De todo y de nada

“…Ella me dio las llaves de la ciudad prohibida
Yo, todo lo que tengo, que es nada, se lo di…”

Joaquín Sabina

¡¡¡¡Show time!!! Sí señor, de mirada coqueta y andar jacarandoso, señorita de piernas largas y falda corta, el fin de semana llegó, está aquí y es tiempo de relajarse y aflojar ¿las piernas?... Nooo, eso no, recuerden que según nuestro contrato colectivo (individual) de trabajo, Calle Melancolía es un espacio decente, vigilante de las buenas costumbres y los castos amores.

Lo que intentaba redactar, es que es tiempo de relajar el alma, tomarse una cervecita, una tostada de camarones, unas quesadillas de sesos o ya de perdis un buen huarache de bisteck, con par de huevos estrellados, pedacitos de suadero, mucha cebolla y un poco de queso.

img_5066.jpg
En ocasiones las fieles lectoras aparecen en los sitios menos pensados, por ejemplo, en el salón de eventos de la Lotería Nacional, mientras los gritones anuncian número y premios; quién pudiera tener el premio mayor.

La semana termina y como es común, el Presidente López (así se apellida, no es mi culpa que los complejos heráldicos no les guste) nos pasó a torcer el ánimo y el país; hace unos siete días el tema era su festival y el costo de susodicho evento.

Pero los nubarrones de una nueva crisis se acercaban; primero López dijo en entrevista a La Jornada, que si por él fuera desaparecería al Ejército, este comentario fue el último eslabón de una serie de ataques a las instituciones de la seguridad pública, entre ellos la Policía Federal, a la cual reiteradamente calificó de corrupta y podrida.

Seamos sinceros, el presidente no puede, por una parte, pedir a las fuerzas armadas que luchen contra el crimen organizado y la inseguridad y después criticarlos, el gobierno federal debe entender que después del Ejército, Marina y la Policía Federal, solo queda el crimen organizado.

El equipo de López busca que la Guardia Nacional se integre con el mando de los militares con lo mejor de la Policía Federal, para mandar a los otros, a las filas del desempleo o la delincuencia.

La idea –quizás- pudiera ser buena, si se estableciera una planeación que con respeto a los derechos humanos y laborales, garantizara un futuro digno para todos los integrantes de la Policía Federal, ya que sus elementos se encuentran en desventaja al tener que ser evaluados por militares, ya que los criterios no son iguales.

Sin embargo, lo dramático del asunto es que se necesita tener un IQ por debajo del huevo cocido para buscar enfrentar a militares con policías federales; los únicos ganadores, sin duda, son “los malos”, los delincuentes, esos que deberían ser la obsesión de López y no Peña, Calderón y Salinas.

Sin embargo, en medio de este drama que puede quedar como una anécdota más del sexenio o en algo mayor –ojalá y no- quien se llevó las palmas fue este muchacho, ¿Cómo se llama?.... Durazo ¿Arturo?, no, Alfonso, quien en su conferencia de prensa pidió a los quejosos policías federales que por favor, sino fuera mucha la molestia, pasaran a dejar en las oficinas de la dependencia las camionetas y armas de cargo que están bajo su custodia.

Diría mi abuela Soledad, la más ruda de la familia, para pinche el caso que le hicieron.

Pero en fin, debemos acostúmbranos a que cada semana el López nos regala un nuevo escándalo para olvidar el de la semana pasada o para ocultar alguna maroma legislativa que busca convertir la democracia en dictadura.

Decía al inicio de esta Calle que es tiempo de relajarse este fin de semana, de portarse mal, de tomarse un tequila o un mezcal, solo recuerde que en la primera bebida se toma como hombre, o sea, “de golpe”, mientras que el segundo es a “besitos”.

Por ello me gustan las mujeres que beben mezcal, porque tienen ese don del beso corto, del beso que sabe y deja su buqué en la garganta, de esos besos que son una invitación a seguir, de viajar al nirvana, a la humedad deliciosa de una gotita de sudor, de un fluido corporal o de la salecita que en ocasiones guarda el cuerpo entero de una dama.

Sin embargo, donde el fin de semana promete, es al norte del Rio Bravo, los primos de Estados Unidos, celebraron su independencia y si es cierto que somos familias (sí, ajá; un saludo al pinche Trump), el viernes nadie trabajó, -estaban crudos- y por ende sábado y domingo son de relajo.

Curioso, los primos del norte, tan orgullosos de su pasado, olvidan que son el resultado de mezclas, de gente de diferentes partes del mundo y ahora su presidente se centra en el odio a los migrantes, qué cosas.

Hace unos meses se decía que Trump en la presidencia de Estados Unidos y AMLO en la de México, sería la tormenta perfecta. Eso se mencionaba en tono de broma… Hoy solo puedo decir: “ten cuidado con lo que dices, dios puede estar escuchando”.

Ok… Dicho lo anterior, basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 10 grandes y amplios reales… Señoritas: si necesitan de unos tequilas para estar frente al lente de mi cámara puede comunicarse a celebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda” con una copita de barro negro de mezcal, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima. Ojalá.