Gobiernos alejados de la gente

En relación a la elección de la gubernatura de Hidalgo, el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, aseguró que en 2022 "terminarán más de 90 años de gobiernos alejados de la gente para dar paso a gobiernos cercanos al pueblo..."

Vaticinó así el triunfo de Morena en una entidad siempre y hasta ahora gobernada por mandatarios emanados del PRI. 

Prácticamente igual se ha referido respecto de los otros 5 estados que en 2022 renovarán gubernatura, independientemente del partido gobernante: Aguascalientes, Durango, Tamaulipas, Quintana Roo y Oaxaca. 

"Terminar con gobiernos alejados de la gente para dar paso a gobiernos cercanos al pueblo", ha sido el discurso, el slogan, el mensaje, de Morena desde cuando en 2014 obtuvo el registro nacional como partido político para competir por primera vez en los comicios de 2015.

Y así, poco a poco fue ganando espacios legislativos y luego municipales hasta ganar en 2018 la Presidencia de la República con Andrés Manuel López Obrador; el ideólogo del mensaje, al cual añadió que Morena genera gobiernos que representan "el cambio verdadero".

Y buena parte de la ciudadanía lo ha creído, aun cuando los hechos a veces demuestren lo contrario. 

La culpa la tienen los partidos de oposición, sobre todo el PRI seguido del PAN y del PRD. Porque ciertamente, con sus honrosas excepciones los gobiernos priistas y perredistas en los órdenes federal, local y municipal, así como los gobiernos perredistas estatales y municipales, se alejaron de la gente.

No solamente de manera física, sino también en acciones, beneficios. Incluso, en los lugares donde aún gobiernan cada vez hay menos obra pública de impacto, inversión, impulso al sector productivo. Quién sabe qué administran.

Además, en los gabinetes, en los cabildos, pululan los mismos de siempre. Ni siquiera dan cabida a nuevos cuadros o distintos de sus propias filas. Los espacios que se abren generalmente son para acomodar a juniors, esposas y demás parentela. 

La gente tiene razón en hartarse. 

Ya ven, en Hidalgo, por ejemplo, es inminente la candidatura a la gubernatura de la priista Carolina Viggiano por la coalición PRI-PAN-PRD, pero vía panista. Secretaria General del Revolucionario Institucional con gran amistad con el líder de este partido, Alejandro Moreno Cárdenas, y esposa de Rubén Moreira Valdez, actual diputado federal.

Nadie pone en entredicho la capacidad y el talento de Carolina Viggiano, pero la gente no ve bien el acaparamiento de cargos. 

En fin, el contexto es parte de las causas de la crisis de partidos en nuestro país.

Tiene razón Mario Delgado cuando dice: "Mientras Morena crece, la oposición se desfonda". 

MORENA TAMPOCO CANTA MAL

¿Pero cuánto le durará el gusto a Morena? Porque tampoco canta mal las rancheras. 

Porque si bien, los gobiernos de Morena pueden ser "más cercanos al pueblo", habría que ver quiénes caben en el concepto de los morenistas de "pueblo", porque si el concepto excluye a ciertos sectores de la población mexicana, entonces también va en ruta de generar gobiernos alejados.

En su desenfrenada carrera por conquistar todos los espacios de poder y convertirse en breve en partido hegemónico, Morena olvida la obligación de sus gobiernos de gobernar para todos.

Porque llegará el momento en que también se cansen los sectores de la población que se sienten abandonados por los gobiernos emanados de Morena. Y entonces, empezarán a darle la espalda al partido del presidente López Obrador, quien en realidad es la figura que cohesiona a los morenistas.

Imagínense cuando él falte (Dios no lo quiera). O simplemente imagínense cuando él deje de ser Presidente de la República, ¿le seguirán obedeciendo?

Las y los gobernadores de Morena, en funciones y próximos, deberían tomar conciencia de su deber de gobernar para todos, lo cual, además, les asegura una sólida base política y social para su propio futuro político. 

Las bases forjadas mediante programas sociales no duran para siempre. 

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: foto en portada: BTU*