Las campañas electorales y la intención de los gobiernos de meter hasta los codos

Tiempo de campañas en los seis estados donde en 2019 habrá elecciones locales: Puebla, Baja California, Aguascalientes, Durango, Quintana Roo Tamaulipas.

En las dos primeras entidades federativas ya arrancaron las campañas electorales; en el resto lo harán en distintas fechas en este mes de abril.

Veamos los tiempos y los cargos a elegir en cada entidad:

PUEBLA:

Elige: Gubernatura y 5 ayuntamientos:

Campaña: Del 31 de marzo al 29 de mayo.

BAJA CALIFORNIA:

Elige: Gubernatura, 17 diputaciones de mayoría relativa, 8 diputaciones de representación proporcional y 5 ayuntamientos.

Campañas: Para la gubernatura, del 31 de marzo al 29 de mayo; para las diputaciones y ayuntamientos, del 15 de abril al 29 de mayo.

AGUASCALIENTES:

Elige: 11 ayuntamientos.

Campaña: Aunque solamente es de concejales, por mandato de la ley local hay dos periodos, dependiendo si el municipio tiene más o menos de cuarenta mil habitantes. Un periodo correrá del 15 de abril al 29 de mayo; y el otro, del 30 de abril al 29 de mayo.

DURANGO:

Elige: 39 ayuntamientos.

Campaña: Del 10 de abril al 29 de mayo.

QUINTANA ROO:

Elige: 15 diputaciones de mayoría relativa y 10 de representación proporcional.

Campaña: Del 15 de abril al 29 de mayo.

TAMAULIPAS:

Elige: 22 diputaciones de mayoría relativa y 14 de representación proporcional.

Campaña: Del 15 de abril al 29 de mayo.

Por la naturaleza de la elección, seguramente Puebla y Baja California serán las entidades con campañas altamente competitivas y quizá hasta cruentas. Cada fuerza electoral echará la carne al asador para intentar ganar la gubernatura, y, en efecto carambola, el resto de los cargos a elegir en cada una.

Y ya hay candidatos a la gubernatura.

El sábado pasado, el Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE) en Puebla aprobó las siguientes: Alberto Jiménez Merino por el PRIEnrique Cárdenas Sánchez, en candidatura común PAN-PRD-Movimiento Ciudadano; y  Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta por la coalición integrada Morena-PT-PVEM.

Habrá que recordar que en Puebla el INE asumió la organización de la elección extraordinaria tras la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso, ocurrida prácticamente a solo diez días de haber protestado el cargo, en un accidente aéreo donde también perdió la vida su esposo, el senador Rafael Moreno Valle; ambos del PAN.

Tras las elecciones del 2018, el triunfo de Martha Erika fue reconocido en la última instancia, una vez agotada la cadena impugnativa cuando la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resolvió la elección a su favor; fallo que provocó un sisma en este órgano jurisdiccional.

El candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES), Miguel Barbosa Huerta no pudo alcanzar la gubernatura de Puebla no en las urnas electorales ni en los tribunales. Claro, él argumentó fraude electoral, sin embargo, el segundo recuento total de votos (especial porque la ley no lo prevé) no arrojó diferencia a fu favor.

Ahora en el proceso extraordinario poblano Barbosa vuelve a competir apoyado decididamente por la presidenta nacional de Morena, lo cual ha sido público. ¿Ganará? Probablemente por la fuerza que casi siempre representa una coalición, y para los comicios 2019 en aquella entidad solo hay una: La de él.

Es una oportunidad para demostrar que efectivamente tenía el electorado a su favor. Aunque, ahora la fuerza podría dársela Morena a través del Gobierno Federal. ¿O no?

En fin, ya se verá de qué cuero salen más correas. Porque también compiten tres partidos en una candidatura común. Además, en su intento por resurgir de sus propias cenizas, el PRI sacó candidatura mediante un método más democrático.

A ver qué resulta en Puebla.

Mientras que el Consejo General del Instituto Electoral de Baja California (IEEBC) aprobó las siguientes candidaturas: Ignacio Anaya Barriguete por el Partido Baja California, Héctor Osuna Jaime por Movimiento Ciudadano, Enrique Acosta Fregoso por el PRI, José Oscar Vega Marín por el PAN, Jaime Martínez Veloz por el PRD, y Jaime Bonilla Valdez por la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PVEM-PT-Transformemos).

En esta entidad, la elección a la gubernatura pone a prueba los años en el poder de Acción Nacional; va solo frente a la fuerza de la coalición morenista. Aunque el triunfo o la derrota también depende de la presencia y aceptación del candidato entre el electorado.

Hay que tener en cuenta que en 2018 dicha coalición arrasó por el efecto AMLO, quien ahora no compite. Ah, pero es el Presidente de la República… ¿puede influir en los comicios vía la fuerza de los recursos federales, sobre todo mediante los programas sociales?

Pregunta: ¿Por qué no hubo otra coalición en Baja California? ¡Corren el riesgo de la pulverización del voto! ¿O el PAN está muy seguro de su candidato y de un buen ejercicio de gobierno que refrende a este partido en los comicios de gobernador? ¿O una división morenista le da confianza al resto de los competidores?. En fin.

En las demás entidades donde se juegan diputaciones y ayuntamientos, las elecciones también pintan competidas sobre todo por la disputa del poder municipal, que es el más cercano a la ciudadanía.

La fuerza gobernante en cada entidad intentará ganar. Y, lógicamente Morena como partido en el poder presidencial buscará consolidarse en los espacios a disputarse en el resto de las entidades donde en 2019 habrá elecciones.

Aguascalientes, Durango y Tamaulipas tienen gobernador emanado del PAN; y Quintana Roo, del PRD. ¿Los mandatarios estatales no meterán las manos en los comicios? ¿El Gobierno Federal tampoco?

EL LLAMADO DEL INE

El domingo pasado, en ocasión del inicio de las campañas electorales en Puebla y Baja California, el INE aprovechó para enviar un mensaje a los actores políticos de todas las entidades donde este año hay proceso electoral local.

Hizo un llamado a las autoridades de los gobiernos federal, estatal y local, así como a los actores políticos a no utilizar recursos públicos o programas sociales para presionar o influir en la equidad de la competencia política de los partidos políticos. ¿Harán caso a la autoridad electoral cuando la lucha por el poder es la guerra?

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: @yeidckol*