Desastres naturales, como ‘anillo al dedo’ rumbo a la revocación y gubernaturas

Ciertamente, tal como lo dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, en sexenios pasados el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) era todo un “barril sin fondo”.  

Y no solamente porque en cada emergencia se hacían compras sin licitación de despensas, cobijas, palas, carretillas y una diversidad de artículos, entonces “se robaban” miles de millones de pesos, como refirió el mandatario.  

Ah, no, sino también porque la entrega de productos se hacía con fines político-electorales. 

Al entintado reparto le entraban gobiernos estatales y municipales, diputados federales y locales, y organizaciones sociales; además de aspirantes a todo cargo de elección popular cuando los desastres ocurrían en la proximidad de procesos electorales o durante estos. 

Pero llegó el Gobierno Federal de la “Cuarta Transformación”, encabezado por AMLO, y diciendo “basta”, eliminó el Fonden, y a su modo a continuado apoyando a la población en desastres naturales: Sismos, inundaciones, incendios, etc.  

¡A su modo! ¿Y cuál es la diferencia? Pues según se entiende ahora las compras se hacen con la licitación correspondiente y los apoyos los entrega directamente el Gobierno Federal. Un solo Santa Claus en emergencias.  

Lo que sí no cambia, al parecer, es el tinte político electoral. ¿O no? En épocas electivas los desastres naturales han caído como anillo al dedo para diversos actores políticos. Ahora hasta en el contexto del proceso de revocación del mandato del Presidente de la República.  

¿O a poco nuestro presidente AMLO se quitará la tentación del proselitismo cuando socorra a los damnificados por las intensas lluvias en distintas entidades del país, como por ejemplo de Hidalgo, que hasta el momento parece el estado más afectado?  

Y también hay afectaciones en localidades del Estado de México, Oaxaca, Guadalajara, Nayarit, y otras situadas sobre el borde del Pacífico y el Golfo de México. 

Otra carambola de dos bandas: Hacer proselitismo para sí mismo y de paso en beneficio de Morena rumbo a la elección de las gubernaturas 2022 precisamente de Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas, Durango y Aguascalientes; y rumbo a la sucesión local 2023 en Estado de México y Coahuila.  

La mayoría de tales entidades federativas tienen una ubicación geográfica que las hace muy vulnerables frente a fenómenos naturales.  

En fin, puede que el presidente AMLO no tenga el avieso ánimo de la manipulación de los apoyos en emergencias con fines electorales. Habría que concederle el beneficio de la duda, aun cuando prácticamente estamos en la víspera de los tiempos para el proceso de revocación de mandato y cuando ya empiezan algunos de los procesos electivos locales. 

Pero así como para ‘abrir boca’, el mandatario nacional acaba de informar que el Gobierno Federal, que él encabeza, continuará las labores de auxilio y el otorgamiento de apoyos directos a la población afectada por la inundación en Tula, Hidalgo. 

Y también, dijo, “se va a ayudar y también en Ecatepec, Estado de México y en el Pacífico…” 

Ah, todo haciendo la aclaración de que la ayuda será de manera directa a las familias damnificadas a través del Ejército y la Secretaría de Marina. 

En ese contexto, puntualizó: “Ahora se hace un censo casa por casa. (…) Y luego un apoyo económico. Va bajando el agua y a limpiar las casas, a desinfectarlas, a pintarlas, de acuerdo al censo, a cada familia. Y luego los electrodomésticos. Yo les aseguro que nunca se habían entregado tantas estufas, refrigeradores, colchones a la gente afectada por inundaciones, jamás”. 

¿Qué tal?  Como anillo al dedo, ¿no? 

Por cierto, por qué los gobiernos usan las palabras “apoyo”, “ayuda”, cuando no se trata de una limosna a la población damnificada, sino de una acción obligatoria del gobierno. 

En fin, la atención a los desastres naturales y población damnificada debería ser libre de todo tinte político electoral, sea cual sea el partido en el poder federal, estatal y municipal. 

MÁS APOYOS DIRECTOS 

A propósito de los desastres naturales, pues el Gobierno Federal, a través del Secretario de Bienestar, anunció que entregará apoyos de hasta 35 mil pesos a familias afectadas por el huracán Grace, que dejó daños en los estados de Veracruz, Puebla e Hidalgo. Según que ya se realizó un censo casa por casa para identificar a personas damnificadas, resultando censadas 101 mil 983 viviendas en 3 mil 703 localidades de los 149 municipios de tales entidades federativas. 

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: foto en portada: Presidencia*