Rosa que te quiero rosa…

“…Y hablo de países y de esperanza,
hablo por la vida, hablo por la nada…
Hablo de cambiar esta, nuestra casa,
de cambiarla por cambiarla no más…”

Fito Páez

En ocasiones la vida es una gran “Tía” y nos regala “gustos”… “gustos muy especiales, muy específicos, pero sobre todo, muy, pero muy deliciosos.

Vamos, para que me entiendan, son gustos que dan momentos y sensaciones… Cosas que nos hacen la vida, una de ellas, por ejemplo, son las mujeres.

Tengo la suerte de poder escribir de mujeres, no sé si sepan, pero no hay tema más rico, más delicioso, que más me encante.

En la semana, una fiel lectora me decía, ¿por qué te gustan tanto las mujeres? Pues, ¿por dónde empiezo?, me encantan las que piensan, las que descubren y asumen que el músculo más hermoso que una dama tiene es su cerebro.

Obvio, tengo debilidad por las mujeres que sienten, sudan, se enojan y saben echar un chingado cuando es necesario.

Desde siempre me han inspirado sus piernas, una deliciosa espalda, el cuello, su aroma… Su humedad, su bendita humedad.

Pero debo reconocer que de un tiempo a la fecha, me encantan las mujeres que se tocan, por gusto, por solidaridad y por seguridad.

Las mujeres que se tocan, para auto explorar su pecho, me pueden fascinar porque con esa acción, se descubren responsables, se expresan amor, pero sobre todo se definen fuertes.

whatsapp_image_2018-10-04_at_17.04.57.jpeg
Fiel lectora nos recuerda que tocarse es una prueba de amor; para uno mismo, para la pareja, y la sociedad.

Cuando las manos de ella conocen y reconocen cada uno de sus senos se realiza un acto de rebeldía, es la forma más directa de decir al destino o a una enfermedad, “yo no”. Y si pese a esta negación, el cáncer se obstina, ellas, todas las que se tocan, dicen “hoy no”.

Tocarse juntas o en soledad, invitar a otras a tocarse, llámense abuelas, madres, hijas, esposas, amantes, amigas, amigas con derecho, con izquierdo, primas, sobrinas o conocidas, es un acto de humanidad, respeto y responsabilidad, es una invitación a la vida.

Octubre, es el mes de la auto exploración para detectar, lo antes posible el cáncer de mama, pero sobre este mes y siempre, el tema se tiene que hablar todos los días, principalmente en México donde cada año mueren más de tres mil 500 mujeres por el cáncer de mama.

La situación es tan grave, que el cáncer de mama, es en nuestro país la primera causa de decesos y la segunda a nivel mundial.

En este México se estima que el 80 por ciento de los casos de cáncer de mama, se detecta fuera de tiempo, cuando las cosas se ponen muy difícil, el reto de las autoridades, pero sobre todo de la sociedad, de usted, mío, de ellas, de todos, es hacer que esta cifra se revierta, que en el corto plazo, la mayoría de los casos se detecten cuando el cáncer se encuentra en su etapa inicial.

Para ello, las mujeres con el apoyo de sus parejas (hombres o mujeres) deben apoyarse, compartiendo información y dudas.

Obvio, el asunto no es exclusivo de ellas, los hombres y mujeres solidarios, preguntan, conocen y reconocen el cuerpo de su pareja, se preocupan, ocupan y apoyan.

Cifras del sector salud señalan que el cáncer de mama afecta sobre todo a mujeres de entre los 40 y 60 años, con una edad promedio de fallecimiento de 58 años, es decir, justo cuando ellas se encuentran en su edad más deliciosa.

Mucha gente no sabe a ciencia cierta qué es el cáncer de mama, según la literatura médica, este padecimiento es el crecimiento desenfrenado de células malignas en el tejido mamario, que generalmente se detecta como un bulto en el seno.

Lo más recomendable -me explican- es que las mujeres periódicamente se practique el auto examen y ante cualquier irregularidad, por pequeña o diminuta, acudan, en chinga loca, o sea rápido, con el doctor.

Para entender el tamaño de este reto, cada minuto muere una mujer en el mundo debido a este padecimiento y en México una de cada 8 mujeres padecerá esta enfermedad en algún momento de su vida.

En promedio 14 mujeres mexicanas mueren diariamente por el cáncer de mama y el 46% de las pacientes afectadas tienen menos de 50 años.

Sólo un dato más, por cada 100 casos de cáncer de mama en mujeres hay uno en hombre y este es más agresivo.

Para este fin de semana y de aquí para adelante la tarea es “todos a tocarse” por lo menos dos veces por semana, tóquense en la intimidad del baño, cuando estén solos, tóquense en pareja, con el gusto de ser responsables, hagan del ejercicio de auto exploración una acción de amor, una actividad de vida diaria.

Dicho lo anterior solo basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o pedir tu imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda”, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima que todo parece indicar que será el miércoles.