Inconformidades morenistas por gubernaturas

Así como hay inconformidades en Durango por la selección de Alma Marina Vitela Rodríguez como precandidata única de Morena a la gubernatura, así las hay en este partido en la mayoría de las cinco entidades federativas que en 2022 renovarán titular del Ejecutivo estatal: Aguascalientes, Tamaulipas, Hidalgo, Quintana Roo y Oaxaca. 

Ya ven cómo el fin de semana, morenistas duranguenses corrieron a huevazos y piedrazos a su presidente nacional, Mario Delgado Carrillo. En dicha entidad, el senador José Ramón Enríquez ha peleado se reponga el procedimiento interno en su aspiración a ser gobernador de Durango por Morena. 

En Hidalgo un hombre le disputa la precandidatura a otro hombre: Rufino León Tovar es uno de los morenistas inconformes con el resultado de las encuestas a favor de Julio Menchaca Salazar.  Y como en la mayoría de las entidades, el proceso interno de Morena también está impugnado. 

Oaxaca es otro de los estados donde hay disidencia morenista: Ahí son dos los aspirantes inconformes: La senadora Susana Harp Iturribarría y Alberto Esteva Salinas, ambos han impugnado diversos aspectos del proceso interno cuyas encuestas favorecieron a Salomón Jara Cruz. 

En Oaxaca, el choque más frontal es entre Susana y Salomón; ella pelea un mejor derecho en base a la paridad de género efectiva. Y aunque El Tribunal Electoral Local acaba de confirmar el sobreseimiento a una resolución intrapartidaria, la senadora dejó entrever en sus redes sociales su propósito de seguir en la lucha interna. 

Esos son tres ejemplos de inconformidades internas en Morena rumbo a los comicios 2022. 

¿Qué hacer para poner punto final a los líos internos en el partido guinda por las candidaturas a las gubernaturas? 

Una de dos: 

O los precandidatos únicos realizan una operación cicatriz sumando de algún modo a los aspirantes que se quedaron en el camino. Américo Villareal Anaya lo intenta en Tamaulipas.  

O los aspirantes inconformes y las personas favorecidas con las precandidaturas únicas esperan a que se resuelvan los medios de impugnación en la última instancia de la cadena impugnativa: La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y, en consecuencia, queden firmes. 

El segundo caso daría firmeza interna, pero no es garantía de terminar con las diferencias entre morenistas; los inconformes quién sabe si finalmente se sumen a los virtuales candidatos y candidatas de Morena a la gubernatura de la entidad respectiva. 

¿LOS INCONFORMES NO SERÍAN CANDIDATOS? 

Siempre cabe la posibilidad de que la Sala Superior del TEPJF dé la razón a alguno de los inconformes, ordenando a Morena otorgarle la candidatura o, en su caso, darle revés a la decisión del partido, pero dejándolo en libertad de seleccionar la candidatura. 

Evidentemente, Morena no tendrá más remedio que acatar las resoluciones del máximo órgano jurisdiccional en materia electoral; pero en el segundo caso, el partido no otorgaría la candidatura a la persona inconforme. 

Así lo consideran en corrillos morenistas, en base a los casos ocurridos en 2021. Pero además, dicen, al jefe político de Morena, Andrés Manuel López Obrador, le disgustan las indisciplinas internas. ¿Será? 

LOS PRECANDIDATOS A LA SUCESIÓN OAXAQUEÑA 

A diez días de que concluyan las precampañas a la gubernatura, Oaxaca casi tiene completo su esquema de fuerzas políticas competidoras y precandidaturas, aunque de modo incierto. 

El énfasis en el plazo es porque, habiendo empezado las precampañas, no todos los partidos políticos tenían definidas sus candidaturas. Por ejemplo, el PRI apenas el día 20 llevó a cabo su registro interno de Alejandro Avilés y Etelberto Gómez, aunque el primero es el “bueno”. 

Morena en coalición con el PT, el PVEM y el partido local Unidad Popular (PUP) va con Salomón Jara, quien, por cierto, salta de contento porque el Tribunal Electoral Local, en acatamiento a una resolución de la Sala Superior del TEPJF para pronunciarse sobre el efecto de una norma local, se pronunció sobre la inaplicación de la misma, lo cual le permite hacer precampaña como precandidato único. 

El PAN va con la diputada local Natividad Díaz Jiménez, aunque internamente compiten también Carlos Moreno Alcántara y Gerardo García Henestroza. Pero el desenlace final es incierto, porque este partido junto con el PRD y el Panal-Oaxaca pretenden el registro de una candidatura común, la cual, dice Marko Cortés, debe encabezar Acción Nacional. 

Y Movimiento Ciudadano irá con la ex panista Alejandra García Morlan, aunque hay otro precandidato.  

¿Serán los candidatos y las candidatas?  

Es incierto. Primero por las impugnaciones (internas en algunos casos), por quejas sobre actos anticipados de campaña y luego vienen los sustos por la fiscalización de las precampañas. Segundo, porque en Oaxaca existen antecedentes de la práctica de algunos partidos de salirse de las coaliciones o de las candidaturas comunes para competir por sí mismos o para sumarse a otras. 

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: imagen en portada: @MarinaVitelaGP*