Gobernadores, un peligro para la seguridad nacional

México carece de todo, pero eso sí, rompe récords en producción de malos gobernadores, en su mayoría acusados de enriquecimiento ilícito, malversación de fondos públicos, o crimen organizado. No todos han sido declarados culpables. Y quienes han sido condenados, llevan a cuestas alguna desobediencia política; caso contrario, seguirían gozando de las mieles del poder.

Entre los personajes con historias de corrupción, se encuentran:

Del PRI: Javier Duarte de Ochoa de Veracruz; César Horacio Duarte Jáquez de Chihuahua, Rodrigo Medina de la Cruz de Nuevo León, Andrés Granier Melo de Tabasco, José Jesús Reyna García de Michoacán (interino), Mario Villanueva Madrid de Quintana Roo, Humberto Moreira Valdés de Coahuila, Tomás Yarrington Ruvalcaba de Tamaulipas, Roberto Borge Angulo de Quintana Roo, y el entonces Jefe del Departamento del Distrito Federal, Oscar Espinoza Villareal.

Del PAN: Guillermo Padrés Elías de Sonora, Luis Armando Reynoso Femat de Aguascalientes.

Del PRD: Pablo Salazar Mendiguchía de Chiapas, Narciso Agúndez Montaño de Baja California Sur.

Ellos, entre otros; casi todos ya ex gobernadores.

Y son más los del PRI, ¿no? Quizá porque es el partido con tradición hegemónica y el que ha gobernado el mayor número de entidades federativas. Incluso, en algún tiempo gobernó todo. Es más, del Revolucionario Institucional han emigrado hacia otros partidos políticos, según en búsqueda de la democracia y transparencia negada; sin embargo, terminan haciendo exactamente lo mismo y a veces hasta peor; con sus excepciones.

Habría que preguntar si el PAN y el PRD tendrían una relación tan abultada de mandatarios (en funciones y ex) con señalamientos de probables delitos de cuello blanco, si hubieran estado en las mismas condiciones que el PRI.

En fin, el tema no es adivinar, suponer, asegurar, qué partido debe llevarse la medalla de oro por su producción de malos gobernadores, sino el tema es reflexionar por qué en los últimos 15 años, México genera mandatarios con historias de enriquecimiento ilícito, peculado, crimen organizado, etc. Como si asumir el cargo de mandatario de una entidad federativa fuera equivalente a la autorización para el saqueo de los bienes públicos, y más.

Bien se dice en los corrillos populares: Los gobernadores se están convirtiendo en un serio peligro para la seguridad nacional y paz social.

¿Qué es lo que pasa? ¿Qué está fallando?

A los hombres y mujeres en el poder, sobre todo quienes forman parte de la generación de legisladores del Congreso de la Unión, debería darles vergüenza que nuestro país sea visto como un semillero de gobernadores inmersos en señalamientos de corrupción en detrimento del pueblo, sin que nadie ponga el remedio cuando en sus manos está.

¿FALTA CUÉ?

Esta semana, el diputado federal y presidente de la Junta de Coordinación Política, el oaxaqueño Francisco Martínez Neri, consideró que el PRI debe solicitar a la PGR acciones en contra de Javier Duarte de Ochoa (PRI) y Guillermo Padrés Elías (PAN); ya ex gobernadores.

Y cabe preguntar: ¿Y también en contra del Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo? O va a esperar a ver cómo entrega formalmente la administración pública estatal… por si algo queda.

En todo caso, el coalicionista Gabino Cué pasará a formar parte de los gobernadores del PRD y del PAN  con señalamientos de dudoso manejo del dinero público, salvo que en la entrega-recepción compruebe lo contrario. Claro, puede pactar con la administración entrante y salir como han salido algunos de sus antecesores, como si nada hubiera pasado.

En fin, Martínez Neri dijo lo siguiente:

“Yo creo que tanto el PAN como el PRI están actuando a destiempo, el PRI hace decisiones totalmente fuera de foco a 43 días de la salida de este señor (Duarte). En realidad se ve que por ahí no hay una verdadera intención de castigar o por lo menos procurar, porque ellos no pueden castigar, procurar que haya una aplicación propia y expedita de justicia.

“En el caso de Padrés de manera extemporánea se está planteando en este momento una sanción que por cierto es temporal, estamos hablando de seis meses, realmente eso no sirve mucho, yo creo que lo que tendrían que hacer estos partidos es exigir a la Procuraduría General de la República (PGR) y a las autoridades que tienen que ver con el manejo de recursos, que tiene que ver con fiscalización fundamentalmente, pues que actúen.”

Pues Neri a tiempo está de empezar a representar a los oaxaqueños que le dieron su voto y, en ese sentido, hacer lo que corresponda con los gabinistas que dejan a la entidad con una deuda triplicada, sin paz social, sin desarrollo y sin obras de envergadura.

OCHOA REZA EN OAXACA

Al fin, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, vendrá a Oaxaca, cumpliendo su promesa de recorrer todas las entidades federativas para conocer a la militancia y dejar un mensaje a las y los priistas oaxaqueños.

Se tardó tanto que pensamos que haría lo mismo que el Presidente de México, Enrique Peña Nieto: Abandonar Oaxaca. No la ha visitado más que en dos ocasiones si acaso.

Oaxaca nunca ha sido prioridad para Peña. Sin embargo, como llega Alejandro Ismael Murat Hinojosa, el consentido del sexenio peñista, pues quizá ahora cambie la suerte de Oaxaca… y esperemos que para bien.

En fin, que Ochoa Reza estará este viernes en Oaxaca.

rosyrama@hotmail.com