A falta de grandes temas, nostalgia deportiva

“…El navegar las avenidas es como
aquel horrible día en que todo sale mal. 
El tiempo que contamos y que sobrevaloramos 
de alguna manera a que viene y va, 
siempre viene y luego se va…”
Jumbo
 

¡¡¡Lunes!!! Primer día de la semana, así que arriba corazones a tomar la vida con toda actitud para hacer que los próximos 5 días sean buenos, productivos, pero sobre todo, una experiencia que nos permita crecer como personas… ¿? O sea, Arturo, si no la controlas, de verdad, no la fumes.

Lo único que puedo decir, a mi favor y a manera de disculpa, es que el maldito Prozac casi me convierte en un ser humano, de buenos sentimientos, reconciliado conla vida y con las cosas bellas que los optimistas (los cuales detesto profundamente) dicen, nos depara el destino.

A ver… Empezamos de nuevo… Lunes, me “recargo en la pared”, pero antes me puse técnico y analice la llamada agenda nacional y chale no hay nada bueno.

La situación yo la definiría como las mismas ratas con otros proyectos de nación y para colmo, otros proyectos (también de nación) pero con las mismas ratas… Es decir, todo en orden en este México tan lejos de las buenas ideas y tan cerca de los planes (nacionales, estatales y municipales) de desarrollo.

fiel_lectora_20.jpg
Fiel lectora de nombre Cristina, ciertamente no sabemos si tiene recuerdo deportivos, pero nos pidió que pasemos la voz de que su disco “Grandes Canciones” ya está en Itunes, Spotify y hasta en You Tube.

Entonces, recordé que si algo nos enseñó Don Gato y su Pandilla es que un record lo impone un hombre, solo para que otro hombre lo rompa, ¿se acuerdan? El Súper Hombre Moldum se lo dijo al oficial Matute justo cuando estaba a punto de cumplir tres mil 486 días de recorrer su distrito sin fallar un solo día.

Y si somos bien sinceros (como siempre), porque los hombres además de querendones, sabrosones y románticos somos bien derechos, pues esa es una neta de la vida y hay que recordar que la neta es chida pero inalcanzable.

El origen del deporte no son los patrocinadores, ni los grandes contratos ni mucho menos presumir en las redes que se está en un evento exclusivo. El deporte nace para poner records y esperar que otra persona los rompa.

Esto toma más importancia con el paso de los años, una de las ventajas de ser viejo es que uno puede comentar los grandes momentos vividos por y con el deporte.

Por ejemplo, en el fútbol americano uno de los grandes momentos que me tocó vivir fue esa final entre Cóndores y Águilas Blancas en Ciudad Universitaria y en juego nocturno, ver el estadio lleno y en hombros a Diego García Miravete, ha sido uno de esos instantes que definió porqué esa escuadra se convirtió en el equipo de mis amores.

Pero también estuve en CU cuando los balazos en la tribuna universitaria, por cierto pocos saben que cuando salimos deabajo del coche de mi Papá había dos cuerpos ¡¡¡¡sin vida!!!

Y gracias a los buenos oficios paternos (sí, ajá) y creo que a 30 pesos de los de antes nuestro “vochito” no tuvo que ir en calidad de escena del crimen ante el Ministerio Público.

También estuve en el Wilfrido cuando la tribuna universitaria fue agredida y se suspendió un Cóndores-Águilas Blanca, lo malo de esa vez es que se supone que tenía diarrea (la más grande del mundo) y al otro día (domingo) aparecí en la portada de Reforma, en la portada de deportes del mismo diario y de las siete fotos que publicaron yo estoy en 5.

Por suerte Carlos Aparicio (mi jefe en aquel entonces en Formato 21) entendió que bueno… Pues, no sé qué entendió pero por suerte no hubo regaño ni comentario alguno.

En el deporte de las “patadas” el fútbol me tocó estar en el Estadio Azteca cuando jugaron (no sé qué final) América-Boca Jr.

El Coloso de Santa Úrsula estaba a reventar el equipo mexicano necesitaba un gol para coronarse y ya casi estábamos en el minuto 90, en eso falta fuera del área, sereno Carlos Reynoso toma el balón lo prepara, calcula y mete uno golazo.

América fue campeón (repito no sé de qué) el recuerdo nace porque mi Papa tenía las llaves de la casa y del carro en el llavero que curiosamente tenía en la mano (desconozco la causa) elcual voló (o sea el llavero) y se perdió cuando Reynoso se vistió de héroe.

Obvio, cuando intentamos arrancar el coche “en directo” se quemó el sistema eléctrico y lo tuvimos que empujar hasta una agencia de vochos (Azteca-Motors creo) después tomar un taxi desde Tlalpan hasta Tacuba (de lado a lado de la ciudad) brincarnos la reja de la casa como a las tres de la mañana y lo peor de todo, tocar el timbre y aguantar la regañada.

También tuve la suerte enorme de ver a Fernando Valenzuela lanzar con los Charros de Jalisco en el viejo Parque del Seguro Social.

Todo un agasajo: cerveza, pistaches, taquitos de cochinita (los originales) dos huevos cocidos y puro, pero sobre la noche, valió la pena por tener cerca al gran Valenzuela ganador del premio Cy Young y del tercer juego de la Serie Mundial contra los Yankees en 1981, es más, para ser todavía más exactos Valenzuela logró ese triunfo contra los “bombarderos del Bronx” el viernes 23 de octubre de ese año.

Años después en el Foro Sol donde los tacos de cochinita nunca, pero nunca, nunca, nunca fueron iguales vi a otro ganador del Cy Young a Roger Clemens quien junto con los Astros de Houston, jugaron en marzo de 2004.

En el partido al que me tocó ir, vi a un Clemens más sobrio que Valenzuela, pero desgraciadamente menos, mucho menos emotivo que el gran Fernando.

Otra de esas cosas para el recuerdo esa ovación que recibió “Cagancho” el caballo estrella del rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, en diciembre de 2002 en su corrida de despedida.

Más de 30 mil personas observaron a uno de los caballos más bellos e inteligentes del rejoneador español jugarse la vida junto con su dueño. A Pablo Hermoso le valió cortar dos orejas pero para “Cagancho” fue el honor, que nunca se ha vuelto a repetir, de salir por la puerta grande de La México.

Bien es lunes… “Mal rayo” me parta, uno teniendo que trabajar pese a esas ganas de besos con sabor a cerveza y cigarro.

Para decir adiós

Ok… No teniendo nada más que decir… Solo basta recordar que para declaraciones coquetas o confesiones candentes queda el correo: medinaarturo@gmail.com

Pero si la urgencia es mayor y es menester el análisis en ropa interior o mejor aún en cueros, pongan algo en el blog: https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (si, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25/.

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @kolia25 en twitter.

Hasta la próxima…