Sí, bueno… ¿qué cómo estoy vestida?

“…Oiga, doctor,
devuélvame mi excitación,
llevo ya cinco meses sin una erección,
incluso en un gimnasio me inscribí
pero no me curaron…”
Joaquín Sabina

Señores, justo cuando las cosas amenazaban con ponerse peor llegó el bendito viernes, tiempo de portarse bien, sentir rico, cerrar los ojos y decir muy quedito… “Mmm, qué rico, yo merezco, yo quiero, sí me gusta…”

Para este fin de semana nada más rico que regresar a esa práctica considerada clásica, por todos aquellos y aquellas que como yo ya no nos cocemos al primer hervor. Y que, obvio, los jóvenes no tienen ni idea porque gracias a la tecnología ellos tienen cibersexo.

¿A qué me refiero?, pues al sexo telefónico; esta práctica se hace más interesante y accesible gracias a que los planes telefónicos permiten hablar, ahora sí de manera ilimitada a línea móviles (celulares) y fijas y pese a que suena a comercial les juro que yo no voy a salir conla jalada esa de: “go-go-go”.

Si me piden mi opinión…Pues claro, si es mi columna, “Heloooo Arturo, se supone que debes opinar, el sexo por teléfono es como leer un libro, no es tanto lo que ves (obvio, nada) lo rico radica en lo que te imaginas.

fiel-lectora_5.jpg
Fiel lectora se declara alarmada, tan buena idea esto del sexo telefónico y ella no encuentra su celular… qué sufrir este, tan disparejo

Si bien, una sesión de sexo en whatsapp o Skype no deja nada a la imaginación, lo cierto es que el factor imaginación es el que más me gusta.

Para los jóvenes que buscan acercarse a este fino arte o sea al sexo por teléfono lo ideal es que ambos decidan soltarse, dejar de ser cohibidos y tener voluntad para excitarse.

Esto es básico porque si uno quiero sexo por teléfono y el otro no, pues lo más seguro es que no se llegue a ningún lado.

Por lo general el sexo por teléfono es buena idea cuando ambos están lejos o hay saqueos y marchas en la CDMX… Por lo que si en el sexo lo ideal es ser espontáneo, en esta práctica es bueno poner fecha y hora para poder estar a tono.

A ver, hay cosas que por básicas luego no menciono y me acusan de dar por sentado muchas cosas, les explicó: lo ideal es elegir un momento en el que ambos estén solos y libres para desinhibirse.

En la sala de la casa y con el peligro de que alguien te escuche puede ser complicado, vamos, pocas veces sucede que la vecina (o) al escucharte quiera tener sexo real contigo, eso me han dicho, solo pasa en los videos porno.

Obvio, también el plan no funcionará si uno está en la cama sintiéndote sensual e intenso, mientras que la pareja está temblando de frío bajo la lluvia, fuera de la biblioteca o en una junta.

Una vez dicho esto es tiempo de relajarse, marcar el número y… Bueno, lo ideal antes de marcar es crear el ambiente, la atmósfera sensual, para que me entiendan, ponerle talento, pasión y lujuria.

Empezando con poner poca luz, algo de música muy bajita, tomar un baño, estar desnudo (a), ponerse algo sexy y tener a la mano algún juguete sexual.

Cuando este asunto empieza lo ideal es acariciarse suavemente el cuerpo, pensando en esa personita especial, imaginando encuentros sexuales que hayan tenido o que te gustaría tener.

Ojo, no se trata de terminar rápido, una buena sesión de sexo debe durar más de tres minutos, ya que no es necesario poner una moneda de 20 centavos.

Ciertamente no existe una forma "correcta" de tener sexo por teléfono.

Conversen por unos minutos antes de empezar, esto les ayuda a relajarse, pero no olviden el propósito sexual de la llamada.

Un tono de voz bajo y suave o una respiración fuerte pueden hacer que entren en ambiente, pero no hay que forzar las cosas, debe ser natural.

Introduce un tema casual que haga que la conversación se vuelva sobre sexo.

El inicio puede ser la parte más difícil, en especial si es la primera vez.

Elige un tema que sea fácil de mencionar, pero que tenga el potencial para convertirse en algo más candente.

Un buen método consiste en describir o pedirle a tu pareja que describa las siguientes cosas:

Lo que estás haciendo: describe cómo luces y cómo te estás tocando. ¡Sé tan discreta o atrevida como quieras!

Pregúntale sobre lo que "harás a continuación", por ejemplo, "¿debería jugar con mi ropa interior?".

Dile lo que te gustaría que haga, si está dispuesto a hacerlo.

No te sientas mal si te incomoda tocarte, puedes decirle que disfrutas solo con escucharlo.

Lo que estás imaginando: esto podría ser, por ejemplo, lo que te gustaría estar haciendo con tu pareja, un momento pasado grandioso en el que ambos tuvieron sexo o una imagen mental de lo que te describe.

Es mejor empezar lento: empieza con descripciones tranquilas como "primero, acariciaría tu cabello" o "me encanta la forma en la que tu pecho luce cuando vistes con una camisa", antes de mencionar frases más candentes como "luego besaría tu cuello" o "¿recuerdas cuando me hiciste eso en la ducha?".

Como siempre, lo rápido y explícito dependerá totalmente de ambos.

Cómo te sientes: describe las sensaciones físicas y emocionales que experimentas a causa de lo que estás haciendo o lo que te está diciendo.

Los gemidos son una grandiosa forma de comunicar lo bien que te sientes.

Sin embargo, no es necesario que lo hagas si no te sientes cómoda. Puedes empezar acelerando tu respiración, para ayudar a que los gemidos pequeños se vuelvan más fuertes.

Cuando describa o haga algo que disfrutaste mucho, díselo. Asimismo, no temas decirle lo que no disfrutaste, esto permitirá que ambos puedan hacer alguna otra cosa que disfruten.

Masturbación y orgasmo. La masturbación y los orgasmos mutuos son una excelente adicción al sexo por teléfono, pero de ninguna forma son un requisito.

No te sientas mal si tu pareja no quiere masturbarse. Si no quieres masturbarte sola, pregúntale con anticipación si también le gustaría hacerlo.

No hay una regla que indique cuán rápido debe terminar la llamada después de terminar el sexo. Algunas personas prefieren finalizar la llamada tan pronto como su respiración volvió a la normalidad, mientras que otras prefieren quedarse en la línea y conversar.

Dile a tu pareja lo bien que lo pasaste antes de finalizar la llamada.

El lado obscuro

Esta práctica puede provocar algo que se llama escatología telefónica, la cual forma parte de las parafilias que hoy en día están saliendo a la luz.

Hay personas que empiezan con sexo por teléfono y después buscan hacer llamada obscena no deseada utilizando un lenguaje fuerte que muchas veces llega a ser excesivamente sucio.

En muchas ocasiones los escatológicos inician con propuestas inocentes para llegar a propuestas indecorosas hablando de sexo explícitamente.

Cuentan con una habilidad para llegar a la intimidad de su desconocido y así intercambiar historias; cuando reciben el rechazo, sus groserías son el desahogo de no haber sido aceptado.

La escatología es una conducta moderna que ha sido usada de diversas maneras.

En algunas ocasiones las parejas utilizan este concepto como una forma de mantener la fidelidad de sus parejas, y la frecuencia de estos encuentros telefónicos puede ir variando.

Por otro lado, ya se han creado negocios para estos casos, las líneas calientes prestan dichos servicios a clientes que pagan por cada minuto a cargo de mujeres que saben perfectamente lo que ellos quieren. Es el método más común que usan para satisfacer. En estos tiempos de internet también se han abierto páginas que cuentan con este servicio.

Pero en fin… Ya saben, no teniendo nada más que decir… Voy por una cerveza, pero antes les recuerdo que para declaraciones coquetas o confesiones candentes queda el correo: medinaarturo@gmail.com

Pero si la urgencia es mayor y es menester el análisis en ropa interior o mejor aún en cueros, pongan algo en el blog: https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25/

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @kolia25 en Twitter.

Hasta la próxima.