El conflicto por venir: ¿La CNTE vs AMLO?

Distinto a lo esperado, los días previos a la elección concurrente del 1 de julio pasado se respiró cierta tranquilidad en la mayor parte del país en cuanto a las acciones de las secciones adheridas a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Levantaron su plantón tanto en la Ciudad de México como en las entidades donde operan como Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Michoacán, y se fueron a sus comunidades según a concluir ciclo escolar, pero más bien parecía un repliegue táctico electoral.

Se preparaban para accionar el voto a favor del entonces candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES), Andrés Manuel López Obrador. Aunque las dirigencias sindicales dijeron que los maestros de la CNTE votarían libremente.

¿Ocurrió así? Parece que no. Tiene otra lectura el voto masivo a favor de AMLO y de los candidatos y candidatas de la coalición, la cual, por cierto, postuló a varios profesores a los distintos cargos de elección popular y ganaron.

El silencio previo y posterior a la jornada electoral de las secciones de la CNTE, el cese de su accionar violento, resultó muy extraño. Hasta parecía que el punto de la negociación con los gobiernos federal y locales fue no meter las manos a favor del PRI.

En otras palabras, algo así como pedir rendirse y entregar el poder sin problemas.

En fin, que una vez conocidos los resultados de las elecciones más grandes y más competidas del país (donde junto con los comicios federales concurrieron locales de 31 entidades federativas), la CNTE se mantuvo inmóvil. Claro, triunfó su gallo: AMLO.

Además  la coalición “Juntos Haremos Historia” prácticamente arrasó con cargos al Congreso de la Unión, a Congresos Locales, gubernaturas y ayuntamientos, con sus excepciones.

Por lo tanto, los maestros de la Coordinadora se quedaron sin materia electoral para protestar. Y claro, los mexicanos hemos estado muy contentos sin sus movilizaciones. Eso sí, quién sabe hasta cuándo.

Quizá pronto los veamos nuevamente en las calles, en las plazas públicas, en los cruceros de grandes ciudades, en carreteras principales, etcétera.

Porque quizá pronto termine la luna de miel entre la CNTE y el ahora Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador, así como con las y los legisladores del Congreso de la Unión, en cuya cancha queda realmente la abrogación de la Reforma Educativa.

El 1º de septiembre ya entran las y los nuevos diputados federales y senadores, y la próxima semana inicia el ciclo escolar, con lo cual regresan a clases los maestros de todos los niveles educativos.

Bueno, regresar a clases es un decir, porque los de la CNTE pueden regresar más bien a la movilización como una forma de presionar al Congreso de la Unión a dar reversa a la Reforma Educativa, y de obligar a los Congresos Locales a aprobar una ley estatal educativa a modo de la Coordinadora.

Es más, como para ir calentando el ambiente, ya anunciaron que no seguirán el calendario escolar de la Secretaría de Educación Pública. Incluso, han hablado con Esteban Moctezuma Barragán para que cuando asuma la titularidad de esta dependencia, proceda en consecuencia.

Así las cosas, según parece los profesores de la CNTE retomarán las movilizaciones para que AMLO y los legisladores emanados de la coalición “Juntos Haremos Historia” les cumplan la promesa de abrogar la Reforma Educativa.

No quieren reforma a la reforma, quieren abrogación.

Volverán a las andadas, salvo que López Obrador o los líderes de los grupos parlamentarios de los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES) hablen con los profes y lleguen a algún acuerdo, antes de que destrocen el país, empezando por las entidades donde influye la Coordinadora.

¿Podrá AMLO con profesores? En todo caso, ¿veremos a la CNTE contra AMLO en una lucha sin cuartel? Y como tras recibir la constancia como Presidente Electo, prometió aplicar el Estado de Derecho, estará en veremos si deja a los profes realizar movilizaciones incendiarias.

CASO OAXACA, EN RIESGO

Oaxaca es una de las entidades con mucha influencia de la CNTE mediante la combativa Sección 22, la cual no ha quitado el dedo del renglón en la abrogación de la Reforma Educativa.

Y a la par exigen el reconocimiento del Plan para la Transformación de la Educación de Oaxaca (PTEO), que sustituye a la reforma. De hecho, los profes de la Coordinadora ya lo aplican.

Por ejemplo, al Plan deben sujetarse para poder ser avalados por la gremial como docentes.

En ese contexto cabe preguntar: ¿Qué va a pasar en Oaxaca? ¿Volverán las cruentas movilizaciones hasta conseguir el reconocimiento legal del PTEO?

A mediados de noviembre próximo, entra la nueva Legislatura Local en la cual harán mayoría los diputados y diputadas que emanaron de Morena, del PT y del PES, y juntos podrán hacer reformas constitucionales y legales.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del Editor: Foto: lopezobrador.org.mx*