La triste historia del hubiera

“…Cogimos un colchón de una basura,
dos sillas y una mesa con tres patas.
Mientras yo emborronaba partituras,
tú freías las patatas…”

Joaquín Sabina

En el periodismo existen reglas básicas que hacen que la vida en la redacción sea ¿más simple?, no… ¿más sencilla?, pues tampoco… ¿más armoniosa?, menos... Pues realmente se trata de hacer del periodismo, la vida misma.

La primera y más importante de las reglas es “la orden de un jefe no se discute, no se cuestiona, solo se cumple”, así de simple, así de sencillo.

La segunda regla señala que un jefe, nunca, nunca, pero nunca dará una orden estúpida, con ello se garantiza que la primera regla siempre se cumpla.

La tercera regla señala que trabajar en este oficio –el periodismo- es un honor, por lo mismo, recibir una orden de trabajo obliga al reportero a jamás llegar con las manos vacías a la redacción, en este negocio, el “no se pudo, no lo encontré, no estaba” son excusas que jamás se deben utilizar.

Otra regla básica es: “si algo es complicado, se simplifica y si es simple, por tu santa madre no lo compliques”, pero una de las reglas más divertidas es que un reportero prefiere pedir disculpas que permiso.

Porque en la profesión no hay nada peor que el “hubieras”… Hubieras tomado la foto, hubieras metido el cable, hubieras hecho la crónica”; todas estas aseveraciones hacen que uno diga en voz muy alta… “me recargo en la pared”.

img_0069.jpg
Fiel lectora se quedó con las ganas… ¿? De una buena foto del informe de gobierno; lastima, hay será para el de diciembre.

Esta última consideración le queda “redonda” al presidente López Obrador, en lo que fue su primer informe –ellos dicen que es el tercero- donde tuvo la oportunidad de pasar a la historia como el mandatario que regresó al Congreso de la Unión… Y todo quedó en un evento simplón y sin importancia.

Si hubiera ido a San Lázaro, tendría algo diferente a Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, pero no, en el mundo de “otros datos” y “conspiraciones secretas”, era un riesgo para López dejar su espacio de seguridad, abandonar la confianza del Palacio Nacional, por lo que se conformó con tener sólo una “mañanera” VIP.

El evento del domingo, fue tan similar, tan igual y tan parecido a los que realizaba Peña o Calderón, que pareciera que el mismo equipo de prensa y logística de los ex mandatarios asesoró a López.

El miedo a enfrentar a los legisladores de otros partidos –pese a que Morena es mayoría- no le permitió a López hacer historia, marcar la diferencia entre él y los otros, simplemente se sumó a los mandatarios que prefieren los eventos en corto, pequeños y controlados que ir al Congreso.

El día del informe estuvo aburrido. Los invitados, los que sus nombres estuvieron en la lista VIP, tuvieron un domingo “entre aburrido y sin chiste”, escucharon los “otros datos” y después de algunos aplausos -37 veces para ser exacto- ni quién se acordara de los reporteros que no aplauden, todos los ungidos regresaron a sus hogares para terminar el fin de semana.

Frente al presidente, ese que asegura que ya separó al poder político del empresarial y que, –dice- terminó con el neoliberalismo, estaba Carlos Slim, quien destrabó el desmadre que armó Manuel “tengo algunos departamentitos” Bartlett y Alfredo Harp Helú, dueño de los Diablos Rojos del México.

También Germán Larrea Mota Velasco, de Grupo México, cuya empresa minera arrojó el pasado mes de julio tres mil litros de ácido sulfúrico en Mar de Cortés, Emilio Azcárraga, quien durante sus años frente a Televisa, era el enemigo preferido y por supuesto Bernardo Gómez, quien ahora dirige Televisa, la imagen misma del diablo para Morena.

Entre los invitados, Miguel Alemán Magnani, Presidente del Grupo Alemán y Presidente Ejecutivo de ABC, Aerolíneas Interjet Magnani; otro de los afortunados que pudieron ir a misa… Perdón, al informe, fue Olegario Vázquez Aldir, director ejecutivo de Grupo Empresarial Ángeles, con un patrimonio neto de 3 mil 200 millones de dólares.

Por supuesto, pasó lista de presente, la chica sexy del empresariado, María Asunción Aramburuzabala Larregui, ex reina de la Cerveza y ex cabeza de la empresa Modelo.

Y uno piensa, en este evento donde la lista de invitados era tan fifí, ¿dónde quedó el pueblo bueno?

Uno pensaría “qué bueno que el neoliberalismo está fuera de la mente del presidente”, de lo contrario el evento igual se hace en el club de banqueros.

En cuanto al mensaje… Pues nada nuevo, quizás si López hubiera ido al Congreso, la foto hubiera sido la reacción del “respetable” –o sea los legisladores- cuando el presidente dijo que la “oposición esta moralmente derrotada”.

Pero decir eso, en el Patio de Honor de Palacio Nacional, pues solo fue una “mamarrachada”, estas palabras en San Lázaro hubieran tenido algún sentido, pero en la casa de López solo permiten pensar que caro está “el zacatito para el conejo”.

En fin, todo parece indicar que nos falta otro informe, el primero de diciembre, donde tendremos que refinarnos nuevamente los mismos chistes y ocurrencia, las cuales hace nueve meses eran más o menos divertidas, pero ahora, solo llegan a ser patéticas.

Sin duda, este ha sido el peor informe desde la época de José López Portillo, quien lloraba por su incapacidad de poder defender al peso como perro… ¿algún día veremos lágrimas en el rostro de López?

Ok… Dicho lo anterior, basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 10 grandes y amplios reales.

Señoritas, si necesitan de unos tequilas para estar frente al lente de mi cámara, pueden comunicarse a célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda” con una copita de barro negro de mezcal, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima. Ojalá.