“Alito”, la operación cicatriz y Eviel

Tiene razón René Juárez Cisneros cuando ha dicho que “la nueva dirigencia nacional (del PRI) que surge de un proceso democrático tiene, entre otras cosas, la obligación de incluir y de llamar a todos a la unidad que es fundamental y hoy es una necesidad en el partido.”

Así que Alejandro Moreno Cárdenas debe conciliar con todas las expresiones internas, apapachar a las vacas sagradas, dar la insoslayable importancia a la base, atender de manera especial a la oposición interna y hacer un amplísimo llamado a la unidad priista.

Producto de “actas embarazadas” o no, “Alito” es el pastor del rebaño, entonces tendrá que ir hasta el último rincón del país en busca de las ovejas que aún no lo reconocen y que por lo mismo buscan otro camino; deberá curar las heridas de aquellas lastimadas y calmar el desasosiego de las abandonadas.

Claro, si acaso quiere legitimarse y trascender como el dirigente nacional que revivió al PRI con su única fortaleza: La militancia.

Y entiéndase como aquella formada en las filas del partido, en la brega, desde abajo, no solo la estirpe nacida en pañales de seda y cuya militancia es vista como derecho sangre; son herederos que llegan al partido a vivir de él y se instalan cómodamente sin tener la menor idea de política, ni de administración pública.

Vaya, los militantes fifís se creen políticos porque son hijos de políticos. Pero seguramente no conocen siquiera el contenido de los documentos básicos del PRI: Declaración de Principios, Estatutos y Programa de Acción. No tienen doctrina ni valores partidarios, solo frívolos títulos de Harvard o de las mejores instituciones educativas de México.

Ja. Y ahora, tratando de quedar bien con el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, los priistas fifís lo mismo llenan auditorios para alabar al jefe político de Morena. Ya no se sabe si son militantes del PRI o empiezan a mutar a morenistas.

En fin, retomando el tema: Moreno Cárdenas debe llamar a la unidad, como bien dice Juárez Cisneros. Pero no solo hacer el llamado, sino construir la unidad; procurarla.

Y para hacer posible la unidad priista, para devolverle su fortaleza al partido, uno de los factores será practicar una política interna incluyente.

En otras palabras, “Alito” debe incluir en su Comité Ejecutivo Nacional a representantes de las distintas expresiones internas y combinar juventud con experiencia; necesita de cuadros con conocimiento de la realidad del país para emprender una política en materia de desarrollo social que compita con la estrategia de Morena.

¿Qué no hay dinero en el PRI? Bueno, alcanzaría un poco más si en el Comité Ejecutivo Nacional prescinden de los inútiles secretarios adjuntos, de la compra de autos de lujo y de gastos innecesarios. Además, los militantes deben de pagar las cuotas respectivas, empezando por los dirigentes. 

Si tanto amor al partido le tiene “Alito”, bueno que done a la causa una de sus casitas blancas. El PRI le ha dado eso y más, entonces en justicia debería retribuirlo. Sería como quitarle un pelo a un gato.

Sí, es una idea descabellada. Sin embargo, en tiempos de crisis bien valen la pena los sacrificios. Júrenlo que pasando la charola a los priistas pudientes, el PRI  conseguiría hacer una bolsa de dinero para financiar su crecimiento.

Las aportaciones están permitidas; claro, dentro de los límites establecidos en la propia Ley General de Partidos Políticos. Mmm, bueno quizá una casita blanca rebase lo permitido, pero “Alito” puede desprenderse de un bien menor.

No lo tomen a guasa. Aunque, ciertamente suena a utopía y da risa; sería tanto como arrancarle un suspiro al viento y un grito al silencio.

Sin embargo, fíjense cómo ideas descabelladas le han funcionado a AMLO cuando menos mediáticamente. ¿Por qué el PRI no recurre a la misma estrategia?

 En fin, a ver qué pasa con el Revolucionario Institucional, si revive o de plano lo cafeteamos como resultado de la próxima elección constitucional intermedia: La del 2021.

¿Y CUÁNDO EL CEN?

Bueno, “Alito” y Carolina Viggiano ya asumieron el cargo de presidente y secretaria general del Comité Ejecutivo Nacional de PRI, ya se reunieron con los líderes de las cámaras del Congreso de la Unión, están en la entrega-recepción y entendemos que también se reunirán con liderazgos internos.

Pero ¿y cuándo dan a conocer la integración del CEN? ¿O no van a renovar las secretarías? ¿Tampoco los sectores y organizaciones? Los priistas entienden que sí, que seguramente ocurrirá en los meses subsiguientes de aquí a diciembre o a principios de año.

Eso sí, deben darse prisa porque el año electoral para las elecciones del 2021 empieza en el 2020, entonces si van a paso de tortuga no les dará tiempo de integrar y aceitar estructuras.

EVIEL

A propósito del CEN del PRI y del aceite de estructuras, en los corrillos priistas suena el nombre del oaxaqueño Eviel Pérez Magaña como prospecto para incorporarse al equipo de “Alito”, de quien coordinó parte de su campaña a la dirigencia nacional priista en Oaxaca.

Y vaya que le dio resultados: Oaxaca fue la segunda entidad, después del Estado de México, en darle más votos a “Alito”. Claro, tampoco nada se hubiera movido sin la voluntad y la operación política del jefe político de los priistas locales, Alejandro Murat Hinojosa.

También sin el colmillo retorcido de José Murat Casab; que será todo lo malo e implacable, pero en la operación política nadie le gana.

En fin, retomando el tema: Dicen que Eviel hizo amistad con “Alito” cuando éste fue líder de la juventud priista. Y después, entre ambos hubo un trato de Secretario de Desarrollo Social y Gobernador de Campeche.

Por cierto, como funcionario federal Eviel seguramente recorrió todo el país y tiene muy clara la estrategia de política social, aun cuando solo haya estado apenas ocho meses como Secretario de Estado.

Sería un cuadro de aporte a la dirigencia nacional de “Alito”. ¿Dónde? ¿En el CEN? ¿Al frente de algún sector u organización priista? Eso sí, solo el campechano lo sabe, en su caso.

 Incluso, Eviel sale entre los priistas mejor posicionados en Oaxaca para dirigir el PRI estatal, como resultado de una encuesta levantada por Consulta Mitofsky.

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: Foto: pri.org.mx*