Cantineando… ando

“… ¿Qué voy a hacerle yo,
Si me gusta el whisky sin soda,
El sexo sin boda,
Las penas con pan...?”
Joaquín Sabina

Bendito sea el señor de todas las copas (de vidrio y las 34 copa “D”) ya es lunes y para los que tuvimos que andar en la calle resulta que el fin de semana estuvo pasado por agua, es decir, con presencia de lluvias, ánimas del purgatorio que el tema hubiera sido esa “agua-loca” tan rica que se consume en la Tepehua, pero no, fuero precipitaciones que si bien no acabaron de refrescar sí de ensuciar el coche.

Sin embargo, quien me conoce sabe que la lluvia y el olor a tierra mojada tiene dos efectos, el primero irremediablemente me evoca la humedad de la mujer, ese aroma previo a que suceda todo, ese sabor que emana de la parte más íntima de su ser, (femenino) ya saben, ese sitio donde los hombres dejan de ser criaturas para convertirse en creadores.

Pero upsss, es lunes y los temas sexuales deben quedar para el viernes, por lo que retomó esa otra sensación que la lluvia me deja y que me obliga a buscar refugio en una cantina.

img_1879.jpg
Fiel lectora nos da una pequeña muestra de las “cosas” lindas que uno se encuentra en la barra de una cantina… ¿Qué más se puede pedir?, piel dorada, dos mojitos y lentes interesantes.

La vida, saben ustedes, tiene que ver mucho con las mujeres y alcohol, los que sabemos del tema, entendemos que hay una cantina para cada mal de amor.

Es decir, una persona en su sano juicio no puede ir al Tenampa a sufrir un desengaño, porque el trago y las canciones tienen un alto costo, además, hay que recordar que Tomas-Tomas (Sólo con tu pareja) quemó esta opción para toda la vida.

Otra opción en la que no se debe ir a sufrir un desengaño es La Opera, por las mismas razones, sin embargo, este lugar es ideal para la plática, el tequila y la historia.

Sin embargo, para aliviar un problema afectivo en el miocardio lo ideal es buscar la cantina dolorosa, esa que de tanto sufrir, ofrece una buena botana (mínimo tres tiempos) sin costo extra.

Esa en la que después del quinto tequila está el señor de la guitarra listo para tocar una o mil veces la misma canción para que la ingrata (en turno) se entere de lo que se perdió.

La literatura etílica-médica señala que para un dolor afectivo nada mejor que tequila con anís y canciones de José Alfredo Jiménez en voz de Chavela Vargas.

De verdad que esa receta si es dolorosa, compleja pero sobre todo ideal para una tarde de lluvia en compañía de un selecto grupo de amigos.

Ahora bien, las cantinas de la Ciudad de México y una que otra de Aguascalientes, también son sitios ideales para la bohemia, la risa y las anécdotas, no puedo ni debo pensar en un mundo donde los sitios del “buen beber” no estén aderezados de grandes carcajadas, excelsos recuerdos de señoritas, pero sobre todo, de anécdotas.

Quizás por eso las cantinas son tan ideales para mí, porque en ellas siempre hay el recuerdo de algún amigo, de una aventura, de un pleito (pero como dios manda: a puño limpio y uno contra uno) o de una relación que empezó (como todas) con una mirada, una leve sonrisa y una copa rosando unos labios y terminó con besos, desnudez y perversión.

Pobre de aquel que nunca ha ido a una cantina y más pobre aquel que no tenga un  “ligue” de cantina; quién no respondió a una sonrisa, mandó una copa o pidió al mesero una habitación en calidad de urgente.

Llueve en la ciudad, en el Ajusco, esto es motivo para evitar que el fuego regrese, pero acá en las calles es una invitación a buscar un sitio en alguna barra.

Dejar que las horas transcurran mientras se aceptan unos cacahuates (un poco pasados, eso es lo de menos) un “caballito” con un Hornitos o un whisky corrientito con ginger.

La lluvia y las cantinas son la excusa para escuchar una “rolita”, ligar con alguien, jugar una “mano” de dominó, fumar un tabaco y quizás, si los dioses de la noche están de buenas, buscar a la dama correcta para el sufrir adecuado.

Ojalá que en la semana que empieza exista un tiempo para el buen beber y el mejor disfrutar.

Hasta aquí alcanzaron 4 reales… Para mandar fotos o solicitar tu imagen erótica queda célebre correo: medinaarturo@gmail.com

Si la cosa es más seria, más de me urge que me cuenten las pecas de la espalda, por favor, pongan algo en el blog https://callemelancoliatgo.wordpress.com/

Como todo columnista serio y de primer mundo (sí, ajá) estamos en http://www.facebook.com/kolia25.

También nos puede mandar insultos y peladeces a @Amedina690126

Hasta la próxima.