Para cuando 1+1 no son dos

 

 

“…Desarmarte, descuartizarte, despedazarte 
para que sientas lo que yo cuando me dices que no”
Sergio Arau

Alabado sea el señor de todos los cielos… El dueño de la Arca de la alianza, del consuelo de los enfermos y la Torre de Babel, es decir, todo eso junto, en el mismo sitio y en el preciso momento… Órales.

El fin de semana llegó y eso nos permite dedicar tiempo a las cosas verdaderamente importantes, a esos menesteres (saludo a APIC) que nacen, crecen y se desarrollan con los ojos entre abiertos, mientras nos mordemos un labio y así, muy bajito decimos… “Mmm qué rico… Yo quiero, yo merezco, yo me apunto”.

Después de muchas cosas, hechos, declaraciones, agresiones y momentos jocosos con los Tres Chiflados, “Peña-Obama- Trudeau”, los dos últimos jugaron a “no peles al más bajito” y nos regalaron uno de las mejores rutinas cómicas de los últimos años, es tiempo de retomar la sana costumbre de abordar temas, sexosos de interés público.

Vamos que me encanta…Bueno, me encantan muchas cosas, la mayoría de ellas se hacen sin ropa y producen un rico sudorcito, pero lo importante es que me encanta pensar que la columna del viernes es algo así como un servicio a la comunidad.

fiel_lectora_1.jpg
Y del archivo conocido como “esas fotos que guardo para mi vejez”, fiel lectora nos regala un extraordinario rostro y la imagen de que no hay lentes feos, solo caras poco expresivas.

Claro, yo sé que estoy rodeado de gente decente, de esa que no piensa en personas encueradas, pero seamos sinceros, nada más sale la columna y ahí están todos y todas, checando el dato de “ahora qué puso el pervertido ése” o sea, yo.

Bien, entre la amplia gama de temas sexuales que hay, existe uno que me es particularmente rico, delicioso, pero sobre todo con muchos matices y que tiene que ver con ese momento en que hay más de dos personas en la cama, sala, baño, regadera, habitación de hotel o coche o donde sea que se va a “echar pata”.

Es decir, cuando se tiene la disposición, decisión, valor o locura, de jugar al trío, al “uno dos tres cambio” al “me la prestas tantito”, “voy vengo” o “te comenté que cuando son más de dos me vuelvo poli orgásmica”, hay cosas básicas que se deben saber.

Primero, un trío es diferente a una pareja swinger (SW) o a una orgía, ya luego les platico sobre estos dos temas porque como dice la Nana Goya (se acuerdan) esas son otras historias.

Ahora hablo de ese momento en que más de dos comparten cama.

El tema es complicado, en mucho porque exige una enorme comunicación entre la pareja, algo que pocas practican.

Por lo general, entre los hombres se dice, un trío es una de las más socorridas y motivo de frecuentes fantasías, sin embargo, así de repente como que la idea queda muy incompleta y es donde se debe hablar.

Cuando uno o los dos integrantes de una pareja quieren invitar a una tercera persona a su cama, (para empezar, porque el limite lo ponen ustedes, pero vamos, todo empieza por lo general con una persona más) lo primero que se debe saber es “para qué”.

Es decir, va a ser un trío H-M-H (H: hombre, M: Mujer) o un M-H-M, también puede ser H-H-H o M-M-M, en la actualidad caras vemos preferencia sexuales no sabemos y mejor así, tan rico es poner cara de “sorpresa, sorpresa, sorpresa”.

Una vez establecido esto, pues hay que saber “a qué jugamos” una cosa que debemos tener claro es que si uno pide un trío la pareja también puede y hasta debe solicitar su trío.

Los hombres fantasea con dos mujeres volcadas a darles placer, pero por lo general las mujeres son más creativas y pueden buscar dos hombres que la hagan sentir rico o un hombre que haga sentir a su compañero o una tercera personas que los haga sentir a los dos.

Entonces es donde para muchos liberales (si, ajá) las cosas se complican, cuando se trata de dos para mí, mmm qué rico, mmm qué intenso, mmm qué buena onda, pero cuando es al revés, hay quienes no les gusta jugar.

Meter a un tercero a la cama no es cosa fácil, se debe tener mucha comunicación, pero sobre todo entender que lo que suceda, pase o se escuche, se debe quedar en la cama, no debe invadir planos personales.

Platicando con una amiga, de esas que apenas le dices, “mi alma” y ya se está quitando la ropa, (qué rica toda ella) me dice que alguna vez el galán en turno se sacó bastante de onda cuando él, junto con otra persona (masculino), la llevaron a tener una serie de orgasmos nunca vistos por el susodicho, quien además se ofendió.

Tener sexo entre tres es el gusto de satisfacer todas, pero todas las necesidades a través de las fantasías más morbosas, calientes, estimulante, por lo que no se vale poner cara ¿de quién eres tú?

Se debe entender que meter a una tercera persona a nuestra cama es para que la pareja primero y uno después (qué difícil es esta regla en el sexo) disfruten, no se debe tratar de comparar o hacer sentir al otro que no está a la altura.

En esto de los tríos, basándonos en que un caballero (como yo) no tiene memoria, es necesario saber, sin decir nombres, que en ocasiones uno pone cara “de ésta es la mía” porque hay dos mujeres desnudas y humedad a tu lado, sin embargo esto no es garantía de nada.

Porque luego sucede que ambas están en tu miembro y descubren lo rico que son los besos y cuando menos te das cuenta tienes asiento de primera fila para observar a dos mujeres descubriendo las bondades del lesbianismo.

Esto, que si bien no es lo ideal, tampoco lo deseado, pues sí es muy rico, como hombre nada más delicioso que ver a dos mujeres besándose y buscando juntas el orgasmo.

Por supuesto historias de cama donde son tres hay muchos, los tríos son sin duda la mejor forma de hacer gozar a la pareja, pero también es la oportunidad de explorar esa parte “bi” que todos tenemos, pese a que algunos o algunas tratan de ocultar.

Seamos sinceros, cuando en la cama hay tres corazones, seis piernas y seis manos es muy difícil saber dónde empieza cada cuerpo y si la piel que se acaricia es de doncella, caballero o conocido (a).

Jugar a somos tres, es peligroso cuando la relación no es fuerte, es la mejor forma de dejar algo en pos de lo nuevo; aguas una cosa es el calor de sexo y otra el amor, ambos son ricos, ambos se pueden combinar, pero uno no sustituye al otro.

Por supuesto, hay que velar por la seguridad, no es buena idea invitar a un desconocido a la casa, por aquello de que terminen desnudos atados a la cama y sin ningún electrodoméstico.

Lo ideal es ir primero a un bar, ver si hay química, si existe, buscar un hotel, de no darse, despedirse amablemente y de manera rápida (no quitar el tiempo).

En el mundo porno se habla mucho de la amiga de la novia, el amigo del esposo o combinaciones similares con quien hacer un trío.

Puede que esta forma funcione, sin embargo, recuerden hacer un trío con alguien conocido puede ser complicado por aquello de que no funciones y tenga que aguantar desayunos, fiestas y reuniones con la pena de “ella o el” nos vio desnudos.

Por supuesto, lo cierto que un trío con un amigo (a) puede ser algo bueno si existe la confianza de hablar, sumado a tener sentido de humor y establece que la amistad es aparte.

Vamos, que un trío con una amistad es tener un amigo (a) con derechos pero para los dos, por lo que puede ser estimulante si además de sexo hay un lazo de amistad y cariño.

La tarea para este fin de semana -no se espante-, no es hacer un trío, quizás lo mejor, lo más estimulante, es hablar sobre el tema con la pareja, tener sexo fantaseando que hay otra persona. Hablar sobre cómo es, pero sobre todo, qué les va a hacer.

Es más, si en verdad quieres jugar, fantasear a que algún conocido está en la cama con ustedes, preguntar ¿qué le harías, que te gusta de ella o él? Así como para ir aderezando el asunto.

Para decir adiós

Ok… No teniendo nada más que decir… Solo basta recordar que para declaraciones coquetas o confesiones candentes queda el correo: medinaarturo@gmail.com

Pero si la urgencia es mayor y es menester el análisis en ropa interior o mejor aún en cueros, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25.

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima.