¿La CNTE y Morena de qué se quejan del arribo de PRI al gobierno?

La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) desconoce la asunción del priista Alejandro Ismael Murat Hinojosa como Gobernador Constitucional del Estado de Oaxaca, porque rindió protesta en la madrugada del primero de diciembre y en una sede alterna; “de escondidas y de espaldas al pueblo”.

Mmm, no fue a espaldas del pueblo, porque rindió protesta ante la soberanía popular representada por las diputadas y los diputados de las distintas filiaciones políticas; incluso, estuvo presente Irineo Molina, coordinador de la fracción parlamentaria de Morena, partido que ha respaldado la lucha de la CNTE.

Y la ley autoriza a la Legislatura a habilitar sede alterna cuando existe riego de alguna naturaleza. ¿Y cómo celebrar la sesión solemne de asunción del gobernador en el Congreso del Estado si desde la mañana del miércoles pasado fue sitiado por al menos cinco mil maestros en una acción de boicot al protocolo constitucional? Un cerco policíaco y vallas metálicas evitaron se apoderaran del Recinto Parlamentario.

¿Quién los entiende?

¿Qué hubiera pasado si los diputados, el gobernador electo y su comitiva hubiesen intentado entrar al Congreso local? ¿Un enfrentamiento de grandes dimensiones entre policías y maestros; incluso, con saldo de muertos? Ese era el riesgo. Y se evitó con la decisión sensata y legal de celebrar la sesión solemne en un recinto alterno y a hora distinta a la prevista.

Con un enfrentamiento precisamente en el marco de la asunción del nuevo gobernador, Oaxaca estaría incendiada políticamente, sumida en la más profunda ingobernabilidad. Y la mayoría de los habitantes de la entidad claman paz, estabilidad, trabajo y desarrollo económico.

¿Y DE QUÉ SE QUEJAN?

La Sección 22 de la CNTE lamenta que un priista haya llegado a la gubernatura oaxaqueña. Caray, el pasado cinco de junio tuvieron la oportunidad de volcarse en las urnas electorales para elegir a otro candidato. Pero en dicha gremial también hay división y, además, contribuyeron a la dispersión del voto de la izquierda.

Y los líderes lo saben.

Durante el pasado proceso electoral, la Sección 22 de la CNTE en reiteradas ocasiones manifestó su respaldo a los candidatos de Morena a diputados locales, a concejales a los ayuntamientos y a gobernador (Salomón Jara Cruz).

Pero si bien el morenismo creció gracias a la fuerte presencia en Oaxaca de Andrés Manuel López Obrador, los votos no le alcanzaban para ganar la elección de gobernador; la única manera era conformando una coalición de partidos de izquierda, pero AMLO la rechazó en todo momento; dijo que solamente haría alianza con la ciudadanía y con las “organizaciones sociales”.

Entonces, reclámenle a AMLO, reclámenle a Salomón.

Y esa alianza dio a Morena tan alta votación que quedó como segunda fuerza electoral en la entidad oaxaqueña, el PRD se fue hasta la tercera posición y el PT se elevó al cuarto lugar. Dispersión de voto. Evidentemente, el PRI resultó favorecido. ¿Fue estrategia o casualidad?

Pregúntenle a AMLO, pregúntenle a Salomón.

En Oaxaca es un secreto a voces que prominentes militantes de izquierda mantienen relaciones políticas y económicas con grupos priistas. Y hay morenistas que no son la excepción. Claro, tener amigos que militan en determinados partidos políticos, no es pecado ni vergüenza; pero sí lo es engañar a las bases.

En fin, ¿y si la gubernatura la hubiera ganado la izquierda la suerte sería distinta para Oaxaca? Gabino Cué Monteagudo se asumió de izquierda, co-gobernó con el PRD y con el PT y miren que mal le fue a la entidad. Peor que en los sexenios priistas. Ah, y en campaña y al principio de su gobierno gozó del respaldo de AMLO, y Salomón fue su Secretario de Desarrollo Agropecuario.

¿Y si la gubernatura la hubiera ganado la izquierda en automático abrogarían la reforma educativa? No. Porque es un tema federal; el Congreso de la Unión la aprobó y a éste corresponde, en todo caso, abrogarla. Pero no se puede, porque la calidad de la educación es un derecho humano adquirido y los derechos humanos son progresivos, no regresivos.

¿Qué sí se puede hacer? Modificaciones como las planteadas en las diversas mesas de negociación.

LA POSICIÓN DE MORENA

Algún político comentó en una ocasión: “No es lo mismo ser borracho, que sacar borrachos”. Eso en alusión a lo fácil de las posturas opositoras y a la complejidad de formar parte del gobierno.

La referencia viene a colación porque, al parecer, la fracción parlamentaria de Morena en la Legislatura oaxaqueña empieza a dar traspiés y a generar conflictos internos. Porque las diputadas y los diputados morenistas no saben ser gobierno. Verán: El Legislativo es uno de los 3 poderes que constituyen el gobierno.

Y quizá están tan comprometidos con la Sección 22 de la CNTE que no asistieron a la sesión solemne en la cual el priista Alejandro Murat Hinojosa rindió protesta como Gobernador Constitucional de Oaxaca. El coordinador de la fracción parlamentaria morenista, Irineo Molina, se curó en salud argumentando que cada uno de ellos no recibió invitación. Sin embargo, él sí asistió porque en atención a su deber como presidente de la Junta de Coordinación Política.

Si él recibió invitación, ¿por qué no la hizo extensiva a sus compañeros y compañeras de bancada? No pudo “porque todo fue de momento”, justificó. ¿Será? ¿O no funciona su liderazgo en la bancada?

En fin, ¿en qué pasos andarán los morenistas que hasta dieron conferencia de prensa para explicar la asistencia y las ausencias? Y a explicación no pedida, acusación manifiesta.

Pero, miren, los diputados y diputadas como integrantes de un Poder deben asumir su función a cabalidad, y si no quieren debido a sus compromisos con la Sección 22, por lo menos que sus argumentos sean convincentes.

Tan fácil que sería decir: “No fuimos porque no nos dio la gana” o “No fuimos porque no estamos de acuerdo con el gobierno priista”. Pero eso de decir que las ausencias obedecieron a falta de invitación, no es creíble.

Salomón Jara también salió con sus declaraciones en contra de Alejandro Murat, su elección y su gobierno. A toro pasado y solo justificación de la dudosa conducta de los morenistas. Y miren, ser oposición no significa estar en contra sistemáticamente, la política entendida como arte para el bien colectivo, requiere de construcción de acuerdos… pero no inconfesables ni vergonzantes… Por cierto, cuando éstos ocurren vienen las justificaciones y la declaracionitis.

rosyrama@hotmail.com