Ineficacia en el gabinete de Murat

Las cosas empiezan a descomponerse en Oaxaca, entidad donde llegó la calma con la asunción al gobierno de Alejandro Murat Hinojosa; apenas hace dos meses. ¡Ah, fueron días de paz y de tranquilidad! Pero de pronto nuevamente aparecieron las marchas y plantones, que han ido de menos a más, y ayer llegaron a siete tan solo en la capital del estado.

Y para colmo el mandatario no pudo llegar a la cita con la nueva dirigencia de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), encabezada por Eloy López Hernández; se hallaba en la Ciudad de México en la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) con el presidente Enrique Peña Nieto, la cual “tuvo una duración de 3 horas con 25 minutos, y concluyó a las 16:30 horas”, según da cuenta un comunicado de la Presidencia de la República.

Y la cita con la Sección 22 estaba prevista a las 16:00 horas.

¿Nadie previó los tiempos en la agenda del gobernador?

Era para que con anticipación dieran aviso a la Sección 22 de la reunión de la Conago a efecto de acordar posponer un día el encuentro con la nueva dirigencia magisterial para la entrega del pliego petitorio al gobernador de Oaxaca.

¿O si lo previeron y la dirigencia de la Sección 22 acudió de todos modos en una demostración de fuerza?

Aun así, el Secretario General de Gobierno, quien por ley es el encargado del Despacho cuando el mandatario se ausenta de la entidad, debió procurar la comunicación con la dirigencia de la Sección 22 para evitar que llegara hasta las puertas del Palacio de Gobierno exigiendo la presencia de Alejandro Murat.

Y evitar sobre todo que funcionarios menores y las secretarias salieran a comunicar a los dirigentes sindicales que el gobernador no los recibiría porque estaba en la Ciudad de México. Ups. Derramaron falta de oficio político.

Es de suponerse que el Secretario General de Gobierno, Alejandro Avilés Álvarez, estaba ocupado atendiendo a las organizaciones y habitantes de diversos municipios que ayer sitiaron con bloqueos la capital oaxaqueña. Entonces, en todo caso el Director General del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) debió atender el tema de la Sección 22.

Aunque sí se atendió de cierto modo. Fuentes bien informadas nos comentan que la reunión entre la dirigencia magisterial y el gobernador Alejandro Murat se reprogramó para llevarse a cabo a las 19:30 horas. Pero alguien cometió la imprudencia de informar que el mandatario no estaba, pero que llegaría más tardecito. Responsabilizan de ello a Cristina Delgado Díaz.

Como sea, todo evidencia falta de mando cuando el gobernador sale del estado para atender asuntos relativos a la entidad o al país, como fue el caso de la reunión de la Conago con el presidente Peña Nieto en la Ciudad de México.

Y aun cuando se halle en la entidad, la mayoría de sus funcionarios pecan de arrogantes, de querer mandar, sobresalir, demostrar tener el respaldo de Alejandro Murat, cuando muchas veces toman las decisiones nada más por sus pistolas. Le van a cansar la paciencia al gobernador y un día de estos despedirá a los servidores públicos cuyas acciones e ineficiencia impactan negativamente no solamente en la imagen del gobierno, sino sobre todo en la estabilidad de la entidad.

En fin, el caso es que los profesores se encabritaron y a todo pulmón dieron media hora al mandatario para recibir a la dirigencia de la Sección 22; caso contrario, consultarán a las bases las acciones a seguir ante el “desaire” de Alejandro Murat. Así consideraron la inasistencia del gobernador a la cita con ellos.

La ineficiencia de sus colaboradores ha puesto en riesgo la poca tranquilidad de Oaxaca. Ojalá y solamente se trate de un berrinche de la Sección 22, de una demostración de fuerza de la nueva dirigencia sindical, que pudo aprovechar la falta de pericia política para escandalizar y advertir sobre la posibilidad de iniciar movilizaciones permanentes, según determinen las bases.

La Sección 22 quería motivo y lo encontró.

ALIMENTANDO LA INESTABILIDAD

Quién sabe quien aconsejó al gobernador Alejandro Murat apapachar manifestantes y organizaciones sociales como solución eficaz a cualquier viso de inestabilidad. Mmm, el consejo solo sirve para contener y alimentar la protesta social, y para abonar a las aspiraciones electorales de sus operadores políticos, que en la negociación con opositores ven la oportunidad de hacer “amarres” para las elecciones del 2018.

No se confundan. Las que vienen tendrán el impacto de las elecciones presidenciales donde los intereses rebasan las aspiraciones locales.

El modus operandi es bloquear para conseguir “respuestas” a peticiones, y cuando se agota el presupuesto viene el caos.

Hasta los conflictos municipales postelectorales han intentado apaciguar ofreciendo obras, servicios, proyectos productivos, etc., como si en Oaxaca fuera necesario protestar para que el gobierno atienda las carencias y necesidades de la población.

Y hasta sientan al gobernador con las “organizaciones sociales” y le toman la foto, que mañana servirá para recordar sus compromisos con éstas.

LA PROMESA DE JESÚS ROMERO

El coordinador de la Fracción Parlamentaria del Partido del Trabajo (PT), Jesús Romero López solicitará ante el pleno se cite a comparecer a los titulares de las secretarías de Finanzas y de la Contraloría y Transparencia Gubernamental ante los integrantes de la LXIII Legislatura del Congreso de Oaxaca, con el fin de que brinden una explicación integral y puntual a los oaxaqueños sobre del estado que guardan las finanzas estatales, así como del avance y resultados de las investigaciones y auditorías a la administración del gobernador Gabino Cué Monteagudo.

Pues no hace falta llamar a comparecer al Contralor, Jesús Díaz Navarro, y al titular de SEFIN, Jorge Gallardo Casas, para que los diputados locales se enteren de la situación. Deberían empezar por revisar la Cuenta Pública pendiente desde el 2014, 2015 y 2016. La Legislatura anterior se hizo la desentendida, dejó inmaculado a Gabino Cué.

Por cierto, el ahora Secretario General de Gobierno, Alejandro Avilés Álvarez, era el líder de la fracción parlamentaria del PRI, la cual no jugó su papel de oposición y de contra peso ante cualquier exceso del mandatario saliente.

¿Quién preside la Comisión Permanente de la Auditoría Superior del Estado en el Congreso local? La diputada Eva Diego Cruz, del PRD. Y la integra el petista Juan Baustista Olivera. Ellos deben desempolvar la Cuenta Pública para su revisión.

rosyrama@hotmail.com