Juchitán, ¿crimen organizado y política-electoral?

Juchitán de Zaragoza, municipio del estado de Oaxaca, es un foco rojo en el engarce de la política y el crimen organizado. Desde hace años ha estado ahí, pero se volvió a prender con el asesinato de la candidata a concejal de la planilla priista, Pamela Terán Pineda, ocurrido la madrugada del sábado pasado.

En la ejecución, también asesinaron al chófer y a la joven María del Sol Cruz Jarquín, jefa de comunicación social de la Secretaría de Asuntos Indígenas, cuyo titular, Francisco Javier Montero López, la habría comisionado para cubrir la campaña de su hermano, Hageo, a la presidencia municipal juchiteca.

LA IZQUIERDA

María del Sol no quería ir, quizá presintiendo su muerte o por el temor de trabajar en un municipio donde el miedo se enseñorea por dos razones: La pesadilla del terremoto de septiembre pasado y la violencia instalada ahí casi de manera permanente, pues Juchitán se encuentra infiltrado por el crimen organizado.

Así lo cuentan habitantes del místico municipio. Pero callan por temor y razones diversas. Incluso, el gobierno es conocedor de la situación imperante en Juchitán, donde hace alrededor de 30 años nació la izquierda oaxaqueña, y desde entonces ha gobernado el municipio la mayor parte de ese lapso.

Una izquierda con el nombre de Coalición Obrero Campesino Estudiantil del Istmo (COCEI), hoy pulverizada en grupos, pero que en ocasiones se suman cuando en el contexto político electoral una fuerza mayor les permitirá existiendo mediante cargos de elección popular, públicos o políticos.

Mucho tiempo se refugiaron en el PRD. Hoy están sumados en su mayoría al candidato presidencial por la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES), Andrés Manuel López Obrador. Esos grupos de la izquierda juchiteca desde esta alianza impulsan candidaturas como la de Gloria Sánchez López a la diputación local por el Distrito 20, y presidenta municipal con licencia.

Como alcaldesa  debió garantizar la seguridad pública tras asumir el cargo en enero del 2017. Hoy es el reclamo de la ciudadanía juchiteca, pues en el municipio prevalece la violencia y recurrentemente se ha registrado ejecuciones.

Como el de Pamela Terán, hija de Juan Terán, quien en abril del 2017 fue capturado y recluido en el penal de máxima seguridad de Miahuatlán, señalado como uno de los jefes del crimen organizado. Aunque hay quien dice que solamente ha sido un luchador social.

¿LA MATARON PORQUE SE FUE AL PRI?

La joven Pamela Terán en 2016 contendió como independiente contra Gloria Sánchez, quien ganó por 300 votos; aquella entró como regidora. Así que ambas formaban parte del ayuntamiento de Juchitán de Zaragoza, y solicitaron licencia al cargo para contender en 2018: Una como candidata a segunda concejal y la otra a diputada local.

Nada más que Pamela Terán ya no se fue por la vía independiente ni aceptó la propuesta de coceístas para integrarse a la planilla de la coalición “Juntos Haremos Historia”. ¿Qué coceístas? Eso sí no lo revelaron.

Lo que sí, a lo que a simple vista parece un ajuste de cuentas en contra del papá de Pamela Terán, la misma población juchiteca empieza a darle otra connotación: “Estaban molestos con ella porque se fue con el PRI”. ¿Quiénes estaban molestos?  Se llevó el secreto a la tumba. O quién sabe.

En redes sociales circula un video, tomado por alguien la madrugada del sábado pasado, donde casi no se ven, pero sí se escuchan personas diciendo: “¡Ahora sí va a empezar la matazón!” “¡Perros, era una niña!” Es el momento en que personas allegadas a la víctima llegaron por su cuerpo.

Se ve medio cuerpo de un hombre que carga el cuerpo inerte de Pamela Terán, una joven profesionista que soñaba con tener su propio partido político local y para ello había creado la organización “Despierta Juchitán”.

¿Quiénes son los “perros”? ¿Los conocen y por eso empezará la “matazón”? ¿Son políticos? ¿O son de bandas contrarias a la actividad ilícita del papá de la víctima? ¿O son ambos?

Como sea, ¿imagínense una matazón en la víspera de las elecciones concurrentes?

LA FUERZA ESPECIAL

Pues ya no la habrá, cuando menos por lo pronto. Porque el gobernador Alejandro Murat Hinojosa este domingo puso en marcha el “Grupo Fuerza Especial de Seguridad Oaxaca”, que incorpora de manera coordinada a las instituciones de seguridad estatal y federal, con el objetivo de fortalecer la vigilancia en la zona del Istmo de Tehuantepec.

A menos que los grupos en conflicto de Juchitán, burlen la seguridad de este grupo compuesto de policías y militares (más de 500), que empezará la vigilancia en ese violento municipio, posteriormente en otros del Istmo y más tarde se extenderá a distintas partes de la entidad oaxaqueña.

A ver si funciona, porque ya operó en alguna ocasión, pero sin resultados contundentes, solo como acción preventiva. La muestra es que en Juchitán siguió imperando la violencia, aunque no en las dimensiones vistas en 2016; por cierto, año electoral.

EL DELITO ELECTORAL DE FUNCIONARIOS DE LA SAI

En la ejecución de Pamela Terán, hay dos víctimas colaterales: El chofer y María del Sol Cruz Jarquín, hija de la periodista Soledad Jarquín Edgar, incansable en la lucha en contra de la violencia de género.

Siendo empleada de la Secretaría de Asuntos Indígenas, la comisionaron a cubrir la campaña del candidato priista a la presidencia municipal, Hegeo; hermano de Francisco Montero, titular de la dependencia. ¿Quién la comisionó? Eso corresponde investigarlo a las instancias competentes: Contraloría y Fepade-Oaxaca.

Pero desde el momento en que se comisiona a una empleada de gobierno a cubrir una campaña, es un delito electoral tipificado en el artículo 11 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales, amén de los demás delitos que puedan configurarse.

Mientras se investiga quien la comisionó, el responsable sería su jefe inmediato: Francisco Montero, pues estaba a las órdenes de éste en la SAI.  Su vínculo familiar con el candidato, lo hace más sospechoso de haber incurrido en la conducta de apoyar asuntos electorales.

La presión social y mediática oaxaqueña, lo hizo presentar su renuncia la noche del domingo para “facilitar las investigaciones” relacionadas con María del Sol.

Claro, más bien lo renunció el gobernador. Por cierto, quién sabe por qué Alejandro Murat evitó salir anunciando la separación del cargo por órdenes de él como mandatario. Incluso, parecía resistirse a renunciarlo porque después de día y medio de los hechos, solamente había instruido a la Contraloría investigar lo relacionado a la SAI.

La renuncia de Francisco Montero se dio después de que el gobernador fue a darle el pésame a Soledad Jarquín, en cuyo velorio, familiares y amigos de Sol pidieron a grito de pulmón “justicia”.

Incluso, después del asesinato la computadora de María del Sol “desapareció” del hotel donde se hospedaba, y la sacaron del grupo de whatssap compartido con funcionarios de la Secretaría de Asuntos Indígenas, como consta en el teléfono celular que su mamá recuperó en la morgue, donde quienes la llevaron a trabajar a Juchitán dejaron el cuerpo de la joven en calidad de desconocida.

NO BASTA LA RENUNCIA

No basta la renuncia, es necesaria la apertura de la carpeta de investigación por la probable comisión de delito electoral contra el ahora ex Secretario y quienes resulten responsables.

Y no solo la denuncia, sino la efectiva aplicación de la ley.

Correo: rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: @alejandromurat*