 de febrero de 2022. 

Como sea, por el momento son muchas personas aspirantes, ¿no? Y algunas sin posibilidad como Daniel Gutiérrez, Armando Contreras, Leopoldo De Gyves, Benjamín Robles y Oswaldo García. Distan del perfil que necesita Oaxaca o su tiempo ya pasó.  

Leopoldo forma parte de la generación de la otrora gloriosa izquierda oaxaqueña, cuya cuna fue Juchitán de Zaragoza a través de la casi extinta Coalición Obrero Estudiantil del Istmo (COCEI), de donde proviene también Héctor Sánchez, quien en 1988 estuvo a nada de ganarle la gubernatura al priista José Murat Casab. 

¿Qué pasó? Tantas cosas se han dicho, pero nada comprobado: Desde una venta de la elección a favor del PRI hasta fraude electoral en detrimento de la izquierda (entonces representada por el PRD). 

Héctor Sánchez ha migrado a diversos partidos. Y desde que Morena se convirtió en alternativa, pulularon excoceístas y perredistas que como él se mudaron al Movimiento presumiendo hasta de gozar de la amistad de Andrés Manuel López Obrador.  

Y aunque Héctor viene encabezando reuniones en comunidades oaxaqueñas rumbo a su aspiración, también su tiempo ya pasó: Se alejó de las bases sociales.  

Benjamín Robles tiene fama de conseguir sus pretensiones a como dé lugar. La gente no ve bien que familiares de él ocupen curules y posiciones en el PT. Él formó parte del gabinete de Gabino Cué, y fue más poderoso que el mismo mandatario. Después, tras irse como legislador, solicitó al Congreso Local juicio político contra Cué. 

En la sucesión 2016, Robles Montoya compitió para gobernador por el PT, se salió de la coalición con el PRD y el PAN. Morena también fue por su lado con Salomón Jara. El voto de la izquierda se pulverizó y el PRI recuperó la gubernatura con Alejandro Murat Hinojosa. 

Curiosamente, en el gabinete de Cué participaron priistas que después se incorporaron al gabinete de Alejandro Murat, mientras otros trabajan directamente para José Murat Casab. 

Oswaldo García Jarquín es munícipe por Morena, el primero de este partido en gobernar la capital oaxaqueña, la cual deja hecha un desastre. Trabajadores sindicalizados se quejan de que no tienen ni para gasolina para los camiones recolectores de basura. Ya sale en enero, y heredará a su sucesor, Francisco Martínez Neri, una ciudad sumida en el caos. 

Alberto Esteva Salinas hace su lucha. La mayor parte de su carrera política la ha realizado en la Ciudad de México, donde como muchos oaxaqueños van en busca de mejores oportunidades profesionales, políticas y de vida. Y aunque tampoco se ha alejado de Oaxaca, le costará mucho hacer la presencia necesaria para el proceso interno morenista. 

Susana Harp tiene la ventaja de ser conocida por su carrera como cantante. Ha sido la voz en eventos oficiales desde el sexenio del gobernador Diódoro Carrasco Altamirano. Ahora también se le conoce como Senadora de la República.  

Sin duda, a Susana se le presenta una gran oportunidad en la circunstancia de género. Como ocurrió también cuando Morena la postuló al Senado; postulación que, incluso, al principio rechazó y cuestionó porque nadie la había consultado, pero que después aceptó. Tiene suerte, ahora también experiencia legislativa.  

Salomón Jara Cruz ha caminado toda su vida los municipios oaxaqueños, ha construido la candidatura. Sin embargo, tanto camino cansa y en el caminar se va pisando a los demás. Su fama no es la mejor, trae a cuestas la duda sobre su salud y tiene conflictos internos.  

Por ejemplo: Su añeja amistad con Flavio Sosa Villavicencio se fracturó porque Salomón le arrebató espacios políticos. Y al parecer no han hecho las paces. Cada uno trae diputados locales. Incluso, en la interna éste respaldará a Susana Harp.  

Irma Juan Carlos, con legítimo derecho a aspirar a la gubernatura, una mujer indígena inteligente y bragada (del grupo de Salomón Jara) entró al proceso interno para hacerle contra peso a Susana, según dicen.  

Raúl Bolaños Cacho Cué goza de la amistad de personajes como Manuel Velasco Coello y el mismo Alejandro Murat (amigo de AMLO), que seguramente le echarán una manita en el ánimo del jefe político del morenismo cuando llegue la hora de la decisión.  

Raúl conoce la entidad y ha crecido en las encuestas.  Aunque su amistad con el gobernador saliente quién sabe cuánto le ayude o perjudique, porque la mayoría de la ciudadanía oaxaqueña no quiere continuismo, sino cambio. 

Luis Antonio Ramírez Pineda es director general del ISSSTE por invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador. Así que éste sabe cómo y quién es el oaxaqueño originario de la mixteca, quien, por cierto, ha hecho trabajo social desde la Fundación Ayú. Al ser su colaborador, quizá sea el aspirante más cercano a AMLO.  

Luis Antonio jalaría el voto de buena parte del priismo local. En mediciones demoscópicas no es el de mayor porcentaje, pero en el poco tiempo en que lo empezaron a medir como prospecto de Morena, ha crecido en la preferencia electoral.  

Y ese es un dato importante en cualquier partido político: El crecimiento frente al estancamiento.  

REQUISITOS EXTRA CONVOCATORIA 

La presencia a decir verdad no es el requisito sine qua non para obtener la candidatura a la gubernatura de Oaxaca por Morena. Porque en la praxis la encuesta solo es un requisito de forma, referencia.  

El candidato o la candidata será quien diga el jefe político del morenismo nacional: AMLO, con cuya presencia gana cualquiera que obtenga la candidatura, salvo que de plano la persona sea mal vista por la sociedad. 

De ahí que la Comisión Nacional de Elecciones y, obviamente, el propio López Obrador necesitan analizar las siguientes circunstancias para decidir la candidatura de Morena: 

Una: La historia política, social, profesional y de vida de cada una de las personas aspirantes con reales posibilidades.  

Dos: La fama pública, más que el posicionamiento. Porque si preguntan: “Conoce usted a “X”. La ciudadanía contestará que sí. Pero si le preguntan su opinión, quizá no sea la mejor.  

Tres: Quiénes son sus amistades y con quienes trae acuerdos políticos sexenales. 

Cuatro: Qué grupos políticos están detrás de sus aspiraciones listos para saltar al poder y gobernar a través de la persona que gane la candidatura de Morena. 

Cinco: La lealtad al presidente Andrés Manuel López Obrador. ¿Gobernará de la mano de él o gobernará de la mano de los grupos locales que impulsan la candidatura? 

Seis: ¿Integraría un gabinete con profesionales o con cuotas independientemente de sus capacidades? 

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*