Diputados federales y senadores, y sus falaces planes de austeridad

Diputados federales y senadores intentan apaciguar el ánimo ciudadano adverso hacia ellos con falaces medidas de austeridad, cuando son corresponsables de la crisis económica en el país.

Bien dice la vox populi: “Tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata”. Y el Ejecutivo propuso una Ley de Ingresos Federal con disposiciones para el libre mercado de las gasolinas y el diésel, y los legisladores la avalaron sin prever lo necesario para amortiguar el impacto negativo de los ajustes en el precio de los combustibles.

Claro, algunos, sobre todo de oposición al PRI, negarán haber aprobado la Ley de Ingresos… pero quizá solo en lo particular, cuando el aval en lo general lo dice todo.

Así que nada más han tratado de justificar su dolosa actuación haciendo comparecer a los secretarios de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña, y de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell, así como a los titulares de Petróleos Mexicanos (Pemex), José Antonio González Anaya, y de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Ernesto Nemer Álvarez, entre otros funcionarios. Todos ellos, el viernes pasado “explicaron las razones e implicaciones del proceso de flexibilización de los mercados de las gasolinas y el diésel”.

Caray, dicha comparecencia evidenció lo siguiente: Que los legisladores desconocían el contenido de la Ley de Ingresos Federal. ¿O no la leyeron? ¿O sí lo sabían pero fingieron demencia?

¿Y dijeron algo nuevo los funcionarios? Nada distinto a los argumentos esgrimidos en cuanto foro, sobre todo eso de “que mantener el precio en los términos que teníamos a finales de diciembre (de 2016), hubiera costado en el año actual 200 mil millones de pesos”.

Es precisamente ahí donde se necesitaba la intervención de los legisladores, no para echar de la Ley de Ingresos las disposiciones relativas al libre mercado de los combustibles, ni para reducir del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS), sino para prever de donde sacar esos 200 mil millones de pesos para amortiguar el impacto de los “ajustes” en los precios de gasolinas y diesel.

Sacarlos, por ejemplo, eliminando programas sociales duplicados como bien propone Coparmex considerando los hallazgos del Coneval; utilizando la recaudación excedente del IEPS del 2016; recortando en un caso de emergencia como este hasta el 50% el sueldo de los secretarios, subsecretarios y directores de la administración pública federal, y de los integrantes de órganos autónomos, así como las dietas de legisladores y remuneraciones de ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Reducir en general el gasto corriente. Ah… además, el financiamiento público y otras prerrogativas de los partidos políticos. Porque si el criterio es que contribuya más quién más ingresos tiene, pues los partidos anualmente se hinchan de dinero, sobre todo los grandes.

Las reducciones en rubros como los ejemplificados quizá no solucionen el problema, pero sí amortiguan el impacto negativo del alza en los precios de los combustibles, los cuales sufrirán dos “ajustes” más en febrero, fijos y después serán diarios y libres, quien sabe en qué medida mayores o menores.

Y los legisladores como si nada. Bueno, sí… ya presentaron mejoralitos… perdón, propuestas, las cuales parecen más bien estrategias mediáticas encaminadas a posicionar a diputados federales y senadores como los salvadores.

LOS MEJORALITOS DEL SENADO

Según informó ayer el senador Pablo Escudero Morales, la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores (integrada por legisladores del PRI, PAN, PRD, PVEM y PT) “emitió un acuerdo de austeridad y disciplina presupuestaria para el ejercicio fiscal 2017, que contendrá, al menos, 30 acciones para reducir el gasto de la Cámara Alta”.

¿Qué acciones? Pues la información oficial no las enlista del 1 al 30, simplemente enuncia lo siguiente:

Establecer una política de “crecimiento cero” respecto de la creación de plazas de estructura y de honorarios.

No se “incrementará” el parque vehicular.

Se “congelarán” las plazas que queden vacantes.

Se “reducirá” al menos en un 10% el gasto del Senado de la República respecto del ejercicio 2016 en viáticos y pasajes, materiales y suministros de oficina, servicios de alimentación y de telefonía, el consumo de combustibles, de asesorías, consultorías, estudios e investigaciones, así como los gastos de comunicación social, de impresión digital y de fotocopiado, entre otros rubros.

 Se “racionalizará” el servicio de energía eléctrica y consumo de agua.

Mmm… “incrementará”, “congelarán·, “reducirán”, “racionalizarán”… ¿O sea lo harán en lo futuro? ¿Y cómo para cuándo? ¿O solo son buenas intenciones? Claro, pueden quedar en intenciones, porque además ¿cómo probar la aplicación de tales medidas?

MEJORALITOS DE LOS DIPUTADOS

Más perezosos los diputados y diputadas federales aún no emiten ningún acuerdo. Solo hay el anuncio del coordinador de la bancada del PAN, Marko Cortés Mendoza, de que ésta presentaría este lunes, ante la Junta de Coordinación Política (Jucopo), “un plan de austeridad para que la Cámara de Diputados ahorre 500 millones de pesos durante 2017”.

¿En serio? Caray, el pueblo se los agradece. Ja.

Y en ese gran favor que los panistas harán a los mexicanos, plantean:

Eliminar cualquier tipo de pago de servicio de telefonía celular a cualquier legislador o servidor público en la Cámara de Diputados.

Eliminar el pago de vuelos internacionales en clase premier, y si un legislador desea volar en ese tipo de viaje, “que pague la diferencia”.

Quitar los bonos para gastos de combustibles que se otorgan, con excepción de aquellos que sean absolutamente comprobables y justificables.

Revisar todo lo relacionado con los gastos médicos y sueldos de los legisladores y servidores públicos camerales.

Y si se aprueba la reducción del Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) a la gasolina, como lo piden varios grupos parlamentarios, que esos ahorros de la Cámara de Diputados se destinen a fortalecer a dicho impuesto.

SEGUIR CON PRIVILEGIOS

¿Leyeron el plan del Senado y la propuesta de Marko Cortés? Suenan a: “Nos bajaremos un poquito los privilegios, pero seguiremos con ellos”.

¿Por qué en lugar de reducir el 10% en gastos de combustibles y alimentación de los diputados, no los eliminan? Que gasten de su dinero para la gasolina cuando van a sus giras proselitistas y que a las sesiones lleven lonche. Por ejemplo.

Y los senadores, ¿por qué viajan en clase premier en vuelos internacionales? Es más, en tiempos de emergencia deben cancelar, incluso, los vuelos internacionales hasta en clase económica. ¿Pues a qué van al extranjero? Nada más de shoping. Claro, cualquier pretexto es bueno para viajar a costa del erario. No tardarán en inventar ir a constatar la situación de los mexicanos en Estados Unidos ante la asunción de Donald Trump.

ESTÁN A TIEMPO DE ELIMINAR PLURINOMINALES

Ya que el libre mercado de los combustibles está previsto para 2017 y 2018 (quien sabe si el próximo Presidente de México continúe con la medida), lo ideal sería que la actual Legislatura del Congreso de la Unión reforme la Constitución y leyes secundarias para eliminar a los diputados y senadores plurinominales, así como a los senadores de primera minoría.

De modo tal que en las elecciones del 2018 solo se elijan 300 diputados de mayoría relativa y 64 senadores por el mismo principio.

Están a tiempo. A finales de junio vence el plazo constitucional para hacer y publicar reformas electorales aplicables al proceso electoral federal siguiente: Son 90 días antes del inicio de dicho proceso.

¿Y LOS OAXAQUEÑOS?

Las y los diputados federales y senadores oaxaqueños han hecho mutis ante la crisis. Bueno, los de oposición al PRI han salido a fijar posicionamiento frente al “gasolinazo”; sin embargo, nada han dicho en relación a su excesiva dieta, bonos, gastos médicos mayores, ayuda para gestión social y para asistencia legislativa, ayuda para despensa, viáticos, gasolina, etc.

Es más, Karina Barón Ortiz (PRD  ¿O PT?) anda encabezando movimientos para promover amparos contra el “gasolinazo”. Y de manera incongruente luego aparece en reuniones de organizaciones sociales en la Secretaría General de Gobierno… ¿reuniones para gestionar recursos u obras? Los recursos de la entidad salen del IEPS cargado a las gasolinas y diésel.

Poses electorales, nada más.

Otra incongruencia: Son ya conocidos los montos millonarios anuales que reciben los diputados federales, cuya dieta les queda libre, pues tienen ayuda para gestión social. Sin embargo, hay diputados cuya gestión es dudosa. ¿Se quedarán con los recursos?

Hace unos días, en Twitter ventanearon “al diputado federal de Tuxtepec” que no quiso ayudar al diputado juvenil con un boleto de avión para ir a la Ciudad de México. ¿Qué tal?

rosyrama@hotmail.com