Inflación, muchas elecciones y pocas soluciones

Banxico (educa.banxico.org.mx) define a la inflación como sigue: “Es un fenómeno que se observa en la economía de un país y está relacionado con el aumento desordenado de los precios de la mayor parte de los bienes y servicios que se comercian en sus mercados, por un periodo de tiempo prolongado”. 

Y agrega: “Cuando hay inflación en una economía, es muy difícil distribuir nuestros ingresos, planear un viaje, pagar nuestras deudas o invertir en algo rentable, ya que los precios, que eran una referencia para asignar nuestro dinero de la mejor manera posible, están distorsionados.” 

Eso precisamente ocurre en México actualmente. Pero ¿por qué? Conforme a especialistas, hay diversas causas por las cuales se presenta la inflación en un país: 

Por demanda: Aparece cuando aumenta la demanda general y la oferta del sector productivo no es capaz de hacer frente a esa demanda, por lo que suben los precios.  

Por costos: Cuando aumentan los costos de producción, porque aumentan los precios de las materias primas, de la mano de obra o bien, porque suben los impuestos, lo cual provoca que los productores suban el precio final del producto o servicio para compensar esa subida. 

Autoconstruida: Surge ante expectativas de los productores de que van a subir los precios en el futuro y buscan anticiparse a ellos subiendo los precios primero, provocando que al final se cumplan sus predicciones por haber subido los precios. 

Por exceso de dinero: Que circula en la población que, al sentirse con más recursos, incrementa sus gastos generando mayor demanda de bienes y servicios cuando la capacidad productiva del país no está en posibilidades de cubrirla, provocando escasez y aumentos en los precios. 

Para evitar esto último, dice Banxico Educa, “es necesario saber a qué ritmo aumentan los precios y aplicar medidas para frenar este aumento. Para ello se creó el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) que es un número que refleja cómo han variado los precios de un conjunto de bienes y servicios que consumen las familias en México.” 

A decir verdad, en México en estos momentos la causa no puede ser el exceso de dinero circulando en las manos de la población; no es creíble. 

Especialistas en la materia como Irving Rosales, director Departamento de Economía de la IBEO, a principios de este año, al hacer una proyección de la inflación, consideró que ésta se elevó en México desde el 2021 a niveles no registrados desde el 2001; fenómeno no privativo de nuestro país, sino de todas las economías del mundo, a consecuencia de la pandemia Covid-19. 

Concretamente en México, ubicó efectos “externos” por las medidas de confinamiento que interrumpieron las cadenas productivas a nivel global en 2020; e “internos” por el aumento en el costo de los energéticos y precios controlados por el gobierno, entre otros. 

Como sea, el caso es que en la primera quincena de abril de 2022 la inflación anual alcanzó 7.72%; una tasa, dicen los especialistas, “no vista desde hace 20 años”. 

Lo grave es que el proceso inflacionario parece no ser transitorio, al menos por el momento. 

Incluso, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio, informó que los incrementos en los precios de bienes y servicios ya no son considerados transitorios, según él debido al contexto geopolítico y la ruptura de cadenas de suministro a partir del conflicto comercial entre Estados Unidos y China. 

Ajá, sí.  

¿Y en nada es responsable el Gobierno Federal? ¿Y en lo que cabe los gobiernos de las entidades federativas? 

Son preguntas a responder por especialistas en la materia. Las personas que tenemos una formación distinta, podemos entender que si bien la inflación tiene su origen en causas “externas”, también ha hecho falta planeación económica y financiera efectivas, acertada. 

¿Y ahora qué? 

Pues el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, presentó un Paquete Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) para intentar contener el aumento de precios de productos de la canasta básica, y de otros. 

Mediante dicho Paquete, de duración de seis meses aproximadamente, el Gobierno Federal busca estabilizar el precio de los combustibles; aumento en la producción de maíz, frijol y arroz, y en la distribución de fertilizante, y para éste, una cuota compensatoria en la importación de sulfato de amonio; reserva estratégica de maíz, más seguridad en carreteras para reducir el robo de mercancías, no aumento de cuotas de peaje; precios de garantía y eliminación de aranceles a productos e insumos básicos, entre otras medidas. 

¿Funcionará? 

Habrá que concederle el beneficio de la duda a AMLO, pues si no funcional su PACIC la población mexicana pagará las consecuencias. 

CON O SIN LOS EMPRESARIOS 

El presidente López Obrador ha criticado, ninguneado y golpeado fiscalmente al sector productivo del país. Y, sin embargo, éste es tan necesario como la misma política social del mandatario.  

En este momento necesita de los empresarios para que mantengan los precios de bienes, productos y servicios, a fin de contener la inflación.  

Cuando la etapa más difícil de la pandemia Covid-19 en nuestro país, el sector productivo también aguantó sosteniendo salarios sin producir, a petición (casi exigencia) del gobierno. 

Como el mismo presidente López Obrador dice: “Amor con amor se paga”. 

Entonces, ya es momento de respaldar al sector productivo en vez de golpearlo. 

IMPACTO EN ELECCIONES  

AMLO ha dado muestras claras de ser más que un Presidente de la República, un operador electoral. Vaya, totalmente elecciones; incluso vía mecanismos de democracia directa. 

Pero si no modifica sus políticas económica y social, si continúa sin respaldar al sector productivo, no solamente no podrá hacer frente al proceso inflacionario, sino que también empezará a perder elecciones. 

Y aquí también entra la oposición en cuanto a proponer soluciones y hacerlas realidad vía el Congreso de la Unión. 

Porque todos los partidos políticos se preocupan más por las elecciones a cargos populares, que en las soluciones a la problemática del país. 

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: imagen en portada: especial Internet*