La “burocracia dorada”

Tiene razón el presidente Andrés Manuel López Obrador cuando alude a la existencia de una “burocracia dorada” en las estructuras institucionales. Y señaló al Instituto Nacional Electoral (INE). Sin embargo, la ha habido también en el mismo Poder Ejecutivo, no se diga en el Legislativo y para acabarla también en el Judicial.

A casi un año de la transición federal habría que preguntarse si la burocracia dorada ha desaparecido en los Poderes, o solamente han engañado al pueblo con cierto espejismo mediático, sobre todo en las benditas redes sociales.

Del sexenio del priista Enrique Peña Nieto hacia atrás, pasando por los gobiernos de los panistas de Felipe Calderón Hinojosa y Vicente Fox Quesada, las dependencias del Ejecutivo contaban en sus instalaciones con cocinacomedor y chef para servir la comida del medio día de los titulares, y quizá hasta los tres alimentos.

¿Ya no existe dicho servicio? O continúa idénticamente: Con cargo al presupuesto público. Y era comida gourmet, nada parecido a alimentos de fonda. ¿Se imaginan cuando el funcionario iba a restaurantes y lo preparado en la cocina de la dependencia se quedaba? ¿Siguen las cosas así?

Vaya, los burócratas comunes y los obreros llevan su lonche o salen a comer. ¿Por qué entonces dar los alimentos a los servidores públicos de alto nivel? Eso es burocracia dorada, aun cuando ahora se sirva comida sencilla.

En un gobierno “austero” y “honesto” como el actual, suponemos que este servicio ya no existe. ¿O sí? Suponemos que el funcionario sale a comer a una fonda y paga con dinero propio. ¿O no? La austeridad implica evitar concurrir a restaurantes caros pagando con dinero del pueblo so pretexto de gastos de representación. ¿O no?

Con la llegada de AMLO, la burocracia dorada en el Ejecutivo seguramente no se acabó suprimiendo Los Pinos y el avión presidencial. Quizá él predique con el ejemplo. Pero ¿y sus funcionarios? Con sus excepciones, Secretarios y súper delegados cargan carritos de gente rica y no salen de tiendas de marca.

En fin, en el Poder Legislativo la burocracia dorada estaba o sigue estando conformada por los legisladores que hasta contaban con varios restaurantes, estéticas y cuánta cosa superflua. Las cámaras del Congreso de la Unión se convirtieron en pasarelas de la última moda costosa, perfumes, relojes, zapatos y bolsos en el caso de las mujeres.

¿Ya suprimieron todo? ¿O permanecen algunas canonjías? Por cierto, morenistas de manera populista y ridícula posaron para la foto según poniendo en práctica medidas austeras. Por ejemplo, el senador Ricardo Monreal se dio a la tarea de llegar en bicicleta a la Cámara Alta, y Martí Batres llevó su loche en topers comiendo en su cubículo.

¿Lo siguen haciendo? ¿O solo dieron atole con el dedo?

Además, vean los autos que cargan los flamantes legisladores de ambas cámaras del Congreso de la Unión, vean el gasto en agua y colaciones cuando sesionan las comisiones y el pleno; vean la ropita fina que lucen. ¿Se han reducido la dieta?

Por cierto, ¿se darán aguinaldo y bono de compensación por sesionar a altas horas de la madrugada por su flojera y falta de acuerdos?

Lo que deberían hacer es una reforma constitucional y legal para eliminar los 200 diputados de representación proporcional (plurinominales) y los senadores electos por el mismo principio. Este es tema para columna aparte, pero con la eliminación de estos legisladores México se ahorraría un enorme gasto inútil.

En fin, no se diga de la burocracia dorada en el Poder Judicial, con ministros, magistrados y jueces que se sienten hechos a mano. Vaya, hay que agachar la mirada cuando pasan porque además de sentirse iluminados, en verdad se creen de sangre azul, con sus excepciones.

Y como son de sangre azul, deben vivir conforme a su rango: Con riqueza. Los altos sueldos más obedecen a ello, que a ganar bien para evitar caer en la tentación del soborno. Ahí están los ejemplos recientes: Juzgadores cómplices del crimen organizado.

Además, la burocracia dorada del Poder Judicial solo admitía familiares y recomendados para trabajar en las distintas áreas del mismo; casta privilegiada.

Tiene razón el presidente López Obrador, debe terminarse la burocracia dorada… pero en todos los poderes tanto en el orden federal como local, además en los ayuntamientos. Y, por supuesto, en los órganos autónomos.

Y aquí se entiende (aunque quién sabe si así lo concibe AMLO) terminar con privilegios de quienes ejercen las funciones, más no afectar las actividades.

EL INE… NO SE HAGAN LOS SUFRIDOS

Ciertamente, en el INE como en la mayoría de los órganos llamados autónomos e independientes, hay una burocracia dorada, como la llamó AMLO a propósito de las observaciones de consejeros electorales por el recorte del presupuesto 2020 del Instituto.

Concretamente, dijo: “Ahí se andan quejando algunos. Los del INE ganaban 300 mil pesos mensuales. Ya eso se terminó, esa burocracia dorada va pa' fuera...”

Y hoy más que nunca cobra vigencia la siguiente frase de don Benito Juárez García:

“Bajo el sistema federativo, los funcionarios públicos, no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad. No pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes. No pueden improvisar fortunas, ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, disponiéndose a vivir, en la honrada medianía que proporciona la retribución que la ley les señala”.

Habría que preguntar, analizar, hacer cuentas, ¿si los 300 mil pesos mensuales que según ganan los consejeros electorales del INE les permite vivir en esa honrada medianía? ¿O se es excesiva la cantidad y por lo mismo rebasan la medianía?

En un país como México con tanta pobreza ¿se justifica que haya funcionarios electorales con ingreso tan alto? Incluso, consejeros y funcionarios del INE (y de los OPL) además de alto ingreso, reciben bonos porque en procesos electorales todos los días y todas las horas son hábiles.

Sí, pero no se hagan, porque por eso hay una Oficialía de Partes abierta las 24 horas del día con personal que hace los turnos de ocho horas.

Así que no vengan con el cuento de que consejeros y secretarios ejecutivos (y personal de los órganos desconcentrados) trabajan más de las horas reglamentarias, pues cuando es así en la mayoría de los casos es porque las sesiones las señalan después de 18:00 horas y terminan a media noche o en la madrugada cuando se tratan temas escabrosos. ¿Por qué no sesionan desde las 09:00 horas?

Las únicas sesiones que inician a las 08:00 horas y concluyen hasta agotar el asunto son las siguientes: La de seguimiento de la jornada electoral, la del PREP y la de cómputos.

Ciertamente, los recortes presupuestales pueden afectar las funciones del INE y, en consecuencia, la democracia. Pero, ojo, depende también de la actitud, de la voluntad, de los ahorros y de la honestidad de los consejeros electorales y de los secretarios ejecutivos del INE y de los OPL.

Y miren, si bien en 2020 inicia el proceso electoral para las elecciones concurrentes del 2021, iniciará hasta la primera semana de septiembre, entonces realmente son cuatro meses del próximo año dentro del proceso electoral.

Claro, hay actos preparatorios como lo son la credencialización y la actualización del padrón electoral y de la lista nominal de electores, incluyendo los preparativos para el voto de los mexicanos en el extranjero.

Y bueno, también instala los consejos de los órganos desconcentrados, pero puede hacerlo con el personal indispensable mientras llega el ejercicio 2021 cuando en realidad es fuerte la necesidad presupuestal, que es cuando el INE manda a elaborar toda la documentación y papelería electoral, lleva a cabo la insaculación, selección y capacitación de funcionarios de mesas directivas de casilla y la mayoría de las actividades electorales.

Es más, en algunas actividades hay doble función porque el INE abusa de sus facultades especiales de atracción y asunción, y prácticamente le hace toda la tarea a los OPL.

En fin, en el INE puede alcanzar el presupuesto si los consejeros dejan de publicar sus libros (¿y ya no publican?), dejan de ir a foros y conferencias a extranjero, si dejan de ir como observadores internacionales, si dejan de contratar exceso de asesores, si dejan de financiar oficinas a los representantes de los partidos políticos (que estos si acaso cuenten con un escritorio y punto).

Sí se puede hacer ahorros, y ello no implica afectación a la democracia. Ya si los consejeros aceptan “gratificaciones” de partidos, pues es asunto de conciencia y de juicio político.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: Foto: INE*