Viernes de reflexiones

“…Llegó con su espada de madera
y zapatos de payaso a comerse la ciudad.
Compró suerte en doña Manolita,
y al pasar por la Cibeles quiso sacarla a bailar…”

Joaquín Sabina

Este fin de semana es complicado, sabe usted, hay muchos temas en el aire, desde los más prosaicos y torpes como el gobierno de la T4 que va de tumbo en tumbo, mientras que muchos empezamos a preguntar ¿la economía, cuanto podrá soportar?

Sobre esto, los fatalistas –me sumo- dicen que es cuestión de meses, a lo mucho para el segundo semestre del año para que se vivan los primeros signos graves de colapso, pero los optimistas, confían en que el país pueda aguantar un par de años.

Lo cierto es que sea ahora o en unos años, todo parece indicar que López nos regresará a ese México olvidado por muchos y desconocidos por otros, por aquellos que nacieron después de 1990, que tuvo que aprender a vivir en crisis.

Verdad que no hace falta ser una gran analista, vamos, que ni siquiera un analista de bolsillo, de esos que se ponen afuera del Metro a escuchar problemas y dar soluciones ¿los han visto?

Son increíbles: un banquito, un huacal de escritorio y por una moneda escuchan todo lo que tengas que decir y si pueden te dan una solución, igual eso es lo de menos, el solo hecho de hablar, cómo ayuda.

51966166_10156720161749718_6526835626753392640_n.jpg
Y si de fieles lectoras se trata una de ellas nos regala un detalle hermoso de la Residencia Oficial de los Pinos. (Foto Fernanda Jiménez Iriarte)

Pero ya ven que dicen algunas (sí, algunas mujeres, sexo femenino) que luego divago, solo porque una vez me preguntaron si me gustaba el mole verde y conteste: “En Hidalgo, en la región Tepehua, hay un guiso que se llama pascal (no confundir con la unidad de presión atmosférica que equivale a un newton sobre la superficie de un metro cuadrado, ni mucho menos con Blaise Pascal, matemático, físico, teólogo católico, filósofo y escritor francés) de verdad que esas son cosas básica que no debería mencionar.

Pero en fin, les decía que el pascal es un platillo que conocí en Tulancingo, elaborado con carne de pollo o gallina, la cual se guisa en una salsa de ajonjolí con algún chile seco, en ocasiones se le agregan verduras en trozos.

También se le puede poner una salsa preparada con ajonjolí tostado y molido, chile piquín o ancho, masa de maíz y hierbabuena y para que tome cuerpo, así como de mujer madura que sabe lo que tiene, dónde lo tiene, pero sobre todo para que lo tiene; se le pone chayotes en trozo y puede espesarse con pepitas de calabaza y masa de maíz.

Por si esto fuera poco cada plato se sirve con un huevo cocido y la gente decente, la que sabe de mundo y vive en esa austeridad franciscana que busca el presidente López (es decir, no tenemos condominios en Houston) lo acompañamos con un buen vaso de pulque.

Para esto, la historia sale a colación… Así después de esa explicación las dos personas que me hicieron la pregunta con cara de ¿what…? Volvieron a cuestionarme, ¿te gusta el mole verde?, y solo di “sí o no”. Vamos, que me gusta el mole verde porque se parece al pascal, pues, ¿qué no entienden?

Pero a ver, al inicio de esta calle decía que es un fin de semana complicado porque hay muchos temas en el aire, uno de ellos es que el miércoles se celebró el Día Mundial de la Radio, por supuesto tengo muchos amigos que desde la academia hablan de la importancia de este medio de comunicación y de su futuro, para algunos está condenado porque los jóvenes no escuchan radio y otros piensan que mientras los coches tengan uno hay futuro.

La verdad es que en mi muy particular punto de vista debatir en este momento sobre el futuro de la radio es una pérdida de tiempo porque se trata solo de especulaciones, de hechos que pueden que pase o no.

Sin embargo, debo confesar que dentro de mi práctica profesional los días más felices fueron en la radio, pese a que amo la prensa escrita, fue en una cabina donde aprendí de amigos, pero sobre todo, supe que el trabajo tiene que estar aderezado con humor.

En la prensa escrita, pero más en la radio, me atreví a realizar cosas que los jefes y la gente de la academia aseguran que no se deben hacer o no se pueden hacer, ¿y saben?, esos experimentos, esas aventuras y a veces esos regaños valieron la pena.

En mucho porque hice lo que se me dio la gana, pero también, y creo que ahí es lo importante, del otro lado del micro la gente que lo escuchó se sorprendió, aprendió  y quizás dijo “estos canijos ya andan de creativos”.

Anécdotas miles cuando Gonzalo en Formato 21 dijo a las seis de la mañana “Buenas Tardes…” una pequeña pausa y remató “Alemania, buenos días Ciudad de México” o aquella ocasión en que Román tocaba –a golpes- la puerta de la cabina gritando “abre soy tu mamá”.

Por supuesto en los anales de la radio quedo el día en que mi editora me dijo “ve y escucha que dijo Fidel Velázquez” y al regresar me preguntó para hacer la cabeza, “que dijo” y yo conteste “guaguagua-guaguagua,” se paró toda enojada (encabronada) entró a la cabina y luego de unos segundo salió y con cara de susto advirtió “efectivamente eso dice”.

La radio es fascinante, es bella, es quizás la madre de todos los medios porque se redacta y en cada párrafo se tiene que informar pero también permitir que el escucha deje volar su mente, por ello las crónicas, las notas de color son tan difíciles pero a la vez tan importantes, porque son las que provocan que una persona deje todo lo que hace para poner atención a lo que dices.

Para los que tenían la duda, este viejo reportero, fue iniciador de las señales por internet y en SMAD (que dios le otorgue su eterno descanso) un portal donde informábamos un grupo de jóvenes con alegría y sin censura.

Aquí me enteré que SMAD.net era una página porno y el nuestro era con la terminación .com; un día tuve que llevar un noticiero, luego colaboraba en otro y todavía la noche de viernes nos reuníamos para tomar el trago y transmitir la bohemia.

Esos días en SMAD fueron fundamentales para después tener mi “Enlace Serrano” mi noticiero en Fiesta Mexicana de Huachinango, Puebla, donde nota era desde una ejecución hasta una vaca muerta en la carretera.

Porque así es la radio en provincia el medio que llega donde la internet no lo hace y usted preguntará ¿por falta de cobertura?, no, realmente por falta de luz.

Por ello es importante bajarse de la nube de “soy el periodista intrépido que sabe de los temas del mundo” y dar las noticias que le afecta a la gente que se encuentra cerca de nosotros.

Esta lección la aprendí por supuesto después de estar en CNN Radio Noticias, donde me acostumbre a la sexy voz de Flavia Colombo y me encantaba hablar con conductores de otros países sobre lo que pasaba en México, sobre la última visita de Juan Pablo Segundo y la primera del papa alemán que años después renunció.

Lo bello de la radio es que permite bajarse del mundo para caer en la esencia de los medios que radica en informar sobre las cosas que a la gente le interesan o afectan, porque muchas de las notas que llenan espacios sobre lo que sucede en un pueblito de China, interesa a los chinos pero no a los tepehuas.

Claro en un mundo interconectado el frio en china puede ser una buena noticia para los productores de papa de la sierra.

Por eso amo la radio, porque en MVS tuve al mejor equipo de corresponsales, compañeros que con los años se hicieron amigos, amigos que con los años lograron ganarse un espacio en los diferentes medios del país y de los cuales me siento orgulloso, en mucho, porque me gusta pensar que algo les dejé.

La radio no la podría concebir sin los amigos: mi hermano Checo que ahora transmite desde algún lugar lejano en otra dimensión, Pepe, Román, Gonzalo, Chivis, Arturo García, por supuesto Guille, Charly, Elizabeth, Primo, Bolívar y tantos muchos más que, para evitar omisiones, pues omito seguir citando, perdonando por el pleonasmo.

Ahora bien, arriba decía que la columna de este fin de semana es complicada porque también, obvio, es posterior al día del amor con la amistad…. Ups creo que no es así, como sea, el saldo es de muchos soldados que cayeron en el cumplimiento del deber a los cuales encontró la madrugada con un estúpido oso de peluche y una botella, sentados en un camellón.

Otros partieron plaza y fueron dioses en la piel de otra persona, bien por ellos, algunos más, los ingenuos, para octubres nos estarán avisando que la vida les mandó una bendición… Que dios los perdone.

Como sea, el 14 de febreros, los restaurantes al tope, los uber en tarifa dinámica, los hoteles como gasolineras del 4T, con largas filas, (ya estaban pensando en la Yeikol, son unos perversos y diosito los está mirando, porque ya casi empieza la cuaresma) y la tarjeta de crédito sufriendo para no hacer quedar mal a su titular.

La duda ¿y lo periodísticos? Una derrama de 30 millones de pesos en solo unas horas, ojalá que esta práctica ¿del amor con la amistad…? No, la de San Valentín no sea calificada por AMLO como algo que “no es ilegal, pero si inmoral”.

Porque entonces sí, el presidente López y yo tendremos una verdadera y seria diferencia y la verdad es que yo, siendo mayor, respeto a mis mayores, porque no se vale pasarse de rosca con un “cabecita de algodón” y que no se ofenda, en mi tierra así se les dice con cariño a los ruquitos.

Ok…Dicho lo anterior, basta aclarar que hasta aquí alcanzaron seis grandes y amplios reales… Señoritas si es su interés unos tequilas junto con mi cámara queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda” con una copita de barro negro de mezcal, ponga algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces en twitter en el sitio @25kolia

Hasta la próxima que todo parece indicar, será el miércoles; ojalá, que como ustedes saben, significa Alá quiera.