Calle Melancolía

por Oscar Arturo Medina Castelán

Del frío, besos y arrumacos

Madre santísima… (Qué forma de iniciar) no recuerdo tener que evocar a la madre santísima, antes de empezar un algo que tiene que ver con besos, sudores, piernas y senos, pero qué hacer, me estaré poniendo viejo (pensaría yo) de otra manera, ¿cómo explicar la necesidad de evocar a tan fina figura? porque después de tanto años de buen ateísmo, pues no voy a empezar ahora con actos de fe, cuando se pueden tener actos lujuriosos.

Una muerte tan, pero tan concurrida

En ocasiones debo reconocer que la vida es “una gran tía”… Después de 4 décadas, un lustro y dos años de vida, es justo decir que para este primero y dos de noviembre (Día de Muertos, Fieles Difuntos y Todos los Santos) tengo mucho que celebrar esencialmente porque tengo buenos recuerdos. Si bien extraño a mis muertos, todos y todas me dan motivo para celebrar sus vidas en lugar de llora sus ausencias.

Tiempo de pecas… Bendito sea Dios

Gracias a todos los dioses paganos por fin llegó el fin de semana… Es decir, cuando a escondidas -¿por qué las cosas más ricas son así?- en algún rincón de la Ciudad de México, Aguascalientes, Veracruz, Estado de México, Michoacán, Chihuahua, Constantinopla, España, Colombia o Hidalgo, alguien de falda corta, piernas largas, escote prodigioso o pezones sensibles lea esta columna, pues qué rico… ¿o no?

Ni una más

Iniciamos una semana más… Parece que fue ayer que empezaba el año y pasamos de los carnavales a la cuaresma, de celebrar a San Marcos, a la Noche de San Juan y ahora estamos comiendo pan de muerto y las tiendas ya nos bombardean con todo lo necesario para “que esta navidad sea inolvidable”… Chale, maldita sea la mercadotecnia.

Tócate

En ocasiones la vida es una gran “Tía” y nos regala “gustos”… Vamos, para que me entiendan, momentos y sensaciones… Cosas que nos hacen la vida más ligera, más rica… Más emocionante.

Páginas

Suscribirse a RSS - Calle Melancolía