Alejandro Murat prepara su salida

Alejandro Murat Hinojosa prepara su salida. Y es lógico, lo hace cualquier mandatario en la recta final de su sexenio, o en la víspera de renunciar al mandato en el último año de la administración como una acción planeada con antelación. 

Cualquiera que sea el caso, el gobernador de Oaxaca prepara su salida a punto de rendir su quinto informe sobre la situación que guarda la administración pública estatal a su cargo desde el primero de diciembre de 2016.  

Ya se encuentra a menos de dos meses de iniciar el último año del sexenio. ¿Lo terminará? No lo ha dicho directamente. Pero personas cercanas a él dicen que sí. Otros creen que no, y apuestan a que se va al gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador, o a la dirigencia nacional del PRI en sustitución de su tocayo Alejandro Moreno Cárdenas. 

Quizá la duda la despeje en el mensaje político de su quinto informe. Por lo pronto, ya empieza a enviar mensajes sobre su salida. 

50% DE MUJERES EN EL GABINETE… ¿Y YA PARA QUÉ? 

Hace algunos días, Alejandro Murat anunció un pronto ajuste a su gabinete para hacerlo paritario: 50% hombres y 50% mujeres; ellas en posiciones estratégicas. 

Un poco tardecito, ¿no? La reforma de la paridad en todo data de 2019. Claro, nunca es tarde para saldar la deuda histórica con las mujeres.  

Sin embargo, ¿hasta dónde puede representar una acción benéfica para las mujeres al incorporarlas al gabinete “en posiciones estratégicas” en el último año del sexenio?  

Vaya, serán quienes cierren la administración en la dependencia que corresponda, las que respondan del manejo presupuestal de ¿uno, dos, tres o los seis años?, las que correrán el riesgo de ser sujetas a procesos administrativos o judiciales. ¿O no? 

Además, generalmente en el último año de la administración prácticamente se paralizan las acciones de gobierno por falta de recursos, y quien sabe por qué, pues de todos modos el Congreso Federal asigna presupuesto a las entidades federativas.  

Entonces, el 50% de mujeres en el gabinete de Alejandro Murat ejercerían la función atadas de manos porque no tendrían presupuesto o por lo menos no el suficiente para ejecutar programas y acciones; acaso solamente para concluir lo empezado. 

A menos de que Alejandro Murat sea de los políticos previsores que suelen echar la casa por la ventana al concluir un mandato, no solo en cumplimento de las promesas contraídas en campaña, sino para hacer notar la fuerza de su gobierno, su presencia, interna y externamente para efectos del futuro inmediato. 

MÁS AJUSTES  

Sin embargo, cuando se empieza a hablar de ajustes, el presupuesto escasea. 

Precisamente este domingo, a través de un video-mensaje, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa dio conocer haber tomado la decisión de hacer ajustes estratégicos en más de 300 plazas de trabajo de 44 dependencias y entidades del poder ejecutivo del Estado; lo que significaría un ahorro anual a las finanzas públicas de más de 123 millones de pesos. 

No dio más detalles sobre el ahorro. Se supone que corresponde a dinero que no se puede gastar porque no se tiene, por eso los “ajustes estratégicos”, los cuales, sin mayor precisión, dijo que “se ajustaron posiciones y se hicieron las fusiones necesarias en las estructuras orgánicas de entidades y dependencias de la administración pública”. 

Respetando estructuras esenciales, según se informó. 

No precisó si tales ajustes incluyen la plantilla de empleados contratados en administraciones anteriores por los Servicios de Salud de Oaxaca sin contar con presupuesto para sus sueldos, por lo cual tomaban dinero de las obligaciones fiscales y laborales, situación que generó una deuda millonaria con el SAT y con el ISSSTE. 

DEUDA   

En los últimos dos meses, el gobierno de Alejandro Murat ha venido socializando la deuda pública que recibió de la administración de Gabino Cué Monteagudo, y en qué condiciones prevé dejarla al final de su sexenio. 

En resumen, se ha dicho que al término de la administración de Murat Hinojosa la deuda total será de 18 mil 480 millones de pesos, ya no de casi 30 mil como la heredó, lo cual representa una reducción del 37%. 

LA SUCESIÓN Y LA ENTREGA 

Alejandro Murat sabe que la persona que lo suceda en la gubernatura, será la que postule Morena… mejor dicho, quien sutilmente sugiera el presidente López Obrador, quien en Oaxaca tiene la fuerza electoral, además la relación con el actual mandatario estatal. 

Así que, según la percepción, prepara la entrega de la administración con los menores problemas posibles. Vendrá un gobernador o gobernadora lopezobradorista, entonces entregar malas cuentas representaría un alto costo político al mandatario saliente. 

Amén del profundo amor que pueda sentir por su partido, el Revolucionario Institucional, Alejandro Murat ya ni siquiera podría intentar el triunfo en 2022 porque como jefe político del priismo oaxaqueño se rindió hace mucho tiempo. ¿O no? 

rosyrama@hotmail.com

*Nota del editor: imagen en portada: captura de pantalla*