José Murat y Diódoro Carrasco, ¿han fumado la pipa de la paz?

  • La millonaria deuda del Congreso oaxaqueño

La noche del miércoles, el Gobernador Electo de Oaxaca, Alejandro Ismael Murat Hinojosa, se reunió con los diputados federales del PRD de la entidad, entre quienes se encuentra su principal competidor en la contienda electoral, José Antonio Estefan Garfias. El acercamiento sería consumo privado. Sin embargo, ambos lo publicitaron en redes sociales.

Estefan escribió en su cuenta de Twitter:

@pepetonoestefan: La exigencia por un mejor Oaxaca es más grande que cualquier diferencia. Junto con diputados del PRD nos reunimos con @alejandromurat

Y el mandatario electo dijo lo siguiente:

@alejandromurat: Oaxaca requiere unidad, por eso me reuní con diputados federales de diferentes partidos, para juntos, trabajar por un presupuesto histórico.

Juntos, como debe de ser por Oaxaca.

No obstante, con mensajes justificaron una reunión que parecía imposible dada la descarnada rivalidad política entre ambos… bueno, más bien entre los grupos que han venido representando: El de José Murat Casab y el de Diódoro Carrasco Altamirano. Incluso, éste renunció al PRI y se refugió en el PAN, pero nunca dejó de mantener cierta influencia en priistas.

El motivo público de la reunión fue revisar la posibilidad de negociar en el Congreso de la Unión un mejor presupuesto para Oaxaca; sin éste, Alejandro Murat estará atado de manos para hacer realidad su promesa del “milagro oaxaqueño”, máxime con la deuda triplicada que deja la administración de Gabino Cué Monteagudo.

Tiene muchas lecturas la reunión, la cual puede ser la materialización de acuerdos previos como, por ejemplo:

Perdón de gabinistas por faltas administrativas.

La negociación para la protección de funcionarios de la administración estatal saliente.

La aparente tregua del conflicto “magisterial” en Oaxaca.

Y más.

El encuentro entre Alejandro Murat y Estefan tiene además un significado político muy fuerte, transexenal, considerando la despiadada rivalidad entre José Murat y Diódoro Carrasco; sus protectores, respectivamente.

José Murat y Diódoro Carrasco, ¿han fumado la pipa de la paz? ¿O Alejandro y Pepe Toño han tomado sus propios acuerdos? Claro, como mayores de edad, personas adultas y políticos con luz propia. ¿O el milagro lo hizo la salvación de los gabinistas?

LA MILLONARIA DEUDA DEL CONGRESO OAXAQUEÑO

Alrededor de 50 millones de pesos suma el adeudo de la LXII Legislatura oaxaqueña a proveedores diversos, quienes literalmente andan persiguiendo a los diputados para cobrar las correspondientes facturas, que en muchos casos ni siquiera han sido autorizadas por el órgano legal del Congreso oaxaqueño.

Apenas el miércoles pasado, los integrantes de la Diputación Permanente tuvieron que sesionar bajo llave porque proveedores de computadoras intentaban entrar al Recinto para reclamar airadamente el pago de casi un millón de pesos. “¡Den la cara, no se escondan; traidores!”, gritaban mientras los legisladores, encerrados a piedra y lodo, desahogaban rápidamente el Orden del Día.

La Legislatura, a concluir el próximo 13 de noviembre, le debe a todo mundo y hasta lo que no tiene. ¿Y por qué, si para el ejercicio fiscal 2016 se concedió un presupuesto de más de 600 millones de pesos? ¿Qué pasó con el dinero? Los diputados culpan a la Secretaría de Finanzas del Ejecutivo estatal de no liberar recursos, y esta dependencia asegura lo contrario, y que solamente falta liberar lo correspondiente a los últimos 15 días del ejercicio legal de la Legislatura saliente.

¿A quién le creemos?

Lo cierto es que es crítica la situación en el Congreso oaxaqueño. Ni siquiera hay papel ni tinta para las impresoras. Y la semana pasada se quedó sin agua, lo que ocasionó un caos en los baños, sobre todo de mujeres. Además, los trabajadores de confianza han sido afectados en diversas quincenas debido a serios retrasos en el pago de su correspondiente suelo.

¿Y los diputados han dejado de percibir su dieta? Seguramente no. Caso contrario ya se hubiera armado una revolución.

Por cierto, intentaron armar la revuelta amenazando con revisar la Cuenta Pública (pendiente desde el 2014) en un periodo extraordinario del diez al quince de octubre. Pero no se realizó, ni se realizará. Porque el anuncio fue simplemente un amago al Ejecutivo estatal.

Así lo han confirmado mismos diputados.

¿Quiénes son los responsables de la millonaria deuda de la Legislatura? Los grupos parlamentarios, sobre todo del PRD y del PAN, porque debido a sus conflictos internos el Congreso local ha tenido seis titulares de la Junta de Coordinación Política, en vez de tres.

La fracción parlamentaria del PRI no presentó problemas internos (por lo menos visibles) y su coordinador se mantuvo los tres años sin contratiempo alguno.

Pero las fracciones parlamentarias del PRD y del PAN se dividieron y los tres años estuvieron de pleito, lo cual generó cambio de coordinadores de bancada y, por lo mismo, cambio de titular de la Junta de Coordinación Política. Y en cada administración hubo movimientos de personal, contrataciones de servicios y adquisición de bienes inmuebles.

La bancada perredista tuvo tres coordinadores: Anselmo Ortiz García (q.p.d), Félix Serrano Toledo (ahora presidente municipal electo de Morena) y Jesús López Rodríguez.

Y la fracción parlamentaria del PAN tuvo dos: Natividad Díaz Jiménez y Gerardo García Henestroza.

Hace algunos meses, ella fue destituida por las y los integrantes de sus bancada, quienes en su lugar nombraron a Henestroza, actual presidente de la Junta de Coordinación Política que recientemente cambió a los mandos medios de la estructura laboral del Congreso, generando con ellos demandas laborales en cascada.

En síntesis, en la actual Legislatura oaxaqueña ha prevalecido el desorden administrativo y político, que ahora está haciendo crisis. ¿Dejará la deuda a la Legislatura entrante?

Mmm… la deuda quizá sea otra razón por la cual los diputados salientes no revisarán la Cuenta Pública de “los Poderes y Órganos Autónomos del Estado de Oaxaca”.

rosyrama@hotmail.com