#ConLasMujeresNo

“…Hay mujeres que dicen que sí cuando dicen que no,
que bailan desnudas en cárceles de oro.
Hay mujeres que buscan deseo y encuentran piedad,
mujeres atadas de manos y pies al olvido.
Hay mujeres que huyen perseguidas por su soledad…”

Joaquín Sabina

Existen columnas que duelen, en las que el humor no alcanza para escribir algo curioso u original sobre el tema, donde la burla –muy común en mi espacio- a políticos y funcionarios para hacer más ligera la revelación de sus tropelías y corruptelas no alcanza, simplemente no se deja.

Quien conoce este espacio sabe que lo mío, lo verdaderamente mío son las mujeres, por ellas o con ellas he experimentado la mayoría de los sentimientos más profundos del ser humano, esos que valen la pena, por los que un niño se convierte en hombre, los que garantizan una vejez llena de buenos recuerdos.

Por eso esta Calle duele, no entiendo y por lo mismo no puedo –no quiero- justificar la violencia contra las mujeres, mi capacidad de raciocinio se queda corta para entender como un ser humano puede atentar contra una mujer.

Sin importar si son madres, hijas, hermanas, novias, esposas, compañeras, amigas o amantes, las mujeres son la parte más importante de la sociedad, son el perno que permite que todas las estructuras de nuestras vida operen y funcionen en tiempo y forma, agredir a una de ellas, es meterse con todas, con todos, es dañar a la sociedad en su unidad básica y fundamental, es la más grande estupidez.

Como hombre, pero sobre todo como ser humano, lo único decente y digno que puedo hacer es condenar cualquier agresión contra la mujer, no importan el contexto o las estúpidas atenuantes o la incapacidad de las autoridades.

collage.jpg
LeyendaMujeres todas ellas, mujeres sin violencia #ConLasMujeresNo

No importa, y por ello condeno, que el poder judicial de la CDMX haya filtrado el nombre de una menor violada, que la responsable de la justicia en la capital del país reconozca que ya se perdieron las pruebas genéticas porque no se aplicaron los protocolos, que los presuntos responsables estén suspendidos y puedan vigilar o amenazar sin presiones a la familia de la víctima.

Molesta que esta sea sólo una historia –una más- en un océano de agresiones, porque según ONU-Mujeres, el 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual por parte de un compañero sentimental o violencia sexual por parte de otra persona distinta a su compañero sentimental.

Se estima que en más del 58 por ciento de las mujeres asesinadas, perdieron la vida a manos de sus parejas o peor aún de miembros de su familia, pero lo verdaderamente dramático es que la fuente estima que en el mundo 137 mujeres son asesinadas cada 24 horas. Cifra que debería alarmar a todo el mundo, que debería obligarnos a hacer una pausa para preguntarnos ¿Qué nos pasa?

En México cada día son asesinadas nueve mujeres, una cifra perversa, peor aún de las que sobreviven seis de cada 10; la mayoría de ellas, menores de edad, aseguran haber sufrido algún tipo de violencia, de acuerdo con datos de ONU Mujeres.

Por su parte la Red Nacional de Organismos Civiles  de Derechos Humanos, reveló  que según la Encuesta Nacional sobre Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, la incidencia de delitos sexuales contra mujeres es de 2 mil 733 abusos por cada 100 mil personas del sexo femenino.

Para entender la realidad de la mujer mexicana, basta con saber que el 56% del territorio mexicano tiene alerta de violencia de género contra las mujeres.

Pero el gobierno ha negado la declaraciones de Alerta de Violencia de Género a estados y municipios donde los índices de feminicidios van en aumento.

En este sentido, los estados más peligrosos para las mujeres son: Veracruz, Guerrero, Jalisco, Morelos y el Estado de México.

Lo contradictorio del asunto es que pese a las alertas de género, los feminicidios en México van en aumento, los datos oficiales revelan que durante el primer cuatrimestre de este año se registraron 311 feminicidios. En 2015 en México se reportaron 407 feminicidios, cifra que se elevó a 845 en 2018.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó que en enero de 2019 se dieron 70 feminicidios, 11 de estos casos eran menores de edad.

Para entender la situación real de la mujer en México, nuestro país paso del lugar 60 al 80 en el “US News & Report 2019” esta nueva ubicación señala que es más seguro para una mujer vivir en Kazakhstan (#59), Turquía (#52), Israel (#43) y Arabia Saudita (#41) que en México. Ahí les encargo.

Para poner “sal a la herida” el informe de la ONU y del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), “La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016”, indica que en 2016 fueron asesinadas 2 mil 746 mujeres, el 40.2 por ciento de estos crímenes ocurrieron en cinco entidades: Estado de México, Guerrero, Chihuahua, Ciudad de México y Veracruz.

Por su parte el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, indica que en los últimos cuatro años se han reportado 5 mil 702 mujeres no localizadas, es decir, el 61.8 por ciento de las 9 mil 328 mujeres que hay en total en esa situación desde hace 50 años.

Pero las cifras no oficiales de las organizaciones civiles son superiores e incluso duplican las estadísticas registradas por el gobierno.

Esta columna duele, así no puede ser el presente, así no se puede aspirar a un futuro diferente, repito, lo único digno que se puede hacer es decir, #ConLasMujeresNo.

Ok… Dicho lo anterior, basta aclarar que hasta aquí alcanzaron 10 grandes y amplios reales.

Señoritas, si necesitan de unos tequilas para estar frente al lente de mi cámara, pueden comunicarse a célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de “me urge que me cuenten las pecas de la espalda” con una copita de barro negro de mezcal, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25

También nos pueden mandar insultos y peladeces a @25kolia

Hasta la próxima. Ojalá.