Derrota de Morena… ¿preludio rumbo a la gubernatura?

La derrota o la victoria electoral siempre es multifactorial, de tiempos y de circunstancias; que cambian de elección a elección; de una a otra la correlación de fuerzas es distinta. 

Pero sin duda, la elección que mejor rebela la realidad de una derrota o de una victoria es la municipal; aunque tampoco es la regla. Pero sobre la misma es posible sacar conclusiones y hacer proyecciones sobre el futuro de un partido político o la suerte de una elección a un cargo de elección popular de más envergadura. Por ejemplo, la gubernatura. 

Y valga la comparación, porque la gubernatura es la elección madre donde las fuerzas políticas le echan toda la carne al asador. En cambio, puede no importarles una elección municipal, aunque debería porque es la más cercana a la ciudadanía, es el pulso electoral y, además, es una demarcación bien definida de electores. 

¿A qué viene el contexto anterior? 

A que este domingo hubo elecciones extraordinarias en siete municipios de Oaxaca, que en número pueden resultar insignificantes porque la entidad tiene 570 (153 de sistemas de partidos políticos y 417 de sistemas normativos indígenas), pero cualitativamente tienen su significado en términos políticos y económicos. 

¿Y saben qué? Morena solo ganó uno de los 7 municipios: Santiago Laollaga, según el Programa de Resultados Preliminares (PREP) del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO); en este municipio el candidato morenista Felipe Benítez Domínguez obtuvo mil 315. 

Ganó, pero a riesgo de que algún actor político pida la nulidad de la votación por alguna razón legal en la cual encuadre el sui géneris resultados: 5 votos para Viviana Espinosa Ríos candidata común del PRI-PRD y 4 votos para Ydalia Petriz Ramírez del PES. Igual y es real. 

En fin, para ser Morena el partido con la más alta preferencia electoral en la entidad, es como para que hubiese arrasado en los seis municipios de régimen de partido donde hubo elecciones extraordinarias este domingo 27 de marzo:  Chahuites, Reforma de Pineda, San Pablo Villa de Mitla, Santa Cruz Xoxocotlán, Santa María Mixtequilla, Santa María Xadani y Santiago Laollaga. 

Pero no fue así. Incluso, en algunos Morena quedó muy lejos del segundo sitio. Mejor el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) ganó 4 municipios según el PREP: Chahuites, Reforma de Pineda, Santa María Mixtequilla y Santa María Xadani. Y bien, con holgado margen.  

¿Y saben qué? Esos cuatro municipios se encuentran en el Istmo de Tehuantepec (además de Santiago Laollaga); la región de los proyectos de envergadura del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador: El corredor interoceánico y demás.  ¿Será alguna premonición? ¿Una estrategia? 

San Pablo Villa de Mitla, municipio localizado a unos 50 kilómetros de la capital oaxaqueñavenía de ser gobernado consecutivamente dos trienios por el PVEM; la elección ordinaria la ganó el PRI, pero le fue anulada por rebase del tope de gastos de campaña por parte del candidato. Ahora, la extraordinaria la ganó Luis Armando Olivera López PAN-Panal con 3 mil 387 votos, contra Wilmer Sosa García del PRI-PRD con mil 207 votos. 

En dicho municipio, Morena se fue al tercer sitio, compitiendo solo. De hecho, en la mayoría de los 7 municipios compitió solo en las elecciones extraordinarias de este domingo. 

Solamente en Santa Cruz Xoxocotlán, Morena participó en candidatura común con el PT, el PVEM y el partido local (Unidad Popular), pero perdió por más de 3 mil votos de diferencia. Y en la elección ordinaria, Morena participó solo ganando con una ventaja de más de 700 votos. En ambos comicios llevó a la misma candidata: Tania López López. 

De los 7 municipios, éste era la joya de la corona, porque es conurbado a la capital oaxaqueña y por su importancia política, electoral y económica; es uno con más electorado y donde se asientan centros comerciales. 

Y lo ganó el candidato común del PAN-PRI-PRD-Panal, Inocente Castellanos Alejos, quien obtuvo 19 mil 066 votos, contra 16 mil 060 votos de Tania; él, en la ordinaria fue candidato de Fuerza por México. 

¿Qué pasó? ¿Por qué Morena perdió la joya de la corona? La derrota es multifactorial, pero revisando a vuelo de pájaro los resultados de las elecciones ordinaria y extraordinaria, en ésta dejaron de votar más de 2 mil morenistas que sí votaron en aquella; igual disminución de votos registraron los partidos aliados. 

En cambio, Inocente Castellanos al parecer conservó los votos obtenidos en la ordinaria vía Fuerza por México, a los cuales se le sumaron los votos del PAN-PRI-PRD-Panal. Falta ver si los dos mil votos morenistas se fueron con él. 

PRELUDIO: 

Es aventurado suponer que por la derrota de Morena en la mayoría de los municipios con elección extraordinaria en Oaxaca (apenas 7), sea como un preludio rumbo a las elecciónes a la gubernatura de junio próximo. 

Sin embargo, en política nada está escrito. Y quizá un buen susto sí le puedan meter a Morena los partidos opositores. Es más, los rivales internos.  

Porque es evidente que en las elecciones municipales extraordinarias, no salieron a votar todos los morenistas. Entonces, uno de los dos grupos internos no movió un solo elector.  

Y los partidos aliados tampoco jugaron todas sus canicas. 

Incluyendo al PRI, ¿estarán probando qué pasaría en la elección a la gubernatura si el voto de Morena y aliados se pulveriza o se inmoviliza? 

Ah, pero aquí contará el factor AMLO, a quien, por cierto, puede irle no también en la jornada de revocación de mandato (o ratificación de mandato) donde los morenistas sigan con sus divisiones internas.  

rosyrama@hotmail.com 

*Nota del editor: foto en portada: @mario_delgado*