Cofepris, IMSS, Oaxaca y Susana… COVID-19

Especialistas mexicanos en materia de medicina, aseguran ser efectivo el uso de plasma para curar pacientes contagiados de COVID-19.

Se usa el plasma, han explicado, de personas que consiguieron vencer la enfermedad y el de personas asintomáticas (contagiadas pero sin presentar ningún síntoma).

Sin embargo, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) se ha opuesto, como ha ocurrido en un hospital privado de la Ciudad de México.

Caso similar de cuando la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) se dio a la tarea de clausurar servicios de laboratorios privados que venían haciendo la prueba COVID-19.

¿Por qué? El argumento ha sido falta de regularización técnica, o el permiso o autorización sanitaria correspondiente tanto para el uso de plasma como para hacer la prueba de contagiados por el coronavirus.

Quizá. Y es mejor creerlo así, a que exista la aviesa intención de estar maquinando un plan para elaborar y patentar medicamento a base de plasma para el tratamiento de pacientes enfermos de COVID-19. ¿Por eso la negativa al uso del plasma?

El plasma de personas que consiguieron superar la infección o de asintomáticas, contiene una especie de anticuerpos, que puede ayudar a pacientes, sobre todo aquellos sin afectaciones severas por enfermedades crónicas degenerativas.

La medicina es un negocio. Pero no de médicos, especialmente con vocación de servicio; sino siempre ha sido un negocio de servidores públicos y de algunos laboratorios; o aquellos establecen el suyo propio o se coluden para ir a partes iguales.

¿La Cuarta Transformación es la excepción? Quién sabe.

Lo que sí es que en la comunidad médica permea un sentimiento de enojo, de impotencia, porque no pueden recurrir a la técnica del plasma para intentar salvar vidas cuando ha funcionado, y representa una alternativa ante la inexistencia de una vacuna.

Pero las instituciones permiten recurrir a medicina tradicional cuando prácticamente resulta imposible curar así el COVID-19. ¿O alguien ha encontrado el remedio?

La comunidad médica también está molesta porque en ocasiones el presidente Andrés Manuel López Obrador tasa a médicos por igual como hacedores de negocios. Pero quienes comercian con la medicina, medicamentos y con la vida, generalmente son personas incrustadas en el poder o relacionadas con éste.

IMSS, CAMPAÑA DE DONACIÓN DE SANGRE

Ayer, el Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, vía un video en Twitter dio a conocer que la institución iniciará este lunes una campaña para promover la donación de sangre.

Escribió: Por la pandemia, la donación ha disminuido. Los bancos NO se ubican en hospitales y tienen todas las medidas para evitar contagios. Ubica el tuyo: http://bit.ly/BancosDeSangreIMSS … “

Y explica: “Desde que empezó la pandemia, la donación en nuestros bancos ha disminuido en un 60 por ciento. Necesitamos sangre para todos los otros padecimientos que siguen ocurriendo, además del coronavirus”.

Y días antes subió el siguiente tuit: @zoerobledo La Sra. Hortensia, de 65 años, madre de 5 hijos y con 11 nietos, vence al #COVIDー19 con transfusión de plasma de pacientes recuperados, en el Centro Médico Nacional La Raza.

“¡Invitamos a personas recuperadas de #COVID19 a donar plasma y ayudar a más pacientes!#DonaPlasma “

Relacionando los dos tuits, caben las siguientes preguntas:

¿En serio la donación de sangre ha disminuido un 60% en los bancos del IMSS desde que empezó la pandemia?

Amén de ser cierto, ¿no será que la campaña de donación va más enfocada a recabar sangre para aplicarla a la técnica del plasma?

Entonces, ¿por qué no permitir a todos los hospitales públicos y privados hacer transfusiones de plasma?

Y última: ¿La sangre donada al IMSS puede ser comercializada para negocios de plasma?

Solamente son preguntas.

OAXACA, PRÁCTICAMENTE SIN CAMAS COVID-19

Aun cuando en Oaxaca se encuentran 203 de los 269 “municipios de la esperanza” del país, que son los que están libres de COVID-19, la mayoría de los hospitales destinados a la atención de pacientes contagiados están prácticamente saturados.

Por ejemplo, el Hospital Regional de Alta Especialidad, localizado en un municipio conurbado a la capital oaxaqueña, y algunos del Istmo de Tehuantepec. 

Ya no hay camas, lo cual significa que no hay respiradores, pues de nada sirve la existencia de camas sin el equipo adecuado para atender pacientes contagiados por el coronavirus.

Aunado a ello, se ha dado la renuncia de médicos en otros hospitales ante la falta de pago de sus sueldos; en estos casos de nada sirve la infraestructura sin el personal humano para atender a los enfermos, es como un campo de batalla sin soldados.

Y además, en diferentes hospitales el personal médico empieza a infectarse de COVID-19.

¿Qué hacer cuando por un lado existe falta de recursos, pero también sentido común por parte de los tres niveles de gobierno? ¿Y cuando por otra parte falta cultura sanitaria en la población?

SUSANA HARP

Susana Harp Iturribarría ya anda cumpliendo cabalmente con su misión como Delegada Especial del Gobierno Federal en Oaxaca para atender la contingencia sanitaria COVID-19.

Por ejemplo, se ha reunido, vía conferencias y presencialmente también, con diputados federales y locales, con senadores, con el Secretario de Salud, Donato Casas Escamilla, y con personal de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Pero en cuanto a su nueva función hay una duda: ¿Ya solicitó licencia al Senado? ¿O no es Delegada del Gobierno Federal? Porque la ley prohíbe desempeñar cargo público y cargo de elección popular al mismo tiempo.

Buscamos en la página del Senado, pero solamente encontramos iniciativas y proposiciones en la agenda de la Comisión Permanente. Sin embargo, comentan que mandó su solicitud de licencia al cargo de senadora a finales de la semana pasada, pero ésta no ha sido aprobada porque no ha habido sesión. 

¿O ya fue aprobada? ¿Cuándo? ¿O no necesita licencia? ¿Puede ejercer ambos cargos al mismo tiempo?

Una cosas es solicitar la licencia, y otra cosa es la autorización de la misma; hecho y formalidad.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: foto en portada: BTU*