Y como cada año…

“…Ojalá que llueva café en el campo,
peinar un alto cerro de trigo y mapuey
bajar por la colina de arroz graneado
y continuar el arado con tu querer…”

Los Nahuas

Ok… Se dice, y con mucha sabiduría, que los lunes ni las gallinas ponen… Y la verdad inicio la semana en calidad de bulto por culpa de las elecciones.

Ciertamente, yo sé que mis tres lectoras esperaban el más sesudo análisis de la jornada electoral, pero, ¿saben?, escribir de esos “locos bajitos” no me apetece, en mucho porque a estas horas, ya sabremos quién ganó, quién perdió, quién va a ir a los tribunales pero sobre todo, cómo le pintarán los próximos dos años al señor ese que vive en la Residencia Oficial de los Pinos.

fiel_lectora_lluvia.jpg
Fiel lectora nos regala una imagen ideal para tenerla en la mente y en la piel,
sobre todo ahora que en las tardes la melancolía lo invade todo con ciento de gotas que con el pasar de los minutos se hace lluvia.

Además, seamos sinceros, en los www.loseditores.com.mx hay plumas mucho más enteradas del tema que este pobre fontanero de las letras, este trabajador de la tecla y que además le gusta trabajar con las teclas de alguna dama voluptuosa.

Así que, ahora el dilema es ¿de qué demonios vamos a redactar?

A qué buena pregunta… A ver, de niño…. Chale, ahora si ya llovió… Mmm, chin por mí pero ya me metí en un pleonasmo, porque justamente decía que de niño, me encantaban las tardes en las que el cielo se ponía gris y era menester estar dentro de casa mientras la lluvia (uf, cerca la bala, porque poner ya llovió cuando la lluvia es de lo más naco… Bueno yo me entiendo y si es de lo más naco) invadía el universo del jardín de la Quinta donde se desarrolló mi infancia.

Con los años, cuando joven, la lluvia se convirtió en un catalizador, una referencia que me lleva irremediablemente a la mujer… Obvio, a la mujer sin ropa, deseosa de ser lujuria, para ser más exactos, a la humedad de la mujer, esa que nace de la pasión y la bendita perversión, porque un día descubrí que no hay nada más bello, más rico…Más delicioso, que beber la humedad femenina en el manantial de su entrepierna.

Más tarde viví en la Sierra Tepehua, ahí descubrí que la lluvia es buena porque representa bonanza, cosecha de maíz, manzana, nueces, ciruelas, uvas… O sea, recursos para celebrar a Todos los Santos y los Fieles Difuntos, cerrar como cada año, desde el origen de los tiempos el ciclo agrícola, el ciclo de vida… De la madre tierra.

Sin embargo, también en la sierra como en la ciudad, descubrí que la visión un tanto (un mucho diría yo) romántica de las lluvias nada tiene que ver cuando la fuerza del agua destruye viviendas, historias, recuerdos.

Ya sea en la Tepehua o en el oriente de la ciudad es preocupante que cada año, se registran lluvias excepcionales, atípicas, extraordinarias, únicas, jamás vistas, y que cada año miles de familias pierden todo.

Algo que siempre me llama la curiosidad es saber por qué si llueve agua, vamos, entiendo que limpia, no potable, pero sí limpia, las casas se inundan con aguas negras.

En este México de las grandes reformas (si, ajá) los problemas reales como éste, que afecta por lo general a los que menos tienen, no es una prioridad. Si todos los años, sabemos que hay lluvias atípicas, ¿no sería una gran idea poner una solución definitiva?

A ver, para este gobierno que le gustan los diagnósticos, hay uno bien fácil, todos los años va a llover un chorro en diferentes puntos del país, ¿no sería también buena idea que evitara las inundaciones, mejor aún, si se pudiera llevar esa agua al norte, donde luego hace falta?

Además, si se lograra evitar que las lluvias fueran sinónimo de pérdidas, ups, el erario (que consté no puse público….jajaja) se ahorraría una lana en apoyos, rescates y reconstrucción. Pero tal parece, que al gobierno este tema simplemente no le interesa porque solo paliativos pone.

Hace unos años quedó listo el emisor oriente y las inundaciones siguen, diría la niña del Face, millones de pesos y siguen las inundaciones o sea, ¿qué pedo?

Bueno… Repito, ando en calidad de bulto, por lo que hasta aquí alcanzaron cuatro reales, ya saben, para reclamos airados queda medinaarturo@gmail.com o pueden dejar fotos sexosas en http://www.callemelancoliatgo.wordpress.com

Como todo columnista serio (si ajá) me pueden encontrar en @kolia25 en twitter y en http://www.facebook.com/kolia25.

Hasta la próxima, que según mi oráculo será el viernes…. O sea, viernes sexoso.