Dos de octubre, ¿ya se olvidó?

“…Me gustan los estudiantes
que rugen como los vientos
cuando les meten al oído
sotanas y regimientos…

Mercedes Sosa

Buen día Mundo… Que todos sus sueños se cumplan, los quiero mil… ¿? Maldita Fluoxetina, de verdad que lo mío es mantenerme sano con la mala leche que me cargo y no con los antidepresivos que a conocida matasanos se le ocurrió darme, pero ya me vengaré.

img_6078.jpg
Fieles lectoras nos muestran que las damas también son de buen beber cuando de tendidos y fiesta brava se trata.

Pues ni modo, urge redactar desde mi nueva y “particular positiva forma” que ahora tengo de ver, pero sobre todo, de entender el mundo. Y si de este planeta es menester, algo que me enoja es el olvido de autoridades y jóvenes, sobre los hechos de 1968.

La semana pasada la UNAM, a través de su canal, anunció con bombos y platillos su serie “Verano del 68” y luego de ver el primer capítulo dos cosas me quedan claro, tanto ruido para tan, pero tan pocas nueces, porque una cosa es cierta: no se puede hablar de un estreno porque esta serie se presentó como película desde hace algunos años en varios canales de paga y peor aún, en Nexflix la serie o película se estrenó y ya hasta caducó su vigencia.

Es una pena que la UNAM, como máxima casa de estudios, pero también el IPN y la Universidad de Chapingo, entre otras, mantengan un silencio “casi criminal” al recuerdo de 50 años del movimiento del 68.

Creo que este movimiento era la excusa –como si hiciera falta- para reencontrarnos todos los que en esa época todavía no nacíamos, pero crecimos con las historias de los familiares y amigos detenidos o desaparecidos con aquellos que tomaron las calles, que caminaron en silencio, que acompañaron al rector y que después observaron por la televisión la inauguración de los Juegos Olímpicos.

El silencio que se vivió en México después del 2 de octubre duele tanto como el silencio que se registra ahora; a ninguna autoridad de la máxima casa de estudios se le ocurrió emular la jornada del 31 de julio cuando el rector Javier Barrios Sierra colocó la bandera a media asta. Ese día, hace 50 años, la UNAM fue coherente en su ser pero sobre todo, en su misión.

Después de medio siglo, ese día pasó sin pena ni gloria, sin que un rector volviera a repetir esa acción de respeto a la casa de estudios, a su autonomía; en la UNAM simplemente fue un día más.

Y de la misma manera parece que las grandes fechas, las conmemoraciones que deberían servir para hacer memoria, para reafirmar de dónde venimos, dónde estamos, pero sobre todo, a dónde vamos, pasarán con más pena que gloria.

No hay un calendario oficial que nos permita recordar la marcha del silencio, la fecha en que CU fue tomada por militares, mucho menos un evento que dé memoria a los que lucharon y ya no están, a los que tomaron las calles y sobrevivieron a todos lo que pensaron con un México diferente.

En las principales casas de estudios UNAM, IPN, Chapingo, no hay un comité organizador de los 50 años del 68, no hay ninguna organización de autoridades o estudiantes que busque que todos nos volvamos a encontrar, que platiquemos, que compartamos.

Este es el tiempo para volver a escuchar las canciones de protestas, ver los pantalones acampanados y las minifaldas; las nuevas generaciones clasificadas en hípsters o millennials están ocupadas en sus aplicaciones y dispositivos inteligentes.

Es un mal momento en este México tan preocupado de la corrupción y la violencia. No hay espacio para los recuerdos, cuando menos no en las casas de estudios, en las calles, en los foros… Se dice que sociedad que olvida está condenada a repetir su historia, mi duda es, ¿una universidad que olvida a qué se condena?

Es una pena que los 50 años del movimiento del 68 se recuerde con el estreno de una serie que no es serie, que nació película y, peor aún, se estrenó en varios canales de paga.

Es una pena que la UNAM considere que el homenaje para académicos, investigadores, trabajadores y alumnos que participaron en las jornadas excepcionales del 68 merezcan el estreno de una película divida en capítulos.

Una pena que al parecer el 2 de octubre ya se olvidó.

Dicho lo anterior, solo basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o pedir que te hagan tu imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima, que será el miércoles.