Calle Melancolía

por Oscar Arturo Medina Castelán

Espérame tantito

Una ocasión alguien, un funcionario del gobierno del estado de Hidalgo, en los días en que el morador del Palacio de Cobián era el señor feudal por esas tierras y el ahora tlatoani estatal presumía de las bondades del Pulque, molesto me dijo ¿Quién te da derecho a cuestionarme?

Sexo y con excesos, suena imposible

Alabado sea el señor (con minúscula) de todos los cielos y de todos los paraísos, a pesar de los excesos, rumores y el regreso del “muerto viviente” Videgaray quien a la voz de Peña se levantó y andó… Anduvo, pendedelojodesanalejo… ok, anduvo, pero jura que se va a componer; al fin es viernes, el primer viernes del año, tiempo de nuevamente regresar a la sana costumbre de andar encuerados dándole gusto al cuerpo.

Falta tanto para decir “misión cumplida”

Pues bien no hay fecha que no llegue, ni plazo que no se cumpla. Es oficial, hoy en el momento en que usted fino caballero o recatada (que no retacada) señorita, en algún lugar entre los Grandes Lagos, los Pirineos, Tierra de Fuego, Bogotá, Zacatlán, Toluca o la Agrícola Oriental (ahí donde los perros van armados) se da un tiempo para la sana lectura de esta columna, inicia también el Maratón Guadalupe-Reyes.

Páginas

Suscribirse a RSS - Calle Melancolía