Diciembre me gustó…

“…Diciembre me gustó, pa'que te vayas,
que sea tu cruel adiós mi navidad,
no quiero comenzar el año nuevo
con ese mismo amor,
que me hace tanto mal…”

José Alfredo Jiménez

Es oficial, estamos en diciembre; tiempo de reconciliación y buenos deseos. Dicen los que saben que es tiempo de hacer un balance, una pausa, saber de dónde venimos, a dónde estamos, pero sobre todo, a dónde vamos.

De verdad, cómo odio a los malditos antidepresivos que conocida “matasanos” me receta; antes, en un pasado no tan lejano hubiera empezado esta columna en medio de chistes crueles sobre el nacimiento del niño Jesús y sobre los beneficios en las mujeres que “tronaron” con sus novios, de mezclar alcohol y sentimientos encontrados.

Porque seamos sinceros, quién en su sano juicio soporta tantos buenos deseos, la necesidad de regalos, comidas, reuniones y todo de aquí al 24 de diciembre, es decir, hay que ser feliz o morir en el intento.

No es que sea machista, pero creo que cuando de “mal de amores” se trata, los hombres lo tomamos mejor; si llega diciembre y no tenemos novia, pareja, movida, amiga con derecho, segundo frente, casa chica, coqueta-vecina o dejamos de ser el “Daddy” de alguna señorita que gusta de la antropología, o sea de los hombres maduros, por ningún motivo nos entra la depre.

Claro esto no es de gratis, todo caballero, lomo plateado, lobo de la estepa, cazador solitario que se respete, sabe que esta es la época en la que las damas que andan solas suelen tener sentimientos confusos, mezcla de ese calorcito que da con los tequilas y una sensación de “te quiero mucho”.

img_0045.jpg
Fiel lectora da estéticos motivos para disfrutar de estos días en que las mujeres suelen usar ropa ajustada; alabado sea el señor, que las hace ver guapas.

Anécdotas sobre “aves de paso” durante la cena de fin de año de alguna empresa hay muchas, algunas épicas, como salir del baño “de señoritas” con una sonrisa en el rostro y con la satisfacción del trabajo bien hecho.

Hasta la epopeya hotelera en esa zona conocida como el triángulo de las bermudas “porque desaparecen coches” que se encuentra entre Ecatepec, Indios Verdes e Insurgentes.

Ciertamente nunca me han mandado a “la zona de amigos” o me han aplicado la de “no eres tú, soy yo” durante el mes de diciembre, vamos para que me entiendan, siempre he tenido con quien pasar la Navidad y llegar calientito a la “noche buena”.

Quien me conoce sabe que la Navidad no me gusta, lo mío es el Día de Muertos, sin embargo, ante la interrogante que casi siempre me hacen en cuanto a ¿de verdad no te gusta nada de la Navidad? Pues he decir que me encanta la ensalada de manzana con crema y el ponche y ahí termina mi espíritu decembrino.

De las posadas, tengo el recuerdo infantil de mi Tío Miguel quien nos recetaba la procesión con el Ora Pro Nobis, velitas para quemar el cabello ajeno, la tradicional pedida de posada, con su clásico “entre santos peregrino” y por supuesto, yo gritando “entre santos perros gringos, perros gringos”, solo para molestar.

Después… ¿La piñata? Pues no, era menester de rezar el Rosario; obvio, la versión larga, extendida y con “bonus track” con todos los misterios incluidos.

La verdad nunca se me hicieron tan misteriosos los misterios del Rosario, vamos, mi parámetro de miedo era el Jinete sin Cabeza de Disney y si de suspenso hablamos las aventuras de Scooby Doo, así que los misterios del rezo estaban entre aburridos y “ya que se acabe”.

Por fin era el momento de las piñatas y ahora sí, a comer limas y cañas como cosaco, amí nunca me dieron, pero en toda posada digna que se respetara, no podía faltar el insufrible “macanazo” en la cabeza de quien intentaba romper la piñata con los ojos vendados.

Yo creo que por ello, lo mío, lo verdaderamente mío, no son esas fiestas.

Bien, dicho lo anterior solo basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o pedir que vaya hasta donde te encuentres para tomarte una imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda”, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos puedes mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima, que todo parece indicar, será el miércoles.