Calle Melancolía

por Oscar Arturo Medina Castelán

Ahora tú eres la estrella

¡¡¡Show time!!! Perversas y perversos, lujuriosos todos, ya se dieron cuenta, llegó el fin de semana y nuevamente es largo (sin albur) es decir, de tres días, tiempo ideal para jugar al “eso me gustas, eso me das”, porque ¿saben?, yo al igual que ustedes ya estoy hasta el nabo de los corruptos, del trabajo y las responsabilidades.

Sexo público

No que no, sí que sí, ya volvimos a salir… El pasado viernes, que por cierto fue Santo, Calle Melancolía, no se publicó. Para aquellos que no lo saben (sí, ajá) los viernes este espacio se dedica al sexo… A ese sexo que se hace con enjundia, mordidas, saliva y sudor, pero sobre todo hablamos del sexo que hace que todos los lunes nos duelan zonas del cuerpo que no sabíamos que existían.

Lecturas y reflexiones de un sábado de gloria cualquiera

Y que detienen a Javier Duarte en Guatemala y no en Canadá, y en las redes sociales un conocido me dice… “Hermano, en verdad, en verdad os digo que me urge que nos ilumines con una reflexión sobre este caso”, y yo con cara de “chale” yo no fui el que resucitó el domingo, por qué debo tener una opinión al respecto.

La percepción de los políticos o lo irracional de su pensamiento

Lunes… Por su santa madre, ¿quién de mis dos lectores y tres fieles seguidoras sienten que les falta por lo menos una hora de sueño…? Pues yo sí… Noche de sábado estábamos… ¿comiendo rábanos? No, departiendo como dios manda con amigos y al son de varios whisquitos (Toño muchas gracias) y escuchando anécdotas taurinas (¿puede existir algo más padre?) y los del gobierno federal nos roban una hora de diversión o sueño so pretexto del horario de verano.

Indignado

El fin de semana llegó y la sociedad, la gente, el cuerpo, pero sobre todo la lujuria, lo saben…Sin embargo, antes de hablar del sexo, del sexo rico, de ese sexo que nos hace cerrar los ojos y decir “qué rico…sí quiero, sí merezco, de aquí soy” tengo que hacer una pausa, una dolorosa pausa.

Páginas

Suscribirse a RSS - Calle Melancolía