La Guadalupana

“…Dueña de un corazón, tan cinco estrellas.
Que hasta el hijo de un dios, una vez que la vio
se fue con ella…”

Joaquín Sabina

Ya es miércoles y yo en mi sano juicio, por lo que solo queda decir… “Show Time”.

Así es niñas y niños, coquetas y casquivanos, es oficial: empieza el maratón Guadalupe-Reyes y el primer gran evento es llevar las mañanitas a la virgen de Guadalupe o a las Lupitas que conozcamos (Un saludo hermana).

Porque la colación es mucha y los días pocos para beber sidra asturiana y comer tortas de pavo.

Este maratón es el tiempo de mandar al carajo a las dietas, la vida ordenada y prudente, porque nos merecemos alzar el codo, dar abrazos de esos apretaditos que duran mucho, pero mucho tiempo porque las manos se cansan y se escurren por el cuerpo de quien abrazamos y solo podemos decir “arbitro, esa mano”.

Pero sobre todo es tiempo de buscar una chica guapa de bufanda larga y falda corta y alto nivel etílico en la sangre.

img_9946.jpg
Y justo en el atrio de la Basílica, fiel lectora nos regala el mejor de sus ángulos y nos demuestra que para la belleza siempre hay tiempo.

Sin embargo, antes de entregarnos al gusto por los tejocotes, cañas y piñatas es importante ponernos serios… Si, ajá, porque esta es una de esas raras ocasiones en que la columna aparece justo en una fiesta importante.

Si consideramos que ya cerró el Almoloya Bar, pues difícilmente podré redactar sobre todas las primas que ahí trabajaban; ánimo muchachas, seguro tienen el talento para seguir con su arte.

Pero a ver… En la serie de conferencias que doy en diferentes partes del mundo tituladas “Un ateo hablando de la vírgenes” o “esas preguntas incomodas por las que tus tías ya no te quieren” un día me preguntaron ¿Cuál es tu personaje bíblico favorito?

Vamos, es una pregunta difícil, es como preguntarme a que personaje de la Guerra de las Galaxias prefiero, pues la verdad la respuesta es difícil, tendríamos que hablar primero de los capítulos cuatro, cinco y seis, después del uno al tres, después las Guerras Clónicas y las tres más reciente entregas.

El punto es que mi personaje bíblico favorito es sin duda Magdalena la mujer que a través de ella dio a Jesús lo divino… De su ser y por un momento lo hizo humano, ¿se imaginan qué bello?, el hijo de dios siendo un hombre como cualquiera.

Pero en fin, si de pasiones se trata existe otra que sin duda –pese a ser ateo- es mi favorita la de los mexicanos con la Virgen de Guadalupe.

En ocasiones cuando la vida te regala un amante el tiempo es la variable que marca una relación, en ocasiones son noches de pasión, en otras semanas en ocasiones cada de vez en cuando y en la pasión entre Mexicanos y la Virgen el amor se demuestra todo el año, pero en especial cada 12 de diciembre.

Esta fecha es mucho más que las “Mañanitas”; cada televisora hace su evento, lleva a sus artistas y todos ponen cara de “ahora si voy a llorar”, pero lo interesante es de donde nace esta relación.

A ver, vamos por partes, como decía “Jack” el destripador; antes de la conquista, en el sitio donde se encuentra la Basílica en el norte de la Ciudad de México, se reverenciaba a la diosa Tonatzin, “Nuestra Madre”, quien simbolizaba las fuerzas femeninas de la fertilidad.

Se sabe que Tonatzin era una diosa bella, de falda y huipil blancos de negros cabellos que peinaba a manera de dos cornezuelos que le quedaban a cada lado de la frente.

El Códice Teotinatzin, manuscrito pictográfico en papel europeo que data del siglo XVIII que perteneciera a Lorenzo Boturini, sólo nos informa de una serranía en cuya capilla, en la parte superior, podía verse la representación de dos diosas: Chalchiuhtlicue y Tonatzin, a las que ahí se adoraba.

Fray Bernardino de Sahagún en su obra Historia General de las cosas de Nueva España nos informa que había un monte que se llamaba Tepeác, que los españoles llamaron Tepeaquilla, donde había un templo dedicado a Tonatzin y al que acudía gente de lugares lejanos a reverenciarla.

La fiesta se realizaba con ofrendas de flores, tamales, tortillas, pulque, chocolate espumoso y copal, que depositaban los fieles en su altar.

A decir de fray Juan de Torquemada en su Monarquía Indiana, esta diosa tan querida solía aparecérseles a los indios en forma de una jovencita vestida de blanco, para revelarles cosas secretas.

Ahora bien, por otra parte, la Virgen de la Concepción, fue la preferida de Hernán Cortés, quien la ostentaba orgullosamente en sus pendones o banderines.

La leyenda de la virgen extremeña es muy similar a la creada alrededor de la mexicana.

En ella se nos cuenta que al pie de la Sierra de las Villuercas, la Virgen se le apareció a un pastor llamado Gil Cordero, también conocido como Gil Santamaría de Albornoz, a quien su oficio obligaba a llevar a pastar su ganado a la campiña.

La madre de dios le pidió a Cordero que hiciese los trámites necesarios a fin de conseguir que las autoridades eclesiásticas le edificasen un templo donde se la adorara, algo muy similar sucedió con Juan Diego.

Muchas coincidencias para una sola virgen pensaría yo, la verdad es que a estas alturas del partido, que importa si una historia es similar a la otra, si existió o no el milagro de Guadalupe

Lo cierto es que para millones de mexicanos esta es una fecha importante y para este reportero ateo cubrir la Mañanitas a la Virgen fue parte de su formación, la cual se completó después de estar en el Vía Crucis de Iztapalapa y Día de Muertos en Mixquic.

Como amantes… Como esos amantes divinos, quizás como la Magdalena veía a Jesús, ese que se decía el hijo de dios, hoy los mexicanos acuden a donde la Virgen de Guadalupe.

Bien, dicho lo anterior solo basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o pedir que vaya hasta donde te encuentres para tomarte una imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda”, ponga algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima, que todo parece indicar, será el viernes.