La justificación de Salomón Jara

Escurridizo con la prensa como siempre, el senador Salomón Jara Cruz recurrió al comunicado para justificar su ausencia en la votación en lo particular de la reforma constitucional en materia educativa.

En sus palabras… más bien en su texto, dice: Aproximadamente a las 8 pm, recibí una afligida llamada de mi esposa para decirme que una de mis hijas había tenido un accidente automovilístico grave y estaba siendo trasladada en ambulancia a un hospital para recibir atención médica…

“Sin pensar en nada más que en mi hija Dulce, salí apresuradamente del Senado para estar lo más pronto posible junto a ella. Mi esposa y yo debimos esperar más de una hora para conocer el reporte médico, que finalmente indicaba que nuestra hija se encontraba en situación delicada, pero estable.”

Solo una razón de tal naturaleza puede ocasionar la salida súbita de un legislador de la sesión para aprobar una reforma constitucional clave para el país… bueno, más bien para Morena y para la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Tras aludir a su puntualidad en los trabajos legislativos, Salomón Jara apuntó: Entiendo y acepto sin titubeos, el juicio y las consecuencias de mi ausencia que, aunque motivada por una situación familiar excepcional, contribuyó a no alcanzar uno de los objetivos primordiales de Morena y de la Cuarta Transformación.”

¿Y los senadores estuvieron enterados del accidente? Parece que no, porque en todo caso hubiesen guardado el lugar de Salomón Jara en la Comisión Permanente, pero los mismos morenistas lo cambiaron por el doctor Miguel Ángel Navarro

Por lo menos y como corresponde, le hubiese avisado al presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, para que éste hubiese justificado la ausencia y reservado el lugar. Claro, en un caso de urgencia como ocurre en un accidente, ni tiempo da, pero también para eso están los asesores o el secretario particular.

¿Un problema de comunicación interno?

Todo Salomón Jara es un problema de comunicación, no es nada sociable y poco interactúa con los representantes de los medios. Quien sabe cómo consiguió colocarse como vocero del grupo parlamentario de Morena en el Senado.

Bueno, sí, se entiende que obtuvo la vocería porque ha sido uno de los consentidos de AMLO, a quien ha apoyado de manera incondicional en Oaxaca con un trabajo intenso de tierra en casi todos los 570 municipios de esta entidad; es justo reconocerlo.

No obstante, cabe preguntar: ¿Ya no es el consentido?

En su estado natal anda el run run sobre cierto distanciamiento entre Salomón Jara y AMLO. Ya no se les ve tan juntos como antaño. Igual y puede obedecer a la investidura de ambos; cada quien anda metido en su tarea.

En fin, retomando el tema de la justificación del senador, de ésta deben estar plenamente convencidos sus compañeros legisladores y López Obrador, qué más da lo que conjeturen los periodistas. Aunque no estaría por demás detallar el accidente, por lo menos en la hora y el lugar.

Como decíamos en ocasión anterior, solo razones de Estado, intereses inconfesables, una enfermedad o evento similar, o la instrucción del mero Tlatoani, ocasionan que un legislador abandone una sesión vital para su partido o jefe político.

Por lo demás, también parece evidente el exceso de confianza por parte de los senadores de Morena y cierta falta de coordinación entre Martí Batres y el líder de la bancada, Ricardo Monreal.

Además, se nota la falta de compromiso de los senadores de la “Cuarta Transformación” que por citas médicas, no asistieron a una sesión de trascendencia; solo un caso grave las justifica, caso contrario asemejan la clásica excusa del burócrata.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: Especial Internet*