Quién dice que…

“…El cine, las traiciones, los enigmas,
mi padre, la cerveza, las pastillas los misterios, el whisky malo
los óleos, el amor, los escenarios.
El hambre, el frío, el crimen, el dinero y mis 10 tías
me hicieron este hombre enreverado…”

Fito Paez

¿Quién dice que 50 años no son nada?; apenas un suspiro, pensaría yo. Sé que México se encuentra “patas para arriba” y Venezuela en la palestra internacional, por cierto, palestra es una palabra de origen griego que se puede entender como “tema por discutir”.

Sin embargo, hay momentos en que uno debe hacer un alto en el camino, reflexionar sobre el origen y el destino, sobre el tiempo y el espacio, sobre el bendito recurso de los recuerdos que nacen a fuerza de vivir, porque lo más emocionante de la vida es precisamente eso: la vida misma.

Con un poco de tiempo y, por supuesto, con un “ganchito”, la vida pasa y lo que hoy se vive al rato se convierten en recuerdos que dan sentido, pero sobre todo coherencia al ser.

Después de estos tres párrafos solo puedo pensar: “Arturo, hoy sí andas bien denso” pero a ver, explico: el próximo fin de semana llego a mis 50 primaveras, a mis cinco décadas de vida, a mis 10 lustros de existencia, para que me entiendan, cumplo mi primer medio siglo de vida.

No sé ustedes, pero esta es la primera vez que llego a esta marca y dado a que tengo una columna pues me dije, “no pasa nada, si el mundo espera para la próxima semana, y este viernes me puse reflexivo”.

Qué les puedo decir, después de 50 años de vida –ya estoy viejo- lo primero que descubro es que uno no puede pasársela bien, excesivamente bien y llegar a esta edad con buena salud.

¿Pero saben algo?, quién en su sano juicio quiere llegar sano al medio siglo de vida, soy ateo y sin embargo, pienso que cuando muera –al nacer lo único seguro que tenemos es la muerte, lo demás es cuestión de suerte- y resulta que chin… Si hay un dios, vamos, como ateo contemplo esa posibilidad, de verdad me enojaría que la máxima autoridad del cielo y la tierra me diga: “Ese Arturo, te faltó tanto por hacer”.

Entonces para hacer de todo y con todos, lo ideal es poner en juego el cuerpo y el alma en pos del disfrute, el sabor y olores de la vida. A los 50 años orgulloso puedo decir, “valió la pena” porque sin ser presumido puedo decir que en mis días, pero sobre todo en mis noches, existieron “muchas o pocas” mujeres… ¿Quién sabe? yo pensaría que fueron las suficientes para mi lujuria.

Después de tanto años me considero un “tipo con suerte” porque en mi entorno puedo presumir la presencia de mujeres “imprescindibles” que me permitieron saber lo que hoy es certeza, “lo mío, lo verdaderamente mío, son las mujeres”, ideal sin además son de piernas largas y falda corta, mejor si comparten el gusto por las letras y la música, por los besos y el tabaco, por el café y la ciencia.

Dicen los optimistas que estoy a la mitad del camino, pero así de repente mis próximos 50 años no me parecen tan atractivos como los primeros.

De 1969 a la fecha tuve la oportunidad de leer excelentes libros, de llorar en un cine, de encontrar la cantina correcta para el dolor preciso, pero sobre todo porque a pesar de lo amargoso que suelo ser puedo presumir de grandes amigos, de amores intensos, de retos logrados y de muchas cosas pecaminosas que mejor no mencionamos.

Descubrí con dolor que no tengo el don del canto y la música, pero sí el de la fotografía; me gusta pensar que medio redacto bien, sé a ciencia cierta que el periodismo es la profesión más hermosa y sin embargo no extraño las redacciones, No obstante, a veces recuerdo esa sensación rica, deliciosa, de ser el rey del universo cuando las ocho columna de un medio se rendían a mi nombre.

Son 10 lustros en los que he conocido casi todas las pasiones humanas desde la óptica de hijo, nieto, hermano, primo… Después como novio, segundo, tercero y cuarto frente, esposo, amante, amigo con derecho, padre, tío, amigo y confidente.

Puedo presumir –eso sí- de haber tenido -porque ya no están- un padre, seis abuelos, un chorro de tías y tíos, cuatro hermanos, dos hijos, una esposa. Además a pesar de mis excentricidades cuatro mujeres han vivido conmigo y he tenido la posibilidad de vivir en varias ciudades.

Practiqué futbol americano y hoy disfruto de tomar el sol en CU cuando los Pumas juegan, se dice que “después de vejez viruela” y descubro que a pesar de ser un “villamelón” me apasiona el mundo taurino y el béisbol.

Aún tengo el don de disfrutar un museo, de caminar y tomar fotos, de apreciar la belleza femenina, la estricta belleza que nace de tener frente a mi cámara las piernas, senos y el rostro de otro ser.

Hoy tengo una compañera de la que alabo su pésimo gusto y por ende el amor que me profesa y el cual es ampliamente correspondido, una hija que pasó de ser “la Pipia de Limón” a la licenciada en diseño.

img_2159.jpg
Fiel lectora se ha consolidado como esa mujer sin la cual, estos 50 años no se podrían entender, gracias.

En cuanto a lo que vendrá, pues solo espero la oportunidad de un día ser abuelo, para malcriar a mi nieta –no sé porque pienso que será mujer- pero igual si es hombre habrá tiempo para ir al estadio, la plaza de toros, el museo o el teatro.

Espero tener más tiempo para tomar fotos y editarlas, por supuesto leer… ¿nuevos libros? Pues no, realmente para disfrutar los que son mis consentidos, escuchar nueva música, caminar y mantener el gusto por las piernas de una mujer.

Confió en poder seguir redactando, pero sobre todo en mantener mis recuerdos, en tener una salud más o menos regular, y sobre ello, seguir con el don de hacer nuevos amigos.

Dicho lo anterior, feliz cumpleaños para mí y solo basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o pedir que vaya hasta donde te encuentres para tomarte una imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda”, ponga algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima, que todo parece indicar, será el miércoles.