Fidel, los Pumas FBA y Miranda

 

“…Mi amor, el más enamorado,
es el más olvidado en su antiguo dolor,
mi amor abre pecho a la muerte
y despeña su suerte por un tiempo mejor…”
Silvio Rodríguez

Lunes… El lunes de un largo fin de semana y no porque estuviéramos dedicados al divino arte de no hacer nada, este fin de semana el eje de la noticia fue de la Ciudad de México, a Monterrey, Nuevo León y de ahí a la Habana.

Y como dijo el buen “jack” ese que trabaja de destripador: “vamos por partes”.  Sabrá usted, yo conocí a Luis Miranda nuevo secretario de Desarrollo Social cuando era secretario de Finanzas en el Estado de México, lo recuerdo como un funcionario inteligente con estructuras, pero sobre todo con “estilo” político para entender los pequeños grandes secretos de esta actividad.

Sin embargo, ahora lo observo burdo, torpe, sin la menor idea de lo que es el trabajo político, pese a que a él pareciera gustarle que lo definan como operador político, de lo cual yo tendría mis duda, en mucho porque durante su comparecencia en la Cámara de Diputados se mostro ingenuo, sin capacidad de diálogo, sin la más peregrina idea de lo que es el trabajo y la operación política.

No sé si Miranda estaba tomado o drogado, lo recuerdo de secretario de Finanzas como una persona que tenía a su disposición los “datos” pero sobre todo sabía qué hacer con ellos y cómo manejarlos.

Sin  embargo, en San Lázaro se vio como un funcionario torpe, que no sabe, sin datos ni idea de su trabajo, pero sobre todo, lo observe como un funcionario solo.

Cuando se le “cortó el jocoque” ante los cuestionamientos de una legisladora de Morena no hubo nadie de su equipo que le pasara una tarjetita con la explicación, la suma o la respuesta que en su ofuscada mente no encontraba.

Ante ello de la manera más torpe se salió por la tangente… ¿? No, se salió de la manera menos elegante y profesional insultando de la manera más burda a una legisladora, pero sobre todo a una mujer… Acaso Miranda no ha escuchado a su otrora jefe y ahora compañero de gabinete el buen Mike Osorio cuando ha dicho, todo serio, que en el gobierno no hay espacio para agresiones, que en una política de equidad de género no hay espacio para agredir a la mujer, es tan obvio, tan sencillo, tan simple, a las mujeres, sean funcionarias o legisladoras no se les ataca, no se les agrede ni con el pétalo de una rosa, mucho menos con la furia de la lengua desconectada al cerebro.

En fin, qué se puede esperar de un operador político que ante un cuestionamiento básico de una legisladora de oposición pierde la cabeza. Lo peor ante tareas más complicadas como la de llevar a buen puerto el proceso electoral en el Estado de México, donde al parecer la cosa, en esta ocasión, no se solucionará con unos cuantos litros de leche (saludos a otro prócer de la política nacido en tierras oaxaqueñas), donde hace falta un verdadero operador y no sólo alguien que se lamente por no estudiar psiquiatría.

fiel_lectora_24.jpg
Y mientras el mundo cambia y los muros resurgen, fin lectora hace de la danza, belleza, y de las calles teatro, y este viejo reportero se la encontró en la Alameda.

Ahora bien, en otro orden de ideas (Arturo, qué mamila se escuchó eso) el viernes los Pumas de la UNAM (fútbol americano) nos recordaron algo básico en este deporte, “lo importante no es ganar, lo que verdaderamente importa es como se juega”.

El viernes perdieron 20-16 ante los Tigres de la UANL, por encima del marcador los del Pedregal mostraron que todo lo que perdieron en la temporada lo recuperaron en la post-temporada.

Después de perder a puerta cerrada ante Águilas Blanca del IPN, en un momento se pensó que no pasaban, pero gracias a una combinación de resultados pasaron y tuvieron que ir a Torreón contra los Lobos de la Universidad Autónoma de Coahuila (unos 809 kilómetros) es decir más de mil 600 kilómetros en ida y vuelta.

Se supone que jugaban en calidad de víctimas y ganaron. Por lo que después tuvieron que ir a Chihuahua contra las Águilas de la UACH (más de mil 200 kilómetros) es decir, entre la ida y vuelta dos mil 400 kilómetros que sumados a los mil 600 de la semana anterior daban unos 4 mil kilómetros en solo dos semanas.

Y otra vez en calidad de victimas y nuevamente ganaron y con ello nuevamente a viajar ahora a Monterrey (más de 900 kilómetros) más la ida y la vuelta suman otros mil 800 kilómetros es decir en unos cinco mil 800 kilómetros en sólo tres semanas, para que se den una idea es un poco más de la distancia que hay entre la CDMX y Nueva York.

En Monterrey perdieron, pero qué partido dieron, si en la temporada el equipo perdió fuerza, garra y espíritu, parece que en tantos kilómetros lo recuperaron, la temporada terminó y la duda es ¿para el otro año tendrán que jugar todos sus partidos de visitante para que mantengan la calidad?

Y el sábado, cuando todo parecía tranquilidad, que muere Fidel Castro, todo lo que se pueda decir, sale sobrando si se considera que Cuba perdió a su líder (en los últimos años moral) justo cuando los vientos de guerra suenan en el Imperio Yanqui… ¿Ahora quién podrá defenderlos?

Ahora sí… Fidel comió (espero que sí) queso y se fue, se peló, se puso serio, se puso el traje de madera, colgó los tenis, bailó con la más fea, con la huesuda, colgó el traje, estiró la pata, valió queso. Es decir, dejó de existir justo cuando Trump amenaza con tirar todo lo ganado.

Pero en fin… Ya saben, no teniendo nada más que decir… Voy por una cerveza, pero antes les recuerdo para declaraciones coquetas o confesiones candentes queda el correo: medinaarturo@gmail.com

Pero si la urgencia es mayor y es menester el análisis en ropa interior o mejor aún en cueros, pongan algo en el blog: https://callemelancoliatgo.wordpress.com

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos enhttp://www.facebook.com/kolia25/

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima.