Harán maletas funcionarios de Alejandro Murat, ¿y cuándo?

En una entrevista radiofónica, el Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, sugirió a sus funcionarios hacer maletas si acaso están pensando competir en las elecciones concurrentes del 2018 en esa entidad. Palabras más, palabras menos, los invitó a renunciar a sus cargos públicos si aspiran a candidaturas a cargos de elección popular.

Porque el gobierno y Oaxaca, dijo, necesita de toda la atención de los servidores públicos para cumplir con las metas trazadas.

Totalmente cierto. Qué bueno que Alejandro Murat tenga claridad de ello. Porque o lo ayudan a hacer realidad el “milagro oaxaqueño” o cumplen sus sueños electorales personales.

Buen posicionamiento del gobernador cuando en el noticiero de Oro-División Noticias, el conductor, luego de entrevistarlo sobre las acciones de los primeros 100 días de su gobierno, fue al grano preguntando sobre si deben renunciar aquellos funcionarios con aspiraciones sobre el ya muy próximo proceso electoral concurrente: Elecciones federales y locales.

Ya se imaginarán ustedes, hay servidores públicos que parecen trompos chilladores haciendo actos de posicionamiento electoral a costa del erario, con la justificación de tratarse de actividades institucionales.

Por eso resulta plausible la postura del gobernador Alejandro Murat de sugerir a sus colaboradores empacar sus tiliches. Aunque no fue una declaración per se, enmarcada en algún lineamiento de ajustes al gabinete ex profeso de los resultados de los 100 días, sino fue una declaración motivada por la pregunta del conductor del noticiero matutino.

Mmm…¿lo dijo solo por salir del paso?

No obstante, ya lo dijo y lo escuchó muchísima gente. Porque el noticiero de Humberto Cruz Matías tiene rating  en audiencia. Así que el público estará pendiente de cuando Murat Hinojosa empiece a pedir la renuncia a aquellos colaboradores con aspiraciones a convertirse en diputados federales, senadores, diputados locales o presidentes municipales.

Claro, ¿para qué esperar a que sus funcionarios y funcionarias con tales aspiraciones le presenten la renuncia? ¡No lo harán! Es tan cómodo hacer campaña adelantada bajo el esquema de las acciones institucionales.

¿Y cómo para cuándo se darán las renuncias de los aspirantes? El proceso electoral federal está a la vuelta de la esquina, iniciará en septiembre. Y el proceso electivo local debe empezar el mismo mes por la concurrencia electoral.

Y por lo mismo algunos servidores públicos andan bastante distraídos, con la atención puesta más en conseguir posicionamiento electoral, que en dar resultados efectivos y perdurables.

Si nadie renuncia, ni a nadie le piden la renuncia, entonces todo acto proselitista estaría consentido por el mandatario, muy a pesar de las necesidades de Oaxaca. Eso amén de los tiempos legales para la separación del cargo público.

LOS CIEN DÍAS Y LA LEGITIMIDAD

Siguiendo con el Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, el lunes presentó un informe de las acciones de los primeros cien días de su administración en un acto pequeño con los de “casa” e invitados de los sectores representativos de la entidad, celebrado en Palacio de Gobierno.

Y ahí reconoció: “Sé que ganamos una elección, pero la credibilidad y la legitimidad de un gobierno no se da con los votos, sino con el quehacer diario del servicio público, con resultados y hechos; en equipo”.

Ciertamente. Y él ganó además con apenas el 30% del total de los votos emitidos (alrededor de dos millones) en la elección del 2016; el 70% lo obtuvo la oposición en su conjunto. Por lo tanto, su ejercicio de gobierno le dará legitimidad y credibilidad, sobre todo ante el cuestionamiento de los requisitos de elegibilidad, que los tribunales electorales avalaron, pero la sociedad no.

Quizá por eso mismo tiene claridad sobre la legitimidad y credibilidad. Y sí, a Alejandro Murat se le ve imparable todos los días, de un lado a otro, de comunidad en comunidad, haciendo gestiones. Aunque aún no hay obra. ¿Por qué? ¿No hay dinero? ¿O falta planeación? Pueden ser ambas cosas.

Es más, apenas andan en las mesas temáticas para la elaboración del Plan Estatal de Desarrollo, pero está dentro de los tiempos legales; no los ha rebasado.

Cien días son pocos para dar resultados contundentes y convincentes. Lo comentamos en ocasión anterior, esa medición es un invento político que ahorca a los gobernantes porque en el ánimo de mostrar trabajo los obliga a la simulación. Y ocurre en diversas entidades del país. En los primeros cien días de un gobierno más bien se sientan las bases.

Pero ¿y en una entidad con colapso económico? Pues también se deben sentar las bases del desarrollo.

Y miren, Alejandro Murat fue sincero al no atribuirse por entero las acciones de gobierno realizadas hasta el momento por su administración estatal, sino en cada una también le dio el crédito al Gobierno Federal.

Sí, porque hasta ahora la mayor parte de su trabajo se ha basado en gestión ante Gobierno Federal, con el cual ha realizado más de 40 actividades con 28 secretarios federales y funcionarios de alto nivel, “que han permitido concretar importantes acuerdos y acciones en beneficio de la entidad”.

Hasta el momento se ha destacado como un mandatario gestor. Y son gestiones amarradas para dar resultados. Ahora solo falta ver que efectivamente así ocurra.

En fin, al Palacio de Gobierno llegaron sus emperifollados colaboradores más preocupados por subir imágenes a las redes sociales, que en poner atención al informe.

rosyrama@hotmail.com