Sexo y con excesos, suena imposible

“…La mujer que yo quiero, me ató a su yunta, 
para sembrar la tierra de punta a punta, 
de un amor que nos habla con voz de sabio 
y tiene de mujer la piel y los labios…” 

JM Serrat

Alabado sea el señor (con minúscula) de todos los cielos y de todos los paraísos, a pesar de los excesos, rumores y el regreso del “muerto viviente” Videgaray quien a la voz de Peña se levantó y andó… Anduvo, pendedelojodesanalejo… ok, anduvo, pero jura que se va a componer; al fin es viernes, el primer viernes del año, tiempo de nuevamente regresar a la sana costumbre de andar encuerados dándole gusto al cuerpo.

Porque seamos sinceros, regresar al sexo tranquilo, gustoso y entretenido no es cosa fácil, los excesos del fin de año nos dejaron (a todos, en menos o mayor medida) con algunos kilos de más, altos niveles de colesterol y alcohol y eso complica la erección, paso fundamental para el fornicio.

Es que fin de año y Navidad es tiempo de los excesos en lo sexual, me han dicho que nada más rico que terminar la comida de fin de año en los baños del establecimiento con la secretaria… perdón, asistente, que durante el año nunca nos peló pero ahora resulta que nos quiere mucho y que siempre le gustamos.

img_6550a.jpg
Mmm, y hablando de cosas saludables, fiel lectora nos muestra los beneficios de comer bien y sano, si se dan cuenta, a la señorita no le duele nada.

Pero también es tiempo de comida condimentada en exceso con cebolla y ajo, bacalao, pastas y caldos que sin duda son deliciosos; su rastro resulta difícil de borrar dejando un aliento muy fuerte para la cercanía física que requiere el sexo.

Por si esto fuera poco hay exceso en leche y queso, lo cual puede provocar molestias estomacales, pero más importante hacen que los fluidos corporales, esos que son deliciosos mientras dos cuerpos sudan, adquieran un sabor ácido el cual es poco romántico. Lo mejor es mantenerlos a raya para una noche de sexo intensa y pasional.

Para los que celebran estas fechas con lentejas y pozole, algo que es muy rico pero provocan hinchazón y flatulencias y pese a que el amor es mucho, uno no puede sentirse romántico cuando dice “te has vuelto a escapar”. Nadie quiere vivir eso en la intimidad., por eso mejor no los incluyas en el menú.

Un par de tragos son perfectos para relajarnos, pero en estas fiestas donde el objetivo es “hasta no verte dios mío” los excesos dificultan el romance en especial para nosotros “los caballeros” podemos tener muchas dificultades para experimentar una erección.

Pero el gran enemigo a vencer son las comidas grasosas, ya que crean un desequilibrio hormonal y pueden alterar los niveles de azúcar en la sangre, provocando una sensación de pesadez y adormilamiento.

Además, tenemos el consumo de refrescos, lo cual puede aumentar el riesgo de sufrir diabetes y hasta provocar depresión. Y esto afecta el deseo sexual.

No bueno, hasta el café, ya que su consumo de manera excesiva puede provocar una reducción en los niveles de cortisol de nuestro organismo. Esta sustancia es esencial para activar el deseo sexual.

Entonces, después de tres semanas de brindis, comidas, cenas y fiesta lo mejor para este fin de semana sería descansar, comer ensaladas.

Recuerden nada más sexys que dos personas desnudas cortando vegetales con una botella de aceite de olivo y unas gotitas en el cuerpo del ser amado.

Tomar agua en grandes cantidades y ver en un sillón los juegos de comodines de la NFL; recuerden, nada más rico que algo de sexo oral en el medio tiempo.

Hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o solicitar tu imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25.

También nos puede mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima.