A horas de la transición, todo es incierto

Quién sabe cuántos mexicanos sientan un vacío en el estómago, como cuando se suben a la rueda de la fortuna, debido a la proximidad de la transición del Poder Ejecutivo.

Porque no se trata de cualquier transición, ni de una simple transferencia de la banda presidencial; por cierto, modificada en el orden de los colores. Tampoco es el mero cambio de una persona en el ejercicio de la Presidencia de la República.

Vaya, ni siquiera se ve como el tránsito de una ideología a otra aplicada a una forma de gobierno: De centro-izquierda o de centro-derecha, a izquierda. ¿Izquierda pura? ¿Izquierda moderada? ¿Izquierda radical?

¿Qué es entonces? Lo dejamos a la reflexión de los estudiosos en materia constitucional, teoría del Estado, ciencias políticas y filosofía.

Lo cierto es la incertidumbre que se percibe en los círculos sociales, políticos y financieros, salvo en aquellos conformados por los partidos que integraron la coalición electoral “Juntos Haremos Historia”: Morena, PT y PES.

Es incierta la suerte de los órganos del Estado mexicano y del propio país a partir del día 1 de diciembre, en que el morenista Andrés Manuel López Obrador asumirá la Presidencia de los Estados Unidos Mexicanos.

Un hombre que libró una batalla electoral de más de 12 años para ganar la elección presidencial, y la ganó de manera tan contundente que no dejó lugar a la mínima duda de su legítimo triunfo; el más legítimo en toda la historia de México.

Los astros se le alinearon, y hasta el PRI, el PAN y el PRD con sus errores y ambiciones cooperaron para la victoria de AMLO.  Y ahora ¿hacia dónde llevará al país? Ojalá que a buen puerto; ningún mexicano bien nacido desea lo contrario.

Cuando en el año 2000 el PRI pierde por primera vez la Presidencia de la República y llega el PAN en la persona de Vicente Fox Quezada, no se percibieron grandes cambios; tampoco en la continuidad panista con Felipe Calderón Hinojosa.

Pero con López Obrador se advierten transformaciones de fondo. ¿Se tratará del “cambio verdadero” prometido en campaña? Y además bueno para el país. Es incierto.

Por lo pronto, a horas de la transición del Poder Ejecutivo, nadie sabe a ciencia cierta qué va a pasar con la función del Gobierno Federal en las entidades federativas. Sí, las delegaciones de gobierno desaparecerán y en su lugar se crean representaciones, pero solamente las estrictamente necesarias bajo el mando de una súper Coordinación.

Ajá, ¿y? Solo se sabe eso. Y ni los mismos morenistas pueden explicarlo.

¿Cuál será la suerte de los empresarios y de los medios de comunicación? ¿Solo estarán a salvo aquellos con el privilegio de integrar el Consejo Asesor?

¿Qué pasará con los órganos autónomos? Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, Instituto Nacional Electoral, Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Banco de México y Comisión Nacional de los Derechos Humanos, entre otros.

Por cierto, ¿habrá cambio de modelo electoral? López Obrador siempre mostró desconfianza hacia el INE a pesar de que algunos consejeros electorales operaron a su favor desde cuando solicitó el registro de Morena como partido político nacional.

¿La democracia participativa será a modo? ¿Nos acostumbraremos a consultas extra legales donde decide el equivalente al 1% de la Lista Nominal de Electores?

¿Cuál será la suerte de los gobernadores de las distintas filiaciones políticas? ¿Su remoción quedará a merced del Senado de la República cuando desobedezcan?

¿Cuál es el destino de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE)? ¿El resurgimiento de la maestra Elba Esther Gordillo habla por sí mismo?

Todo es incierto.

Ni siquiera hay certidumbre en la lealtad de los propios morenistas hacia AMLO. Tampoco en cuanto a la consolidación de Morena como un verdadero partido político; hasta ahora es un movimiento amorfo donde convergen intereses indescifrables.

En fin, México está a horas de empezar a escribir una historia diferente. ¿Mejor o peor? Es incierto. Dependerá del Presidente de México, de Morena y aliados, de la oposición en su papel de contrapeso y, por supuesto, de los ciudadanos.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: lopezobrador.org.mx*