#Pensando en voz alta

“…En tiempos donde nadie escucha a nadie, en tiempos donde todos contra todos.
En tiempos egoístas y mezquinos, en tiempos donde siempre estamos solos.
Habrá que declararse incompetente, en todas las materias de mercado.
Habrá que declararse un inocente o habrá que ser abyecto y desalmado…”

Fito Paez

Decía mi Abuela: “en la vida hay que ser listo, “cuidar los centavos y descuidar los pesos es un completo error”; es decir, en ocasiones uno se encuentra más preocupados en los detalles que en el origen del problema.

Por supuesto, contradictorio como soy, para mí en los detalles están los placeres de la vida, son en esas pequeñas cosas, donde se encuentran las más deliciosas pasiones y perversiones humanas.

Y esto sale a cuenta porque el pasado viernes algo se “quebró” en el país; mujeres indignadas –me sumo a ellas, en el enojo, en el malestar, pero sobre todo, en el dolor, tomaron las calles.

La violencia se hizo presente, se afectó una estación de Metrobús y la Columna de la Independencia, ante ello varias voces expresaron su rechazo a estos hechos elevaron un rotundo “así no”.

68709647_10157160956259718_9442339571367936_n.jpg
Y a pesar de todo, el domingo siguiente a la marcha feminista, la gente estaba ahí en el “Ángel” para ver pasar el tiempo o ya de perdis, tomarse una foto.

El tema es muy simple, ¿qué es peor para el alma de un país, indignarnos por los muertos que tenemos y el hecho de que esos seres no se pueden recuperar o por los daños a estas instalaciones que sí se pueden recuperar?

Creo que analizar lo que pasó el viernes desde la óptica de la violencia urbana es tener una visión corta, bastante pequeña, el tema es que desde el 11 de diciembre de 2006, cuando el presidente Felipe Calderón declaró la guerra contra el crimen organizados, los muertos, el dolor, el terror, lo hemos pagado los ciudadanos; después de más de 250 mil muertos, es tiempo de decir basta.

La lucha contra el crimen organizado era necesaria, se aplicó mal, no se entendió qué tan arraigado estaba el problema, se pasó inmediatamente de los criminales muertos a los “daños colaterales”, nefasta forma en que el gobierno de Calderón calificó a los ciudadanos muertos.

La marcha del viernes es la expresión de ese dolor (aquí no cabe el género) que desde 2006 han perdido amigos, hijos, padres, madres, tías, tíos, parejas, novias, novios.

La movilización es una llama de atención para los gobiernos federal y CDMX; es un aviso de que la gente ya no se conforma con reuniones, con acuerdos, con expresar su dolor, mientras ellos –los gobernantes- ponen cara de puchero y un sacerdote o pastor, los consuele con la figura de un dios ajeno a la violencia.

Hay que entender que el problema es la violencia, la marcha fue para reclamar los daños contra las mujeres, es expresar esa versión estúpida de que los mexicanos pero sobre todo las mexicanas, son felices, porque los muertos –hombres y mujeres- en México son más que los registrados en zonas de guerra como Medio Oriente.

La importancia de la marcha, con sus excesos, es que mujeres, las más afectada por la violencia tomaron las calles, para reclamar la indolencia del gobierno en los últimos 18 años, donde el país fue administrado por PAN, PRI y ahora Morena.

Entonces hablar de los cristales rotos y de las pintas, la verdad me parece frívolo, qué es más importante esos daños o la muertas y las mujeres violentadas

Creo que la marcha del viernes le salió barata al gobierno, afectaciones una estación del Metrobús y a la columna de la Independencia a cambio del enojo por 25 mil carpetas por delitos sexuales que se abrieron en los últimos seis meses.

Los daños materiales se ven mínimos cuando el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Publica, señala que entre 2016 y 2018 se duplicaron los feminicidios al pasar de 411 a 879 y en lo que van del año suman 448 un incremento del 9% con relación  al mismo periodo del año pasado.

Pero lo que enoja, lo que indigna, no son los daños a la columna de la Independencia sino el hecho de que, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de cada 100 carpeta por delitos sexual donde se involucran niñas o mujeres, solo una de ellas alcanza sentencia condenatoria.

La violencia urbana no se justifica, pero se entiende cuando Claudia Sheinbaum, quien por cierto dice que trabaja de gobernadora de la CDMX, asegura que las movilizaciones son una provocación… Ternurita, la funcionaria debe entender que el cosmos y el mundo no giran a su alrededor, que las movilizaciones, la diamantina y las protestas son por la falta de acciones concretas contra este dolor.

Que las mujeres que salieron a la calle y causaron destrozos están molestas porque en las investigaciones se filtran datos personales, porque después de múltiples irregularidades, se aseguran que las versiones no coinciden y que la presunta víctima miente.

Pero sobre todo por el hecho de que los policías acusados de violación siguen ahí sin una investigación seria, porque después de las filtraciones no hay funcionarios sancionados pero sobre todo por la falta de Ma… Bueno, sensibilidad y solidaridad de Claudia, quien pareciera que odia a las mujeres.

Me duele ver la columna de la Independencia con una barda de tablones, pero ni hablar, me duele más, mucho más, me indigna y me enoja, la violencia que se vive en México, que el grupo más afectado sean las mujeres y después los jóvenes.

Me duele que han pasado 18 años desde el inició de la guerra contra el crimen organizado y ellos –los malos- siguen en su mundo, con sus excesos y nosotros ponemos la mayoría de los muertos.

Me duele y me indigna que ante los muertos, ante el descubrimiento en Veracruz de una fosa con 300 cráneos, localizada por el Colectivo Solecito, quien además ubicó 22 mil restos óseos, el Presidente López asegura que los mexicanos estamos felices… Solo puedo agregar, “hijo de la mala crianza”, obvio, con todo respeto.

Ok… Dicho lo anterior, basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 10 grandes y amplios reales.

Señoritas, si necesitan de unos tequilas para estar frente al lente de mi cámara, pueden comunicarse a célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda” con una copita de barro negro de mezcal, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima. Ojalá.